La lucha para reiniciar las ejecuciones federales podría ir a la Corte Suprema, dice fiscal general

Por Zachary Stieber
22 de Noviembre de 2019 Actualizado: 22 de Noviembre de 2019

El fiscal general William Barr dijo que el esfuerzo de la administración Trump por reiniciar las ejecuciones federales podría ir a la Corte Suprema.

La administración está apelando una decisión de un juez de un tribunal de distrito que dictaminó esta semana que el gobierno no puede reiniciar las ejecuciones.

Si la apelación es bloqueada, entonces Barr llevará el caso a la Corte Suprema de la nación, según dijo a bordo de un avión del gobierno en dirección a Montana, tras reunirse con agentes del orden en Ohio.

Dijo que los cinco reclusos que van a ser ejecutados son una pequeña porción de los 62 condenados a muerte.

“Hay personas que dirían que este tipo de retrasos no son justos para las víctimas, así que podemos seguir adelante con nuestro primer grupo”, dijo Barr.

Algunos de los reclusos presentaron impugnaciones ante el tribunal después de que Barr anunciara en julio que el gobierno reanudaría las ejecuciones, poniendo fin a una moratoria informal sobre la pena capital federal a medida que la cuestión dejó de estar presente en la opinión pública. Los reclusos argumentaron que el gobierno estaba eludiendo los métodos apropiados para así poder ejecutar a los reclusos rápidamente.

Una señal de dirección se ve en una fotografía de archivo cerca de la entrada a los terrenos de la Prisión Federal de los Estados Unidos en Terre Haute, Indiana. (Tim Boyle/Getty Images)

La magistrada de distrito Tanya Chutkan congeló los casos mientras se desarrollaba el recurso. Ella dijo en un fallo del miércoles por la noche que al público no se le trataba con un proceso judicial legítimo de “corto circuito”.

“Es muy útil intentar asegurar que el castigo más grave se imponga legalmente”, escribió.

Las ejecuciones a nivel federal han sido escasas. El gobierno solo ha condenado a muerte a tres acusados desde que restableció la pena de muerte federal en 1988, y más recientemente en 2003, cuando Louis Jones fue ejecutado por el secuestro, la violación y el asesinato de una joven soldado en 1995.

En 2014, tras una ejecución estatal fallida en Oklahoma, el presidente Barack Obama ordenó al Departamento de Justicia que llevara a cabo una amplia revisión de la pena capital y de los problemas relacionados con las drogas inyectables letales.

Barr dijo en julio que la revisión de la era de Obama se había completado, despejando el camino para que se reanudaran las ejecuciones. Aprobó un nuevo procedimiento para inyecciones letales que reemplaza la combinación de tres drogas (que se usaba anteriormente en las ejecuciones federales) por una droga, el pentobarbital. Esto es similar al procedimiento utilizado en varios estados, incluyendo Georgia, Missouri y Texas.

Chutkan cree que la impugnación legal de los reclusos al procedimiento era probable que tuviera éxito porque la Ley Federal de Pena de Muerte requiere que las ejecuciones federales empleen procedimientos utilizados por los estados en los que se llevan a cabo.

Un oficial de policía habla en su radio mientras los manifestantes contra la pena de muerte marchan a la Prisión Federal el 10 de junio de 2001 en Terre Haute, Indiana. (Foto de TANNEN MAURY/AFP vía Getty Images)

El jueves, Barr defendió los protocolos, diciendo que el Buró de Prisiones ha estado probando y llevando a cabo simulacros prácticos antes de la primera ejecución. No dijo de dónde vendría el cóctel de drogas. “Me mantuvieron informado y me dieron informes, pruebas científicas, los simulacros por los que están pasando”, dijo Barr.

Poco después del anuncio de Barr, varios reconocidos demócratas que se oponen a la pena de muerte presentaron proyectos de ley en agosto que prohibirían por completo la pena capital.

La pena de muerte es “demasiado definitiva y propensa al error. Fracasa como elemento disuasorio. Tiene prejuicios raciales. Y está por debajo de nosotros como nación”, dijo por entonces el senador Patrick Leahy (D-Vt.) en una declaración.

El presidente Donald Trump ha dicho que la pena de muerte actúa como un elemento disuasorio y ha recomendado su uso para algunos delitos violentos, como el asesinato de agentes de policía.

El Pew Research Center también encontró en 2018 que el 54 por ciento de los estadounidenses están a favor de la pena de muerte para las personas condenadas por asesinato, mientras que el 39 por ciento se opone.

Kent Scheidegger, el director legal de la Criminal Justice Legal Foundation, una organización de interés público sin fines de lucro, dijo a The Epoch Times que “los argumentos en contra de la pena de muerte son engañosos”.

“Hay buenas razones para creer que la aplicación de la pena de muerte es un elemento disuasorio y [algo que] salva vidas inocentes. No hay pruebas de que no lo sea. Los asesinos negros no tienen más probabilidades de ser ejecutados que los asesinos blancos”, añadió.

Dustin Lee Honken en una ficha policial. (Departamento de Policía de Mason City)

Barr dijo en julio que ordenó a la Oficina Federal de Prisiones que adoptara un addendum al protocolo federal, que despejará el camino para que el gobierno de Estados Unidos reanude la pena capital.

“El Congreso ha autorizado expresamente la pena de muerte a través de legislación adoptada por los representantes del pueblo en ambas cámaras del Congreso y firmada por el Presidente”, dijo Barr en un comunicado.

“Bajo las administraciones de ambas partes, el Departamento de Justicia ha querido [imponer] la pena de muerte a los peores criminales, incluyendo a estos cinco asesinos, cada uno de los cuales fue condenado por un jurado popular después de un proceso completo y justo. El Departamento de Justicia defiende el imperio de la ley y le debemos a las víctimas y sus familias el llevar adelante la sentencia impuesta por nuestro sistema de justicia”.

Los cinco reclusos fueron identificados como Daniel Lewis Lee, Lezmond Mitchell, Wesley Ira Purkey, Alfred Bourgeois y Dustin Lee Honken.

Lee es “un miembro de un grupo de la supremacía blanca [que] asesinó a una familia de tres, incluyendo a una niña de 8 años”, dijo el Departamento de Justicia.

Mitchell “apuñaló hasta la muerte a una abuela de 63 años y obligó a su nieta de 9 años a sentarse junto a su cuerpo sin vida durante un viaje de 30 a 40 millas. Mitchell le cortó la garganta a la chica dos veces, le aplastó la cabeza con piedras de 20 libras, y le cortó y enterró la cabeza y las manos a ambas víctimas”.

Purkey “violó y asesinó violentamente a una chica de 16 años, y luego desmembró, quemó y arrojó el cuerpo de la chica a una fosa séptica. También fue condenado en la corte estatal por usar un martillo de mano para golpear hasta la muerte a una mujer de 80 años que sufría de polio y caminaba con un bastón”, según el departamento.

Bourgeois “torturó física y emocionalmente, abusando sexualmente y luego golpeando hasta la muerte, a su hija de dos años y medio”, dijo el departamento.

Honken, según dijo el departamento, “disparó y mató a cinco personas: dos hombres que planeaban testificar contra él y una madre soltera y trabajadora, junto a sus hijas de 10 y 6 años de edad”.

Janita Kan y Associated Press contribuyeron a este artículo.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Descubre

¿Habría que catalogar a los cárteles mexicanos como terroristas?

TE RECOMENDAMOS