La larga marcha del comunismo a través de las instituciones ha tenido éxito

Por Barbara Kay
28 de Diciembre de 2020
Actualizado: 29 de Diciembre de 2020

Opinión

Karl Marx estaba convencido de que la revolución que proyectaba salvar al mundo de su marcha hacia la perdición sería realizada por los trabajadores unidos del mundo. Se liberarían de los grilletes del capitalismo, reinventando voluntariamente sus diversos países a medida que las utopías socialistas se unieran en la cofradía global.

Eso nunca sucedió de forma voluntaria, por supuesto. Parecía que los trabajadores del mundo estaban más interesados en la posibilidad de enriquecerse ellos mismos que en abolir todas las rutas hacia ese objetivo. Así fue como el cumplimiento forzado de las rúbricas de las distopías socialistas, dirigidas por matones ideológicos, se convirtió en el legado político de Marx.

El comunista italiano Antonio Gramsci reconoció una forma más inteligente y no violenta de lograr el triunfo del socialismo en Occidente: “Capturar la cultura”. Gramsci, como señaló el intelectual público conservador Richard Grenier, fue “el analista más clarividente de la relación contemporánea del arte y la política… La cultura, según Gramsci, no es simplemente la superestructura de una base económica -el papel que se le asignó en el marxismo ortodoxo- sino que es un eje central para la sociedad”. Andrew Breitbart resumió esto claramente en la idea de que “la política es consecuencia de la cultura”.

El colapso de la Unión Soviética desacreditó la versión violenta del socialismo de Lenin, pero no detuvo el triunfo de la doctrina marxista a través de la “larga marcha a través de las instituciones” que prescribió Gramsci. Los acólitos de Gramsci se convirtieron en los “radicales titulares” de Occidente y, con las universidades como cajón de arena, adoctrinaron a los niños de América en su pernicioso sistema de creencias. El resultado es que a medida que estos estudiantes se gradúan y ascienden en sus escalas profesionales, todas y cada una de las instituciones en las que hemos sido capacitados para confiar (educación, salud física y mental, medios de comunicación, artes, deportes) se han infectado con lo que Grenier identificó como la “política de la intención” en oposición a la política del logro.

Los verdaderos creyentes en la política de la intención asumen que si sus intenciones son nobles, su corazón puro, su compasión (por los designados como oprimidos) ilimitada, sus ideales elevados, entonces no se les puede responsabilizar de las consecuencias negativas que sus las intenciones piadosas inspiran. Rechazan cualquier sugerencia de que son sus ideas las que han allanado el camino a la perturbación social, la injusticia para los espectadores inocentes o, incluso, la tragedia en una escala crítica. Aquellos que se atreven a conectar públicamente esos puntos son rutinariamente avergonzados o “cancelados”.

La herramienta más conveniente y eficaz para el secuestro de la cultura es el dominio del lenguaje. Los ideólogos saben que no podemos tener dominio sobre nuestras ideas si no tenemos dominio sobre nuestras palabras. Literalmente, no sabemos lo que pensamos a menos que seamos capaces de hablar sin autocensura.

No se requieren bayonetas para interiorizar primero la incertidumbre y luego el miedo a hablar libremente, pero el impulso de implantar el miedo es sin embargo totalitario. Los totalitarios, ya sean terroristas o de terciopelo, saben que el miedo a hablar libremente eventualmente inhibe la capacidad de discernir la verdad real de la “verdad” ideológica, o incluso de recordar hechos. Se puede hacer creer a la gente que dos y dos son cinco. (Y “siempre hemos estado en guerra con Eastasia”).

Los activistas trans, por ejemplo, son maestros en explotar la política de la intención. Una pequeña parte de la población se identifica como del sexo opuesto, pero constituyen un grupo oprimido designado. Por lo tanto, la compasión por su dolor, junto con el noble ideal de la “inclusión”, debe superar todas las demás consideraciones en la formulación de políticas. La solución percibida fue la redefinición de “mujer” para incluir a cualquiera que quisiera ser mujer.

