La mala gestión del PCCh es la culpable de la crisis de Evergrande, dicen expertos empresariales

Por Michael Washburn
31 de Octubre de 2021 9:57 PM Actualizado: 01 de Noviembre de 2021 12:18 PM

Análisis de noticias

La espiral de la crisis de la deuda de Evergrande y la inquietud mundial que sus problemas han fomentado se deben en gran medida a la mala gestión y las prácticas engañosas por parte de los líderes del Partido Comunista Chino (PCCh), que han aplicado políticas sin tener en cuenta la compleja interacción de las fuerzas del mercado en Asia, según a los observadores.

Cualquier intento de salir del actual lío mediante la reestructuración o el alivio de la deuda debe tener en cuenta estos factores subyacentes y la probabilidad de que la corrupción del PCCh pueda complicar cualquier esfuerzo de reestructuración, dicen. La ostentosa demostración de oposición a la corrupción del líder chino Xi Jinping es, en gran medida, una máscara para una compleja maraña de negocios turbios tanto en el Estado como en el sector público.

A medida que Evergrande continúa con su serie de maniobras desesperadas en un esfuerzo por ganar tiempo para llegar a un acuerdo con los acreedores —las tácticas más recientes incluyen retrasar el pago ​​de intereses de sus bonos de la semana pasada y de esta semana— más personas en todo el mundo se preguntan cómo el conglomerado inmobiliario pudo estar tan cerca de uno de los mayores incumplimientos de pagos de la historia empresarial.

En el contexto de China, donde el PCCh ejerce poderes amplios y arbitrarios sobre los actores públicos y privados, es imposible pasar por alto el papel del Partido.

“La crisis actual en el sector inmobiliario de China comenzó con los cambios de política del gobierno y terminará con los cambios de política del gobierno”, dijo Xiaohua Yang, profesor de negocios internacionales y director de la Iniciativa de Estudios Empresariales de China en la Facultad de Administración de la Universidad de San Francisco.

Es bueno recordar que el conglomerado comenzó a acumular deudas tan enormes en un contexto en el que los líderes del PCCh hicieron un uso conveniente de la preferencia tradicional de muchos chinos por inversiones tangibles y físicas, como bienes raíces. Tales preferencias tienen profundas raíces en la cultura china, dijo Yang. Pero en la debacle de Evergrande, no han servido al mejor interés del público.

“Durante varios años, el entorno regulatorio chino de hecho permitió el auge del sector inmobiliario con una serie de cambios políticos, como requisitos de préstamos flexibles para los desarrolladores inmobiliarios, utilizando el sector como una fuerza impulsora para estimular el crecimiento económico, especialmente después de la recesión mundial de 2008-2009″, dijo Yang. Los actores del mercado inmobiliario, como Evergrande, se lanzaron al ruedo aprovechando su capacidad de préstamo e inversión, añadió.

Pero la relajación de los requisitos crediticios por parte del gobierno condujo rápidamente a una dinámica en la que Evergrande se endeudó en exceso y se ramificó en sectores en los que tenía poca experiencia, como los vehículos eléctricos. En cierto momento, se hizo difícil decir qué era exactamente Evergrande, dada la presencia de la empresa en una gama cada vez más ecléctica de mercados y campos.

“Evergrande se estaba diversificando en vehículos eléctricos y otras áreas como el agua mineral, en un momento, y la cirugía estética”, dijo Dylan Sutherland, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Durham. “Esto se debe en parte a su capacidad para obtener financiación mediante deuda, y también a los enormes subsidios gubernamentales a industrias emergentes estratégicas— tales como vehículos eléctricos, baterías, inteligencia artificial, biotecnología, 5G, semiconductores, etc.—haciéndolos atractivos”, dijo Sutherland, quien señaló que el auge de los fondos de orientación industrial está animando a muchos nuevos participantes en el mercado.

O bien, el PCCh quería fomentar el desarrollo económico pero carecía del sentido económico para anticipar lo que podría resultar de la interacción de todas estas fuerzas del mercado, o decidió actuar imprudentemente por voluntad de dividir y conquistar. Sean cuales sean sus motivos, el resultado es una Evergrande sobredimensionada, explicó Sutherland.

“Los grandes conglomerados diversificados oportunistas, cargados de deudas, mal gestionados y oportunistas no son realmente lo que quieren los responsables de la política central, sino un subproducto de la política y el entorno económico”, dijo Sutherland.

Una política económica sólida podría haber sido más selectiva y podría haber brindado oportunidades para empresas especializadas más enfocadas como Huawei, cuyas capacidades de I+D están probadas y que podrían haber establecido una posición más sólida en las industrias emergentes, señaló Sutherland.

Evergrande estaba en camino hacia el desastre, pero muchos chinos, confiando en que el gobierno haría lo correcto y protegería sus intereses, no vieron hacia qué dirección soplaba el viento. Beijing no coincidió con su presunta preocupación por la gente con cambios políticos significativos cuando aún estaba a tiempo de enderezar el rumbo.

“El gobierno parecía estar muy preocupado y estaba deliberando en torno a las políticas, mientras los promotores inmobiliarios estaban expulsando a tanta gente de los mercados inmobiliarios disparando los precios de las viviendas y aumentando el resentimiento y el odio por los ricos”, dijo Yang.

Corrupción

Los problemas eran agudos incluso antes de que el inicio de la pandemia mundial de COVID-19 complicara enormemente las cosas. Para agravar aún más la mala gestión económica del PCCh está el problema de la corrupción, dijeron los observadores.

“Las élites políticas están vinculadas a algunos de los conglomerados más grandes (ahora fallidos)—entre los que destacan Anbang Insurance Group y HNA Group”, señaló Sutherland.

Aunque en teoría, las autoridades chinas han estado tratando de reducir los excesos de grandes conglomerados cargados de deudas como HNA y Anbang Group, las estrechas relaciones de estas empresas con las élites políticas han hecho que esta sea una tarea complicada, dijo Sutherland. Es importante resaltar aquí que la corrupción a nivel provincial y local también juega un papel en las relaciones entre los funcionarios y estas empresas.

“Se necesita tiempo para hacer frente con sus modelos de negocio y solo los principales líderes pueden hacer cumplir los pasos requeridos. Pero alejar la economía de los bienes raíces no será una transición fácil, dados los enormes intereses creados de los gobiernos locales que dependen de la venta de propiedades para obtener ingresos”, dijo Sutherland. Por lo tanto, puede estar en marcha una lucha de poder entre las élites de alto nivel que ya no pueden ignorar los riesgos para la estabilidad financiera nacional e internacional que representan las empresas endeudadas, y los funcionarios de nivel inferior que no desean perder los lucrativos sobornos.

“Entonces, hacer frente al problema implica varios desafíos. Es de imaginar que la pandemia también ha hecho más difícil abordar los problemas políticos”, agregó.

Al reconocer que es difícil, en este punto, predecir cómo se desarrollarán las cosas y qué sucederá finalmente con los activos de Evergrande, Sutherland ve como una posibilidad una venta gestionada, como ocurrió en el caso de HNA.

Yang prevé un escenario similar. “Puedo ver a Evergrande salir de esto, tal vez no tan glorioso como antes, pero delgado y con la oportunidad de reconstruir. Quizás eso sea bueno para el país y la empresa”, dijo.

Pase lo que pase, el PCCh podría pagar un alto precio al permitir que la crisis se convierta en una bola de nieve.

“China, al ser un país tan grande con 1400 millones de habitantes, se enfrenta a una situación única. Cualquier malestar y disgusto se volverá viral rápidamente y afectará al país y al resto del mundo”, dijo Yang.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.