La mano que mece la cuna: Las mujeres romanas y su legado en la actualidad

Por JEFF MINICK
06 de Julio de 2021 8:14 PM Actualizado: 06 de Julio de 2021 8:14 PM

Durante siglos, después de su fundación en el 753 a.C., Roma inculcó a sus hombres la “virtus”, una palabra cargada de significado: hombría, valor, carácter y autoestima. Acompañada de la “pietas”, que connota el respeto a los dioses, a la patria y a la familia, la virtus formó a los ciudadanos, soldados y líderes que expandirían el poder y la influencia de Roma desde una pequeña aldea a orillas del río Tíber hasta tierras tan lejanas como Inglaterra, Egipto y Siria.

Cuando leemos sobre los héroes romanos de la monarquía (753-509 a.C.) y la república (509-27 a.C.), algunos figuras casi míticas como el fundador Rómulo o el aguerrido guerrero Horacio Cocles, otros personajes históricos como el gran general Escipión Africano o el filósofo-estadista Cicerón, vemos estas virtudes reflejadas en las acciones de estos hombres. En su poema épico “La Eneida”, Virgilio mezcla la virtus y la pietas, y vierte esa mezcla en su arquetipo de héroe romano, “Pío Eneas” o “Eneas el piadoso”. He aquí el guerrero que condujo a los troyanos sobrevivientes desde su ciudad en llamas, el hombre del destino que junto a sus compañeros busca en el Mediterráneo una nueva patria.

En películas como “Gladiador” y “Quo Vadis”, los guionistas y directores nos ofrecen una visión de los hombres de antaño que practicaban estas virtudes, para quienes la virtus y la pietas eran las piedras angulares del carácter y la “dignitas”.

¿Pero qué pasa con las mujeres romanas? ¿También les enseñaron una especie de código? ¿Ellas también vivían según un conjunto de valores apreciados por la cultura en general? ¿No participaron en la construcción de Roma? ¿Y podemos los modernos, especialmente las mujeres, vincularnos con ellas hoy en día?

Las mujeres romanas: Una mirada rápida

Aunque teóricamente era una sociedad patriarcal —el padre, por ejemplo, tenía poder de vida y muerte sobre su esposa e hijos, aunque rara vez ejercía este derecho—, las mujeres romanas tenían más libertad que sus homólogas en Grecia y, por tanto, en muchas otras partes del mundo.

Como nos informa Will Durant en el volumen sobre Roma de su enorme obra “La historia de la civilización”, una mujer romana libre podía comprar en el mercado, no estaba confinada en las dependencias femeninas del hogar y desempeñaba un papel activo en la gestión de los sirvientes y las finanzas de la casa. Podía sentarse a tejer en su telar, una imagen de respeto y reverencia muy parecida a nuestra expresión estadounidense “maternidad y tarta de manzana”, pero también podía tener un negocio y heredar dinero.

Aunque tenían prohibido votar, las mujeres romanas influían en el gobierno a través de diversos mecanismos. Durant proporciona varios ejemplos de este poder oculto en su “Historia de la civilización”. Quejándose de su creciente poder y afición al lujo, por ejemplo, Catón (234-149 a.C.) se lamentó una vez: “Todos los demás hombres gobiernan a las mujeres; pero nosotros, los romanos, que gobernamos a todos los hombres, somos gobernados por nuestras mujeres”. Cuando las mujeres libres de Roma irrumpieron en el Foro y protestaron por una ley que les prohibía llevar adornos de oro o vestidos multicolores, Catón las denunció, diciendo en un discurso reseñado por el historiador Livio que “desde el momento en que se conviertan en vuestras iguales serán vuestras dueñas”.

Catón perdió en la discusión. Las mujeres se burlaron de él y se mantuvieron firmes en sus demandas de sus lujos, y la ley fue derogada.

Con el paso del tiempo, las mujeres ganaron aún más libertad personal. Según Durant, “la legislación mantenía a las mujeres sujetas, la costumbre las hacía libres”.

Virtudes femeninas

A pesar de esta creciente libertad, la mayoría de estas ciudadanas seguían dedicándose a sus maridos y a sus hijos hasta bien avanzada la época del imperio. Hilaban la lana, supervisaban la educación y la crianza de sus hijos e hijas y adoraban a los dioses del hogar. Durant señaló los epitafios de sus tumbas para mostrar la devoción de los maridos e hijos hacia estas mujeres. “A mi querida esposa”, dice uno, “con la que pasé dieciocho años felices. Por amor a ella juré no volver a casarme”. Otra inscripción dice: “Aquí yacen los huesos de Urbilia, esposa de Primus. Me era más amada que la vida. Murió a los veintitrés años, amada por todos. ¡Adiós, mi consuelo!”.

Durant también nos cuenta que muchas mujeres más ricas se dedicaban al servicio social y a la filantropía en sus comunidades, incluso financiaban edificios como templos y teatros para sus ciudades.