Las palabras “hombre” y “mujer” se basan en la realidad biológica. Pero, ¿Cuál es el valor de la realidad biológica en comparación con el valor de la comodidad psicológica para los oprimidos? Oye, una “mujer”, estamos obligados a estar de acuerdo, es un ser humano que se identifica como mujer. Por tanto, una mujer puede tener pene.

La consecuencia de esta Gran Mentira de género es: políticas que amenazan la seguridad y el trato justo de las mujeres en los refugios, las cárceles y el deporte. Pero para que las políticas tengan fuerza, la Mentira debe estar arraigada en la legislación. Y así ha sido parcialmente. Los derechos de género tienen la misma posición legal en los tribunales de derechos humanos que los derechos basados en el sexo (que son los derechos constitucionales en Canadá). Ninguno de nuestros cerebros legales notó que asignar derechos iguales a aquellos de un sexo discernible y aquellos que desearían serlo, pero no lo son, es una colisión masiva y en potencia de derechos.

Pero incluso la legislación de derechos no es lo suficientemente buena. Debe obligarse a la gente a expresar su apoyo a la Mentira. Deben anunciar “sus” pronombres públicamente en las aulas, conferencias e incluso en los tribunales. Como si los pronombres fueran posesiones individuales, y como si la compulsión de pronunciar “tus” pronombres fuera acorde con el principio de libertad de expresión.

Y eso tampoco es lo suficientemente bueno. Los padres deben someter a sus hijos al adoctrinamiento basado en la Mentira. Y así continúa el proceso de ruptura de la unidad familiar por parte del estado y también se le da continuidad a las intensiones estatistas que buscan tener título de propiedad sobre los niños, el juego final del socialismo de género.

Si rechazas la mentira, te enfrentarás a las bayonetas de hoy: turbas de las redes sociales y muerte profesional. Hoy en día, un biólogo evolutivo que insista en que la biología humana es dimórfica y que se niegue a aceptar los mantras anticientíficos, los cuales no tienen conexiones a la realidad, puede ver que se le niega la razón. Algunos investigadores con principios han optado por dejar la academia porque desean seguir la exhortación de Alexander Solzhenitsyn a “no vivir de mentiras”.

Y así, los académicos escasean entre los narradores de la verdad, y sus lugares son ocupados por aquellos que han elegido vivir con mentiras en nombre de una supuesta compasión, la cual, en realidad, es un ataque bien organizado contra la sociedad libre y tiene como objetivo reemplazarla.

Luchas lingüísticas similares (y capitulaciones) están teniendo lugar en el ámbito de la raza (“privilegio blanco”) y las artes (“apropiación cultural”). Para cualquiera que siga el ciclo de las noticias, está muy claro que la política de la intención gobierna. Los ideólogos prefieren ver las ciudades en llamas que admitir que el racismo policial no es una explicación unitaria para los problemas de los negros. La comunidad artística preferiría ver un arte de estilo realista soviético en las paredes de los museos que conceder libertades creativas a los artistas.

La política de la intención nunca tuvo que ver con la compasión, ni con el sufrimiento de los grupos oprimidos, ni con los derechos humanos. En “Through the Looking Glass” (A través del espejo), el escritor victoriano Lewis Carroll midió la obsesión de los izquierdistas con las palabras y sus definiciones mucho antes de que el socialismo ganara apoyo político en Occidente: “Cuando uso una palabra”, dijo Humpty Dumpty en tono bastante despectivo, ‘significa exactamente lo que yo elijo que signifique, ni más ni menos.’ ‘La pregunta es’, dijo Alice, ¿puedes hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes?’ ‘La cuestión es’, dijo Humpty Dumpty, ‘que tienes que ser el profesor, eso es todo”.

Barbara Kay ha sido columnista semanal del National Post desde 2003. También escribe para thepostmillennial.com, Quillette y The Dorchester Review. Es autora de tres libros.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


A continuación

Ley de insurrección permite que el ejército se apropie de material electoral clave

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS