La mejor dieta para pacientes con cáncer

CÁNCER

Por Michael Greger
01 de Septiembre de 2023 11:06 PM Actualizado: 01 de Septiembre de 2023 11:06 PM

Puntos de vista sobre la salud

¿Qué dieta deben recomendar los oncólogos?

Nuestro riesgo a lo largo de la vida de desarrollar un cáncer invasivo -no un cáncer de piel superficial o un carcinoma ductal de mama-, sino un cáncer grave, es de aproximadamente el 40 por ciento. A dos de cada cinco personas nos diagnosticarán un cáncer a lo largo de nuestra vida. ¿Qué podemos hacer para reducir el riesgo? Solo un 5 por ciento de los cánceres están causados por genes problemáticos heredados de nuestros padres. El 95 por ciento restante se debe a mutaciones del ADN que adquirimos a lo largo de nuestra vida. Por ejemplo, según un análisis genético del cáncer de pulmón, los fumadores pueden adquirir una media de una mutación del ADN por cada 15 cigarrillos fumados. Fumar es malo, pero la causa número uno de estas mutaciones es nuestra dieta, y eso sin incluir los cánceres atribuidos a la obesidad.

Tengo montones de vídeos sobre enfoques dietéticos para prevenir el cáncer. Pero, ¿y si ya lo tiene? A veces, profesionales bienintencionados aconsejan a los pacientes con cáncer que “coman lo que quieran”. Dadas las limitaciones de tiempo a las que se enfrentan los médicos, puede ser comprensible que el oncólogo tratante -el médico que trata el cáncer- se muestre reacio a entablar una conversación sobre nutrición. Pero dado el papel fundamental que puede desempeñar la dieta, quizá debería ser una parte esencial de su trabajo poder responder a las preguntas de los pacientes sobre nutrición antes y después del tratamiento oncológico y no caer en el poco útil “en realidad no importa, coma lo que quiera”, que puede no ser lo mejor para el paciente.

La recomendación oficial del Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, una de las principales autoridades en materia de dieta y cáncer, es que los enfermos de cáncer sigan la misma dieta que ayuda a evitar que el cáncer arraigue en primer lugar. Eso significa más cereales integrales, verduras, frutas y legumbres, y limitar la comida rápida, los alimentos procesados, la carne, los refrescos y el alcohol. Otras autoridades oncológicas han formulado recomendaciones similares: más fruta, verdura, cereales integrales y legumbres, y menos sal, azúcar, carne y alcohol.

Los supervivientes de cáncer que siguen estas directrices parecen vivir significativamente más, o al menos las mujeres de más edad, el único grupo en el que se ha estudiado hasta ahora.

Añaden que hay ciertos alimentos que pueden ser beneficiosos en el tratamiento del cáncer, como las judías, las bayas, las verduras crucíferas, las semillas de lino, el ajo, el té verde, los tomates y otros, pero subrayan que no se trata de un único alimento o componente mágico, sino de la combinación de alimentos en una dieta predominantemente vegetal.

Estas son algunas de las dietas más populares entre los pacientes con cáncer. La llamada dieta alcalina obtiene buenas puntuaciones por centrarse en los vegetales y animar a la gente a reducir los alimentos de origen animal. La dieta ceto es la peor, aunque obtiene puntos por mantener a la gente alejada de los cereales refinados, el alcohol y los refrescos. Las dietas macrobióticas se llevan la palma, ya que son las que más se acercan a una dieta integral basada en los alimentos vegetales, centradas en cereales integrales, verduras y legumbres, aunque pueden no aconsejar suficiente fruta. Las dietas paleo son mixtas, con insuficientes cereales integrales, legumbres y demasiada carne. La dieta vegana empieza con fuerza, pero no excluye necesariamente todo tipo de comida basura vegana. ¿Has puesto a prueba alguna de estas dietas?

He hecho un vídeo, “¿Es la ceto una dieta eficaz contra el cáncer?” sobre el abyecto fracaso de la dieta ceto. La dieta alcalina se probó en once pacientes con cáncer de pulmón. Vivieron una media de 28 meses y medio, que es aproximadamente un 40 por ciento más de lo que la mayoría de los pacientes han vivido históricamente, pero no había un grupo de control directo. La única dieta probada en un ensayo controlado aleatorio para revertir la progresión del cáncer fue el programa de estilo de vida basado en plantas de alimentos integrales del Dr. Dean Ornish, que he cubierto antes en mi video, “Cómo no morir de cáncer”.

