La NASA revela cuánto se descongeló el Ártico en este verano

22 de Septiembre de 2017 Actualizado: 22 de Septiembre de 2017

Al final de este verano la NASA y el NSIDC (Centro nacional de datos de nieve y hielo) en la Universidad de Colorado, han reportado que en este Septiembre 13, el hielo marino del Ártico ha alcanzado el octavo nivel más bajo desde 1978, que comenzaron las observaciones con 4,64 millones de kilómetros cuadrados.

La capa de hielo del Ártico, que congela gran parte del mar del Ártico y de los mares cercanos, sirve como una especie de aire acondicionado para el planeta ya que con su gran cobertura blanca refleja en gran medida el calor irradiado por el sol y así evita que la tierra se recaliente.

Esta capa va cambiando a medida que cambian las estaciones del año, haciéndose más grande en el otoño e invierno del norte y más pequeña en la primavera y el verano del norte. Sin embargo, esta capa del ártico, en cada verano (cuando alcanza el mínimo en septiembre) se vuelve cada vez mas pequeña cada año, debido a las altas temperaturas. Aún más, la extensión promedio mínima de hielo marino en 2017 es de 1,58 millones de kilómetros cuadrados, está por debajo del promedio mínimo que era de 1981-2010.

“La cantidad de hielo que queda al final del verano en un año determinado depende del estado de la capa de hielo a principios del año y de las condiciones climáticas que afectan al hielo” dijo Claire Parkinson, climatóloga del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Las condiciones climáticas no han sido particularmente dignas de mención este verano. El hecho de que todavía terminamos con bajas extensiones de hielo marino es porque las condiciones de hielo de la línea de base hoy son peores que la línea de base hace 38 años”.

Los tres años con las capas de hielo más bajas del Ártico registradas – 2012, 2016 y 2007 – experimentaron condiciones climáticas inusuales, incluyendo fuertes tormentas de verano que martillaron la cubierta de hielo y aceleraron su derretimiento.

“El hecho de que el hielo marino del Ártico disminuya no fue tan impactante porque se esperaba esto con un clima calentándose cada vez más, aunque la tasa global de disminuciones fue mayor de lo que la mayoría de los modelos habían pronosticado” dijo Parkinson.

El análisis de las extensiones de hielo marino antártico y ártico mes a mes a través del registro de satélite muestra que a nivel mundial la Tierra ha estado perdiendo hielo marino desde finales de los 70 en cada parte del ciclo anual de crecimiento y decaimiento del hielo. “De hecho, este año, cada mes desde enero a agosto experimentó un nuevo récord mensual más bajo en las extensiones globales de hielo marino”, dijo Parkinson.

Todo esto hace que nos cuestionemos sobre nuestro papel en la Tierra y sobre qué estamos haciendo para ayudar o empeorar el calentamiento global. Muchos animales como los osos polares, dependen del hielo ártico para su subsistencia; sin hielo, ni siquiera tendrían un lugar donde vivir y lo más probable es que puedan desaparecer en poco tiempo. ¡El poder de cambiarlo está en tus manos!

TE RECOMENDAMOS