La niña migrante de 7 años murió de shock séptico después de cruzar la frontera, informa hospital

Por Zachary Stieber - La Gran Época
17 de Diciembre de 2018 Actualizado: 17 de Diciembre de 2018

La niña guatemalteca de 7 años que entró ilegalmente a Estados Unidos con su padre probablemente murió de shock séptico, dijeron las autoridades del hospital.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo que un formulario del Hospital Infantil de Providence, al que Jakelin Maquin fue transportada en ambulancia aérea el 7 de diciembre, indicaba que había muerto de un shock séptico.

La sepsis ocurre cuando la respuesta normal del cuerpo ante una infección está desequilibrada, provocando cambios que pueden dañar múltiples sistemas orgánicos, según la Clínica Mayo. La afección algunas veces lleva a que se presente shock séptico.

“La sepsis varía de menos severa a más severa. A medida que la sepsis empeora, el flujo sanguíneo a los órganos vitales, como el cerebro, el corazón y los riñones, se deteriora. La sepsis también puede hacer que se formen coágulos de sangre en sus órganos y en sus brazos, piernas, dedos de las manos y de los pies, lo que lleva a diversos grados de insuficiencia orgánica y a la muerte de tejidos (gangrena)”, señaló la clínica.

“La mayoría de la gente se recupera de una sepsis leve, pero la tasa media de mortalidad por shock séptico es del 40 por ciento”.

La declaración del Departamento de Seguridad Nacional, obtenida por NBC, señaló que el padre de Jakelin, Nery Caal, de 29 años, estaba con su hija cuando ella falleció el 8 de diciembre, menos de 24 horas después de su llegada al hospital.

Aduana y Protección Fronteriza planificó una autopsia de Jakelin, pero el proceso podría tomar días o semanas.

Ambas agencias han iniciado investigaciones sobre la muerte.

Las autoridades señalaron que Caal insistió en que su hija no tenía problemas de salud durante un examen inicial después de que ambos fueron detenidos junto con otros 161 migrantes en el desierto de Nuevo México.

“La evaluación inicial no reveló evidencia de problemas de salud”, dijo el Departamento de Seguridad Nacional. “Durante la revisión, el padre negó que tanto él como su hija estuvieran enfermos.”

Caal firmó un formulario afirmando que su hija no tenía problemas de salud en ese momento.

Llevada de urgencia al hospital

Después de unas ocho horas en el remoto Puerto de Entrada de Antelope Wells, Jakelin y Caal fueron asignados en un autobús a las 4:30 a.m. para viajar a Lordsburg, la estación de la Patrulla Fronteriza más cercana, a unas 95 millas de distancia.

Un autobús anterior llevó a la estación a menores no acompañados.

Caal le dijo a los agentes de la Patrulla Fronteriza que su hija se enfermó y comenzó a vomitar alrededor de las 5 a.m. Cuando el autobús llegó a Lordsburg alrededor de las 6:30 a.m., dijo que la niña no estaba respirando. Fue atendida por médicos de emergencia que habían sido llamados a la estación y fue trasladada a Providence en ambulancia aérea.

La niña fue reanimada después de sufrir un paro cardíaco, pero murió menos de 24 horas después.

Caal dijo el fin de semana que los agentes de la Patrulla Fronteriza hicieron todo lo posible para salvar a su hija.

El cónsul guatemalteco Tekandi Paniagua dijo el 15 de diciembre que el hombre “no tiene ninguna queja sobre cómo los agentes de la Patrulla Fronteriza lo trataron a él y a su hija”.

Pero Caal negó la información que decía que no había alimentado ni dado agua a su hija durante días antes de que fueran detenidos, diciendo que era falsa.

“El padre de Jakelin cuidó a Jakelin, se aseguró de que tuviera suficiente comida y agua”, dijeron sus abogados en una declaración. “No había sufrido de falta de agua o comida antes de acercarse a la frontera.”

Los agentes de la Patrulla Fronteriza ofrecieron alimentos y agua a la familia, y tuvieron acceso a los baños en Antelope Wells.

Hogan Gidley, portavoz de la Casa Blanca, dijo a los periodistas la semana pasada que la situación es una tragedia.

“Nuestros corazones están con la familia y con cualquiera que haya sufrido cualquier tipo de peligro y riesgo que se ven tan a menudo cuando hacen ese viaje desde la frontera sur”, dijo Gidley.

El Departamento de Seguridad Nacional señaló anteriormente que la entrada ilegal en Estados Unidos es peligrosa y que los migrantes solo deben entrar por los puertos oficiales de entrada.

“Cada año la Patrulla Fronteriza salva a cientos de personas que son superadas por los elementos entre nuestros puertos de entrada. Desafortunadamente, a pesar de nuestros mejores esfuerzos y los mejores esfuerzos del equipo médico que trató a la niña, no pudimos detener esta tragedia”, dijo el departamento en una declaración.

“Una vez más, rogamos a los padres que no se pongan a sí mismos o a sus hijos en peligro al intentar entrar ilegalmente.”

***

Mira a continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS