La mayoría de las muertes hospitalarias por COVID se debieron a una neumonía bacteriana no tratada

Por James Lyons-Weiler
29 de Mayo de 2023 3:45 PM Actualizado: 29 de Mayo de 2023 3:45 PM

Los hospitales que se adhieren al estricto y muy rentable “protocolo COVID” pueden haber condenado a muerte a la mayoría de los pacientes ingresados por COVID-19 debido a una tormenta perfecta de fallos institucionales, según muestra un nuevo estudio.

Este artículo fue publicado originalmente por The Defender— Sitio web de noticias y opiniones de la Defensa de la Salud Infantil.

Los protocolistas de los hospitales que se adhieren al estricto y muy rentable “protocolo COVID” pueden haber condenado a muerte a la mayoría de los pacientes ingresados por COVID-19 debido a una tormenta perfecta de fallos institucionales.

Advertí por primera vez a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. a principios de 2020 que, debido a que los kits comerciales no utilizaban controles negativos internos, habría tasas arbitrariamente altas de falsos positivos de COVID-19 debido al abuso de la PCR no cuantitativa.

La mayoría de los “casos”, señalé, serían falsos porque la prueba se iba a utilizar como dispositivo de cribado, y cuando se realiza el cribado con una prueba imperfecta cuando la prevalencia es baja, se acaba teniendo más falsos positivos que negativos en el conjunto de positivos.

Sabiendo que las personas que presentaban síntomas de infecciones respiratorias formarían parte de la población más sometida a la prueba y que el enfoque médico del Dr. Anthony Fauci sobre COVID-19 consistía en decirle a la gente que se fuera a casa y se pusiera lo más enferma posible, era evidente que la gente moriría por falta de tratamiento de afecciones tratables, como la neumonía bacteriana y las infecciones fúngicas pulmonares.

Ahora, un estudio de investigadores de Chicago financiado por los Institutos Nacionales de Salud ha descubierto que las infecciones respiratorias no resueltas —no necesariamente las implicadas en el SARS-CoV-2— estaban presentes en personas que no “respondieron” a la ventilación mecánica.

Los autores escribieron:

“Datos recientes sugieren que la neumonía secundaria está presente en hasta el 40 por ciento y que la neumonía o el daño alveolar difuso están presentes en más del 90 por ciento de las muestras de autopsia obtenidas de pacientes con infección aguda por SARS-CoV-2 (18).

“En consonancia con estas observaciones, nosotros y otros autores hemos hallado tasas elevadas de neumonía asociada a la ventilación mecánica (NAV) en pacientes con neumonía por SARS-CoV-2 que requirieron ventilación mecánica, lo que sugiere que las sobreinfecciones bacterianas como la NAV pueden haber contribuído a la mortalidad en pacientes con COVID-19 (7, 19-22).

“Estos hallazgos suscitan la hipótesis alternativa de que una tasa de mortalidad relativamente baja directamente atribuible a la infección primaria por SARS-CoV-2 se ve compensada por un mayor riesgo de muerte atribuible a la NAV no resuelta (23)”.

Concluyeron:

“Estos datos sugieren que la mortalidad asociada a la neumonía grave por SARS-CoV-2 se asocia con mayor frecuencia a la insuficiencia respiratoria que aumenta el riesgo de NAV sin resolución y se asocia con menor frecuencia a la disfunción multiorgánica”.

Tubos de respiración cuelgan junto a un hombre con COVID-19 en un ventilador en una Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Stamford en Stamford, Connecticut, el 24 de abril de 2020. (John Moore/Getty Images)

Como era de esperar, el estudio halló que las personas con neumonía bacteriana que estaban conectadas a respiradores artificiales presentaban la mayor mortalidad.

Aunque su análisis restringió la consideración a los casos de neumonía bacteriana detectados 48 horas después de la ventilación, no distinguieron entre los casos no diagnosticados de neumonía bacteriana al ingreso y los adquiridos en el hospital (infección nosocomial).

Tampoco está clara la tasa de coinfección, debido a la insuficiencia de pruebas de detección de neumonía bacteriana en los pacientes una vez diagnosticados con COVID-19.

El estudio lleva a la asombrosa posibilidad de que quizá el 58 por ciento de los casos de “COVID” fueran problemas respiratorios distintos del COVID-19 (43 por ciento neumonía bacteriana, 16 por ciento causas no patógenas de insuficiencia respiratoria). Tratados como “COVID”, estos pacientes estaban condenados a no recibir tratamiento debido a un diagnóstico erróneo o insuficiente.

No está claro qué porcentaje de muertes atribuidas a COVID-19 podrían haberse evitado mediante una terapia estándar para la neumonía bacteriana, pero es potencialmente muy alto.

La prescripción de Fauci —enviar a los pacientes a casa sin hacer nada (ni corticosteroides ni antibióticos por si acaso era bacteriana)— elevó la tasa de mortalidad por COVID-19 mucho más de lo necesario.

Publicado originalmente en la página de substack de James Lyons-Weiler Popular Rationalism.

Este artículo fue publicado originalmente por The Defender— Sitio web de noticias y opiniones de la Defensa de la Salud Infantil bajo licencia Creative Commons CCBY-NC-ND 4.0. Por favor, considere suscribirse a The Defender o hacer una donación a Children’s Health Defense.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times. 


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.