La maldición del fentanilo recorre las pequeñas ciudades de Estados Unidos

Por Steven Kovac
20 de Octubre de 2021
Actualizado: 20 de Octubre de 2021

“Un desfile interminable de muertes” es como describe un drogadicto, que intenta superar su dependencia al crack, lo que ha presenciado en los últimos 18 meses.

Steven Sheldon, de 42 años, de Port Huron, Michigan, dice que conoce a 40 personas que han muerto por sobredosis de drogas en ese periodo.

Son solo algunos de los 96,000 estadounidenses que, según los CDC, murieron por sobredosis entre marzo de 2020 y marzo de 2021.

Port Huron es una ciudad de 29,000 habitantes, situada a una hora al norte de Detroit.

Sheldon dijo a The Epoch Times: “Llevo 44 días limpio. Llevo 17 años consumiendo crack. Si tienes la suerte de sobrevivir, eres afortunado. Yo soy afortunado”.

Muchos de sus conocidos no han sido tan afortunados.

Epoch Times Photo
La alcohólica en recuperación y coach de recuperación Barbara Landry con Steven Sheldon, que lucha por liberarse de la adicción al crack, el 14 de octubre de 2021, en Port Huron, Mich. (Steven Kovac/Epoch Times)

“Los últimos 18 meses han sido un desfile interminable de muertes. Sé de 40 personas que han muerto durante ese periodo, de sobredosis. Gente que conozco de la calle. Es un mundo feo”.

“Una chica que conocí en rehabilitación murió [de sobredosis] horas después de salir. Falleció esa misma noche”.

“Si sigo haciendo lo que he estado haciendo, para mí, será solo cuestión de tiempo”, dijo Sheldon.

Dejó la escuela en el octavo grado y vivía por su cuenta a los 15 años.

El excamionero vive alejado de su esposa y de sus siete hijos.

Sheldon habló de sus experiencias mientras estaba sentado en un sofá del Blue Water Recovery and Outreach Center (BWROC) de Port Huron, el lugar al que acudió en busca de compañía y que espera que le ayude a recuperarse de su adicción.

“El aislamiento de la gente durante el cierre por el COVID-19 llevó a muchos a la desesperación”, dijo la entrenadora de recuperación Barbara Landry, ella es una alcohólica en recuperación. “Hizo que las cosas fueran 100 veces peores. Vimos a personas que llevaban 20 años sobrias recaer durante el cierre”.

El entrenador de recuperación Eric Webster, en recuperación del alcoholismo y la adicción a la cocaína, dijo: “Durante los cierres, la gente no podía encontrar una reunión, y Zoom simplemente no sirve. Muchos perecieron”.

Uno de los principales requisitos para trabajar como entrenador de recuperación en el BWROC, un programa no residencial, es que uno mismo haya sido adicto.

Epoch Times Photo
El director del Blue Water Recovery and Outreach Center, Patrick Patterson, un adicto a la heroína en recuperación, dice que su trabajo le da un poderoso incentivo para mantenerse sobrio. Port Huron, Michigan, 14 de octubre de 2021. (Steven Kovac/Epoch Times)

Eso incluye al director ejecutivo Patrick Patterson.

Patterson, de 42 años, es un exejecutivo de servicios financieros con formación universitaria, que llegó a tener un salario de seis cifras.

Su lucha de cinco años con los opioides le costó su carrera, su gran casa, su auto y, en última instancia, la relación con su familia.

“Un día abandoné a mi mujer y a nuestra hija de un año. Lo siguiente que supe fue que era un indigente en Flint”, dijo Patterson.

Patterson dijo que empezó a consumir medicamentos recetados al socializar. “Era el año 2012. En esa época, las pastillas estaban por todas partes. Me ofrecieron algunas como si me ofrecieran una cerveza”.

“No las necesitaba, pero me gustaban”.

En lugar de arriesgarse a comprar más pastillas en la calle, Patterson dijo que fingió una lesión en el hombro para conseguir analgésicos recetados por un médico.

“Cuando eso se acabó, entré en abstinencia. Para sentirme mejor, probé la heroína. Mi adicción a la heroína me arrebató todo”, dijo.

Epoch Times Photo
Quintaesencia de la pequeña ciudad estadounidense, Sandusky, Michigan, se ha visto asolada por una expansión del consumo de metanfetamina. Imagen tomada el 18 de octubre de 2021. (Steven Kovac/Epoch Times)

La vergüenza y la humillación de terminar como lo hizo estaban siendo demasiado para Patterson.

“Lo afronté tomando más heroína. Calmaba los nervios y me quitaba el dolor emocional. Me quitó la capacidad de llorar. Me quitó toda la empatía. Hizo posible que no me importara lo que les importaba a los demás. Drogado con heroína, no tenía miedo”.

Cuando las cosas se pusieron mal de verdad, Patterson intentó quitarse la vida.

Tras unos días en el pabellón psiquiátrico, Patterson entró en la puerta giratoria de la rehabilitación.