La mayoría de los ensayos controlados aleatorios realizados hasta la fecha sobre la dieta y el cáncer son como este: estudios de viabilidad solo para ver si podemos conseguir que los pacientes con cáncer coman más sano, y punto. De lo contrario, ¿qué sentido tiene realizar el estudio? En un estudio, los investigadores descubrieron que podían conseguir que los pacientes con cáncer de cabeza y cuello aumentaran la ingesta de verduras de hoja verde y crucíferas a nueve tazas a la semana. Así que, al menos, es algo que se puede probar. Pero aún no tenemos datos sobre los resultados. Pero, ¿por qué esperar? ¿Cuál es el inconveniente de intentar comer más sano? Puede que incluso le salve la vida de alguna otra forma.

Las enfermedades cardiovasculares compiten con el cáncer de mama como principal causa de muerte entre las mujeres mayores diagnosticadas de esta enfermedad. Los investigadores realizaron un seguimiento de más de 60.000 mujeres mayores de 65 años diagnosticadas de cáncer de mama durante una media de nueve años, momento en el que la mitad había fallecido. Y la principal causa de muerte fueron las enfermedades cardiovasculares, por delante del cáncer de mama. Por tanto, elegir una dieta sana basada en alimentos vegetales integrales -la única dieta que ha demostrado revertir las enfermedades cardiacas en la mayoría de los pacientes- puede salvarle la vida, tenga o no cáncer.

Publicado originalmente en NutritionFacts.org.

Referencias:

Frenkel M, Sierpina V, Sapire K. Efectos de la medicina complementaria e integrativa en la supervivencia al cáncer. Curr Oncol Rep. 2015;17(5):445.

Longo VD, Lieber MR, Vijg J. Genes antienvejecimiento contra el cáncer. Nat Rev Mol Cell Biol. 2008;9(11):903-910.

Whitman MM. El paciente hambriento: cuidados de apoyo para personas con cáncer. Clin J Oncol Nurs. 2000;4(3):121-5.

Wallace TC, Bultman S, D’Adamo C, et al. Nutrición personalizada en la alteración del cáncer: actas de la reunión anual 2017 del Colegio Americano de Nutrición. J Am Coll Nutr. 2019;38(1):1-14.

Coussens LM, Zitvogel L, Palucka AK. Neutralizar la inflamación crónica promotora de tumores: ¿Una bala mágica? Science. 2013;339(6117):286-291.

Pleasance ED, Stephens PJ, O’Meara S, et al. Un genoma de cáncer de pulmón de células pequeñas con firmas complejas de exposición al tabaco. Nature. 2010;463(7278):184-190.

Inoue-Choi M, Robien K, Lazovich D. La adhesión a las directrices WCRF/AICR para la prevención del cáncer se asocia con una menor mortalidad entre las mujeres mayores supervivientes de cáncer. Prevención de marcadores biológicos y epidemiología del cáncer. 2013;22(5):792-802.

Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer/Instituto Americano para la Investigación del Cáncer. Dieta, nutrición, actividad física y cáncer: una perspectiva mundial. Informe de expertos del proyecto de actualización continua 2018.

Hamaguchi R, Okamoto T, Sato M, Hasegawa M, Wada H. Efectos de una dieta alcalina en la terapia EGFR-TKI en CPNM con mutación EGFR positiva. Anticancer Res. 2017;37(9):5141-5145.

Ornish D, Weidner G, Fair WR, et al. Los cambios intensivos en el estilo de vida pueden afectar a la progresión del cáncer de próstata. J Urol. 2005;174(3):1065-9.

Zick SM, Snyder D, Abrams DI. Ventajas y desventajas de las estrategias dietéticas populares entre los pacientes con cáncer. Oncology (Williston Park, NY). 2018;32(11):542-7.

Vernieri C, Nichetti F, Raimondi A, et al. Dieta y suplementos en la prevención y el tratamiento del cáncer: Evidencias clínicas y perspectivas futuras. Crit Rev Oncol Hematol. 2018;123:57-73.

Crowder SL, Frugé AD, Douglas KG, et al. Resultados de viabilidad de un ensayo clínico aleatorizado piloto para aumentar la ingesta de crucíferas y verduras de hoja verde en sobrevivientes de cáncer de cabeza y cuello después del tratamiento. J Acad Nutr Diet. 2019;119(4):659-671.

Patnaik JL, Byers T, DiGuiseppi C, Dabelea D, Denberg TD. La enfermedad cardiovascular compite con el cáncer de mama como la principal causa de muerte para las mujeres mayores diagnosticadas con cáncer de mama: un estudio de cohortes retrospectivo. Cáncer de mama Res. 2011;13(3).

Esselstyn CB. Una dieta basada en plantas y la enfermedad arterial coronaria: un mandato para una terapia eficaz. J Geriatr Cardiol. 2017;14(5):317-320.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times. Epoch Health da la bienvenida a la discusión profesional y al debate amistoso. Para enviar un artículo de opinión, siga estas directrices y envíelo a través de nuestro formulario aquí.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.