La lucha contra el terrorismo de Biden: ¿Sobre el horizonte, un delirio total?

Por Austin Bay
26 de Noviembre de 2021 3:20 PM Actualizado: 26 de Noviembre de 2021 3:20 PM

Comentario

Calificar el ataque antiterrorista erróneo del 29 de agosto en Kabul, Afganistán, como un error de guerra —o un error de retirada de la “guerra sin fin”— subestima los efectos inhumanos y la importancia geoestratégica de la tragedia.

Por otra parte, calificar el incidente como un crimen de guerra exagera absurdamente el caso. Antes del ataque, un atentado terrorista patrocinado por el grupo del Estado Islámico había matado a 13 militares estadounidenses y a afganos que intentaban escapar de la inminente tiranía de los talibanes. El caos y las amenazas mortales acechaban a todo Afganistán, pero gracias a la fallida operación de retirada de la Administración Biden, el aeropuerto internacional de Kabul se había convertido en la diana de los terroristas.

Estos son los hechos históricos. El 29 de agosto, los servicios de inteligencia estadounidenses habían rastreado un vehículo en Kabul durante varias horas y llegaron a la conclusión de que el vehículo transportaba terroristas de un grupo del Estado Islámico que pretendían atacar a las fuerzas estadounidenses y a los refugiados afganos.

Un dron estadounidense disparó un misil que destruyó un Toyota Corolla blanco y mató a todos los seres humanos que había en su interior. Los hizo volar en pedazos.

Posteriormente, el presidente Joe Biden afirmó que el ataque con el dron demostraba que Estados Unidos podía y quería contraatacar al Estado Islámico y a otros grupos terroristas. El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, llegó a calificar la destrucción del vehículo de “golpe justo”. El Mando Central de Estados Unidos afirmó que el ataque con el dron eliminó una “amenaza inminente del ISIS-K”. ISIS-K es la facción del Estado Islámico activa en Afganistán.

El 1 de septiembre, Milley dijo: “Teníamos muy buena información de que ISIS-K estaba preparando un vehículo de tipo específico en un lugar de tipo específico. Seguimos el mismo nivel de rigor que hemos aplicado durante años, y realizamos un ataque”.

Según el gobierno de Biden, el ataque con dron también debía ser una demostración de las capacidades estadounidenses. Después de que las fuerzas militares estadounidenses abandonaran Afganistán, Estados Unidos mantendría una capacidad “sobre el horizonte” para atacar a las organizaciones terroristas en Afganistán que amenazaran a Estados Unidos y a sus aliados.

Desgraciadamente, el ataque fue, en efecto, un error garrafal. A mediados de septiembre, el Pentágono informó que el ataque mató a 10 civiles y a cero terroristas. Siete de los muertos eran niños. El 17 de septiembre, Milley declaró estos hechos.

Ahora considere este marco histórico y político alternativo justo. Si un presidente republicano de Estados Unidos hubiera aprobado el erróneo ataque antiterrorista de represalia, es seguro que los medios corporativos de Estados Unidos, los medios de la élite europea y otros propagandistas antiestadounidenses desde Beijing hasta Moscú habrían condenado el ataque como una matanza calculada de inocentes. Los santurrones de la izquierda, como The Guardian y el New York Times, habrían exigido investigaciones en serie sobre el fiasco de la inepta administración republicana en Afganistán y habrían ordenado la detención de los militares y cretinos de la CIA que asesinaron cruelmente a inocentes.

Además, la estrategia “sobre el horizonte” para contrarrestar a los terroristas sería tratada como … ¿cuál es una buena palabra? … ¿Qué tal tonterías? ¿Sinsentido? ¿Un delirio total?

El secretario de Estado Antony Blinken cree que el antiterrorismo “por encima del horizonte” funciona. Hey Blinken, cuando se combate el terrorismo de Afganistán, eso es una tontería.

Las municiones lanzadas por aire o los ataques de comandos “sobre el horizonte” funcionan cuando la región objetivo tiene una costa marítima o naciones amigas adyacentes. Una costa marítima permite a la Marina de los Estados Unidos un acceso rápido, proporcionando ataques aéreos o comandos enviados por aire. Las naciones amigas proporcionan bases y corredores aéreos para el reconocimiento y las incursiones aéreas y terrestres de Estados Unidos. Los corredores aéreos son vías abiertas de acceso a la zona objetivo.

La geografía importa. Afganistán no tiene costa y está rodeado por naciones neutrales o adversarias/enemigas (por ejemplo, Irán).

Los satélites y el ingenio electrónico son estupendos, pero no son perfectos. Los ojos de las cámaras son estrechos. Se necesita inteligencia humana para determinar la intención del enemigo. Para llevar a cabo un ataque antiterrorista preciso y sin errores es necesario disponer de información en tiempo real, y eso significa tener personas sobre el terreno con enlaces de datos sólidos a los activos de inteligencia locales o con personal estadounidense que pueda dirigir el misil hacia el objetivo, o anular la misión antes de que se cometa un error.

Sí, soldados en el terreno, de vuelta a Afganistán.

Los veteranos de combate saben que es la verdad. Sin embargo, la Administración de Biden está formada en gran parte por empleados del círculo de funcionarios, llamados expertos en defensa sin ninguna experiencia militar, y mucho menos en el campo de batalla.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.