“Pasé por rehabilitación cuatro veces. La lucha fue terrible. La fuerza de la adicción a la heroína es inimaginable. No hay palabras para describir el poder que ejerce sobre una persona”.

“Seis meses después, acabé en Port Huron trabajando en una gasolinera”.

Epoch Times Photo
Dos hombres murieron por sobredosis de drogas mientras estaban sentados en el porche de esta casa en las tranquilas calles residenciales de Sandusky, Mich. Imagen tomada el 18 de octubre de 2021. (Steven Kovac/Epoch Times)

Entonces Patterson se conectó con BWROC y se dedicó a construir la organización.

Desde entonces, ha desempeñado un papel decisivo en la aprobación de leyes que insertan los centros de recuperación en las plantas de fabricación y otros lugares de trabajo en Michigan.

La educación de Sheldon fue muy diferente a la de Patterson.

“He sido un idiota desde los 12 años”, dijo Sheldon.

“Tenía unos amigos muy rudos y sentía que tenía que encajar. Empecé a fumar cigarrillos. Luego nos tomábamos unas cervezas y fumábamos marihuana. De adolescente tomé ácido [LSD].

“Un día, un amigo me dijo: ‘Vamos a quemar este uzzi’. Un uzzi es marihuana espolvoreada con cocaína. Me encantó de inmediato”.

“Luego empecé a timar y a robar cosas para comprarla”, dijo Sheldon. “Y aquí estoy”.

El jefe de policía Brett Lester compartió algunas cosas que aprendió durante el cierre por la pandemia en su comunidad: la ciudad de Sandusky, Michigan, un pequeño pueblo agrícola a unos 45 kilómetros al norte de Port Huron.

“Lo único que no se cerró en los últimos 18 meses es el tráfico de drogas”, dijo Lester.

“Tuvimos los cierres. La gente no podía ir a ningún sitio. Cuando la gente no trabaja, no mantiene su mente activa”.

“Luego tuvimos los cheques de estímulo y las prestaciones complementarias de desempleo mejoradas. Y la moratoria de desalojos, para que la gente no tuviera que pagar el alquiler”.

“Las políticas gubernamentales dieron más dinero a nuestros residentes del que muchos de ellos están acostumbrados a tener. Las personas que ya tenían un historial de tomar malas decisiones ahora tenían muchos dólares para gastar en drogas y alcohol”, dijo Lester.

“Esto llevó a una explosión del consumo de metanfetamina en nuestra ciudad”.

Lester cree que el origen de la metanfetamina es México, citando un par de redadas de drogas en California a principios de este mes en las que se encontraron cantidades masivas de metanfetamina fabricada en México, y se puso al descubierto un sindicato del crimen bien organizado que mueve y comercializa la droga en el Medio Oeste.

Mike Moore, supervisor de la unidad de operaciones encubiertas del Grupo de Trabajo sobre Drogas del Condado de Sanilac, se mostró de acuerdo, dijo a The Epoch Times: “Nuestro gran problema es la metanfetamina. Hemos visto una gran afluencia de ella y no se está fabricando por aquí. No se está fabricando en Estados Unidos”.

“Es metanfetamina de cristal”, añadió el director del grupo de trabajo sobre drogas, Jim Johnson. “No es el producto del proceso de la ‘botella de refresco’ que estamos acostumbrados a ver por aquí. Es más bonito. Más comercializable”.

Moore explicó que la metanfetamina es más barata y más adictiva que los opioides.

Epoch Times Photo
El perro antidroga Phoenix con su adiestrador Josh James de la Oficina del Sheriff de Sanilac Country en Sandusky, Michigan, el 18 de octubre de 2021. (Steven Kovac/Epoch Times)

Johnson dijo que las pequeñas ciudades de Estados Unidos tienen el mismo problema con el abuso de drogas y las muertes por sobredosis que nuestras grandes ciudades.

“Nuestras cifras son menores, pero el impacto en proporción a nuestro tamaño de población puede ser mayor”, dijo Johnson.

A principios de este año, la pequeña ciudad de Sandusky se vio sacudida por el hallazgo de dos hombres muertos sentados en el porche de una casa en una tranquila zona residencial arbolada de la ciudad.

“La autopsia reveló que los hombres tenían una mezcla de narcóticos en sus sistemas, con una presencia de fentanilo lo suficientemente alta como para causar una sobredosis y la muerte”, dijo Johnson.

El fentanilo es un potente sedante y se utiliza en los hospitales como anestésico.

Los traficantes añaden fentanilo a otras drogas callejeras para aumentar drásticamente su potencia, lo que a menudo provoca la muerte.

“Curiosamente”, dijo Johnson, “la muerte es un anuncio para los traficantes de drogas. Demuestra que están vendiendo ‘algo bueno’. Dicen: ‘Solo que no se ha utilizado correctamente'”.

“Es increíble el riesgo que están dispuestos a correr los adictos”.

“La estupidez no es un delito, pero es una vergüenza”.

“Personas de todos los niveles educativos, de todas las edades, de todas las condiciones sociales, pueden verse atrapadas por las drogas. Ninguna comunidad está exenta”, dijo Moore.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS