La jueza del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg no dio sus declaraciones a causa de una enfermedad

Por Zachary Stieber
13 de Noviembre de 2019 Actualizado: 13 de Noviembre de 2019

Ruth Bader Ginsburg -la jueza más antigua de la Corte Suprema- no dio sus declaraciones el 13 de noviembre a causa de una enfermedad.

Ginsburg no ha estado presente en los debates de varios casos.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, dijo desde el banquillo que Ginsburg está “indispuesta debido a una enfermedad”.

Ginsburg, de 86 años, está en casa con un virus estomacal, dijo la portavoz de la Suprema Corte Kathy Arberg en una declaración enviada a los periodistas.

Ginsburg “estaba un poco inestable ayer”, según el reportero del Economist Steven Mazie.

Ginsburg, el miembro más antiguo de la corte, ha tenido problemas de salud en los últimos años. Se sometió a su última ronda de tratamiento contra el cáncer en agosto, anunció el tribunal semanas después de que iniciara el tratamiento.

Ginsburg no dio sus argumentos en el Tribunal Supremo por primera vez en enero después de someterse anteriormente a un tratamiento contra el cáncer. Le descubrieron el cáncer de pulmón cuando estuvo hospitalizada por unas costillas rotas después de una caída.

“Ahora tengo 85 años”, dijo, según reportó CNN. “Mi colega de mayor rango, el juez John Paul Stevens, renunció cuando tenía 90 años, así que creo que tengo al menos cinco años más”.

También dijo que la gente no debería tratar de establecer límites de edad a los mandatos de los jueces de la Corte Suprema.

La jueza del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg participa en una conferencia en el Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown en Washington el 26 de septiembre de 2018. (Alex Wong/Getty Images)

Si Ginsburg dejara la corte, el presidente Donald Trump obtendría su tercera nominación. Anteriormente nominó a Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch, quienes fueron aprobados.

Ginsburg rompió con la tradición judicial durante las elecciones de 2016 al criticar abiertamente a Trump en múltiples ocasiones.

“No quiero pensar en esa posibilidad, pero si es así, entonces todo está en juego”, dijo Ginsburg en una entrevista en julio de 2016.

También ese mes, afirmó: “No puedo imaginarme cómo sería este lugar -no puedo imaginarme cómo sería el país- con Donald Trump como nuestro presidente. Para el país, podrían ser cuatro años. Para el tribunal, podría ser: Ni siquiera quiero contemplar eso”.

Poco después, Ginsburg dijo: “Es un farsante. No tiene consistencia. Dice lo que se le ocurre en ese momento. Realmente tiene un ego. (…) ¿Cómo se las ha arreglado para no devolver sus declaraciones de impuestos? La prensa parece ser muy amable con él en eso”.

Varios días después, Ginsburg se disculpó, diciendo que sus comentarios fueron “desacertados”.

***

A continuación

¿Que hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

TE RECOMENDAMOS