La nueva estrategia de la OTAN se enfrenta por primera vez al ‘ascenso de China’: Experto

Por Andrew Thornebrooke
23 de Enero de 2022 4:33 PM Actualizado: 23 de Enero de 2022 4:33 PM

La próxima guía estratégica publicada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) tendrá como objetivo hacer frente a la expansión de la influencia china en el extranjero. Será la primera vez que la alianza haga de China una prioridad estratégica. Los expertos dicen que será necesario un compromiso firme y basado en principios.

El Concepto Estratégico 2022 será solo la cuarta estrategia no clasificada lanzada por la OTAN. El último se publicó en 2010. Está previsto que se adopte en junio de este año en la Cumbre de Madrid.

El Concepto Estratégico es el segundo documento más importante de la OTAN, después del Tratado de Washington de 1949 que constituyó la base legal de la alianza. Reafirma los valores y el propósito de la OTAN, proporciona una evaluación colectiva del entorno de seguridad actual y guía el desarrollo político y militar de la OTAN.

Eso hace que la aparición de China como prioridad estratégica sea un acontecimiento importante.

El año pasado, los líderes de la alianza de 30 naciones acordaron por primera vez que la República Popular China (RPC) planteaba un desafío sistémico al orden internacional. Con ese fin, publicaron el Comunicado de la Cumbre de Bruselas, en el que describen su comprensión compartida de la República Popular China y sus acciones a nivel mundial.

“Las ambiciones declaradas y el comportamiento asertivo de China presentan desafíos sistémicos para el orden internacional basado en reglas y para áreas relevantes para la seguridad de la Alianza”, dice el comunicado.

“Hacemos un llamado a China para que cumpla con sus compromisos internacionales y actúe de manera responsable en el sistema internacional, incluso en los dominios espacial, cibernético y marítimo, de acuerdo con su papel como una potencia importante”.

Más vale tarde que nunca

Si bien es probable que muchos acojan con beneplácito el nuevo enfoque en China, los expertos y los miembros de la OTAN son muy conscientes de que ha habido una creciente frustración por la aparente lentitud de la OTAN para responder a las operaciones del régimen chino.

Stefanie Babst, miembro asociado senior de la Red Europea de Liderazgo, un grupo de líderes que trabajan en temas políticos y de seguridad, habló el 19 de enero sobre la lenta respuesta de la OTAN a la creciente amenaza de Beijing durante un seminario web organizado por la German Marshall Fund of the United States.

“Llegamos tarde”, dijo Babst. “Llegamos tarde al juego”.

Babst afirmó que la OTAN tardó en ver que la influencia maligna de la República Popular China no se limitaba a Asia y en reconocer a China como una verdadera potencia continental con un amplio abanico de herramientas políticas a su disposición.

Queda por ver si la tardanza de la OTAN en aceptar la realidad de una China en ascenso se corrigió a tiempo para evitar la alteración total del orden internacional. En ese sentido, Babst dijo que la mecánica diplomática de la OTAN fue más lenta de lo habitual.

“La OTAN siempre ha llegado un poco tarde en el juego cuando se trata de reconocer que realmente hay algo importante en el horizonte estratégico”, agregó Babst. “Pero en el caso de China, creo que hemos llegado especialmente tarde”.

Sin embargo, el estado de ánimo del seminario web parecía reflejar la frase “más vale tarde que nunca”, y Babst destacó lo que ella consideraba muchos puntos de intereses mutuos o convergentes en los que la OTAN y el régimen chino podrían trabajar juntos.

Destacó el control de armas, el terrorismo, la seguridad cibernética, el cambio climático y la seguridad marítima como escenarios propicios para el compromiso mutuo.

Y lo que es más importante, dijo Babst, estas cuestiones podrían abordarse de una forma significativa y orientada a la misión, sin empantanarse en demasiadas discusiones de alto nivel.

Con respecto al cambio climático, por ejemplo, Babst señaló que la OTAN y la República Popular China podrían participar directamente en la respuesta planificada a emergencias civiles y desastres. Mientras tanto, el control de armas podría abordarse con tratados específicos entre naciones individuales.

Babst señaló que, si bien el régimen chino históricamente había preferido las relaciones bilaterales a las relaciones multilaterales, sus dirigentes son cada vez más adeptos a enfrentar a otras organizaciones multilaterales, como la OTAN.

Con ese fin, dijo que sería necesario crear un marco conjunto para abordar de manera efectiva las intrusiones malignas en los sistemas internacionales por parte de la República Popular China.

Se necesita un “compromiso basado en principios”

Entonces, una de las mayores dificultades que enfrenta ahora la OTAN es equilibrar su necesidad de defenderse de la agresión del régimen chino con su deseo de involucrar a Beijing en un trabajo internacional significativo.

Para eso, se espera que el Concepto Estratégico proporcione una guía importante.

“El Concepto Estratégico reafirma los valores, el propósito y las tareas generales de la OTAN y, lo que es muy importante, brinda una evaluación colectiva aliada de nuestro entorno de seguridad”, dijo Robert Dresen, asesor de planificación de políticas en la sede de la OTAN, durante el seminario web.

Dresen señaló que la integración de China dentro de la comunidad global, tanto económica como diplomáticamente, significaba que era necesario un compromiso real y que se debía evitar la agresión abierta, excepto donde fuera estrictamente inevitable.

“China es cada vez más activa en nuestra propia región y en las regiones que nos rodean”, dijo Dresen. “China está afectando al orden internacional basado en normas. Y, como tal, tenemos la obligación de considerarlo y desarrollar una estrategia al respecto”.

Por eso la política que la OTAN está desarrollando respecto a la RPC es amistosa pero firme.

Los líderes de la alianza deberán abstenerse de la hostilidad, pero también mantenerse firmes, dijo Dresen. Deberán evitar buscar peleas, pero ser realistas en sus expectativas sobre temas candentes. Además, deberán defender los valores sobre los que se construyó la alianza: libertad, democracia, derechos humanos y estado de derecho.

Dresen dijo que eso exigiría un compromiso más efectivo con los socios de la alianza en la región.

“Es muy importante que la OTAN intensifique su compromiso con nuestros socios y con otras partes interesadas en la región del Indo-Pacífico”, dijo Dresen.

Señaló que Australia, Japón, Nueva Zelanda, Corea del Sur eran socios clave con los que sería necesario consultar de cerca. A otras naciones como Singapur e India, dijo, se les debe acercar para ampliar el diálogo a través de nuevos foros.

“Estas conversaciones también son muy importantes a medida que avanzamos en trazar un camino hacia China, porque estos países entienden muy bien el comportamiento de China y podemos aprender mucho de ellos”, dijo Dresen.

Dresen subrayó, sin embargo, que, aunque los aliados estaban llegando a un consenso sobre cómo integrar su enfoque a la República Popular China, la OTAN no tenía la ambición de ir más allá de su misión como organización transatlántica.

“La OTAN no tiene la ambición de convertirse en un jugador militar en la región del Indo-Pacífico”, dijo Dresen. “Pero las acciones chinas y las ambiciones estatales tienen un impacto en la configuración de seguridad, tanto en nuestras áreas aliadas como adyacentes a ellas”.

“Hablamos de una aproximación a China que no es de confrontación, sino realista, y que asegura que la alianza será capaz de hacer frente al ascenso de China en los próximos años”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.