En tiempos de persecución y lucha civil, mujeres de corazón fuerte como éstas protegían sin miedo a sus esposos, hijos y amigos. En su capítulo “Roma epicúrea: 30 a.C.-96 d.C.”, Durant incluye un catálogo de algunas de estas famosas defensoras del hogar y la casa durante esos tiempos a menudo tumultuosos: “Epicharis, la mujer liberada que sufrió todos los tormentos antes que traicionar la conspiración de Piso; las innumerables mujeres que ocultaron y protegieron a sus esposos en las proscripciones, se fueron con ellos al exilio o, como Fannia, esposa de Helvidio, que los defendieron con gran riesgo y costo”.

Madres

Del mismo modo, hoy en día la mayoría de las madres de la antigua Roma permanecen sin nombre, su trabajo y sus actos se pierden en las brumas de la historia. Sin embargo, la historia de una matrona romana podría servir como referencia de sus artes maternas.

Cornelia, hija de Escipión Africano, fue la esposa de Tiberio Graco y madre de sus doce hijos, de los que solo tres sobrevivieron a la adolescencia. Tras la muerte de su esposo, Cornelia se aseguró de que sus dos hijos, Tiberio y Cayo, que de adultos abogarían por reformas constitucionales y serían asesinados por ello, recibieran la mejor educación. Contrató a tutores griegos para que les enseñaran oratoria y política, y se encargó de que otros los entrenaran bien en las artes de la guerra y la equitación.

Una historia cuenta que una amiga que visitaba a Cornelia le mostró unas joyas que había adquirido recientemente y luego le preguntó: “¿Dónde están sus joyas, Cornelia?”, Cornelia llamó a Tiberio y a Cayo, los abrazó y dijo: “Aquí están mis joyas”.

Puede que sepamos poco de estas esposas y madres, pero Durant nos dice que, incluso en aquellos días peligrosos y decadentes en los que emperadores como Calígula y Nerón gobernaban Roma, su “fidelidad marital y sus sacrificios maternos sostenían toda la estructura de la vida romana”. Prueba de esos sacrificios y de la fuerza y diligencia de las madres romanas son los hijos que criaron y educaron, que llegaron a conquistar y gobernar gran parte del mundo.

Las mujeres para Virgilio

En su “Eneida”, Virgilio crea tres mujeres que también sirvieron de modelo de la virtud femenina. Mientras huyen de Troya, Creusa, la esposa de Eneas, se separa de su esposo y muere en la conflagración. Cuando Eneas regresa a buscarla, el fantasma de Creusa se le aparece y le insta noblemente a huir, profetizándole que fundará una nación y encontrará una nueva esposa.

En su viaje en busca de esta patria, Eneas conoce a Dido, reina de Cartago, la ciudad que más tarde se convertiría en el enemigo mortal de Roma. En la viuda Dido se encuentran algunos de los rasgos de carácter que Virgilio habría observado en las mujeres ricas de su época: belleza, sabiduría y perspicacia, pasión y voluntad de utilizar el poder.

La diosa Venus, protectora y benefactora de los troyanos, también es la madre de Eneas. Como todas las buenas madres romanas, vela por su hijo, se esfuerza por protegerlo de cualquier daño, en particular de la rencorosa reina de los dioses, Juno, y finalmente deja claro su amor por su hijo.

Contrapartes estadounidenses

“Fue Roma, y no Grecia, la que elevó la familia a nuevas cotas en el mundo antiguo”, escribe Durant. Podríamos añadir que las madres y esposas romanas desempeñaron un papel vital en la consecución de esas metas.

El legado de esas familias tan unidas y de los desconocidos padres devotos que las crearon y mantuvieron sigue siendo evidente hoy en día. Si avanzamos 2000 años en el tiempo, y a pesar de nuestra confusión cultural, las esposas y madres modernas cuyos nombres nunca aparecerán en los libros de historia siguen siendo la base de la familia estadounidense y de nuestra sociedad.

Esa madre embarazada de aspecto cansado con tres niños pequeños en la banca delante de mí en la iglesia esta mañana es heredera y guardiana de las antiguas virtudes romanas de la maternidad. Los gestos y las palabras que susurraban a sus pequeños me decían que ella, al igual que sus homólogas romanas, amaba a sus hijos, supervisaba su comportamiento y educación, y les enseñaba a honrar a Dios. Envuélvala en una túnica y una estola, envíela de regreso a la Roma de Julio César y encontrará el honor de una mujer virtuosa.

En 1865, el ahora olvidado poeta estadounidense William Ross Wallace escribió un poema con los versos “La mano que mece la cuna es la mano que gobierna el mundo”.

Era cierto para los romanos. Es cierto hoy en día.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes educados en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust on Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning as I Go” y “Movies Make the Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.