La percepción de China empeora entre los estadounidenses

Por Emel Akan
19 de Agosto de 2019 Actualizado: 19 de Agosto de 2019

WASHINGTON – La opinión pública de Estados Unidos sobre China se volvió muy negativa en medio de las crecientes tensiones comerciales entre las dos economías más grandes del mundo.

Sesenta por ciento de los estadounidenses tienen hoy una visión desfavorable de China, frente al 47 por ciento en 2018, según una encuesta del Pew Research Center publicada el 13 de agosto. Esto marcó el nivel más alto desde el inicio de la encuesta en 2005.

Más estadounidenses también ven a China como una de las principales amenazas.

“Alrededor de un cuarto de los estadounidenses -el 24 por ciento- nombra a China como el país o grupo que representa la mayor amenaza para Estados Unidos en el futuro, el doble de lo que se dijo en 2007”, escribió Pew Research.

Esto vincula a China con Rusia como el país más citado como una amenaza para Estados Unidos, mientras que solo el 12 por ciento de los encuestados considera a Corea del Norte como una de las principales amenazas futuras.

La encuesta realizada entre mediados de mayo y junio entre 1503 adultos también encontró que más del 80 por ciento de los estadounidenses creen que el creciente poder militar de China es malo para Estados Unidos. Sin embargo, no están tan preocupados por la creciente fortaleza económica de China. Más estadounidenses creen que la creciente economía de China es buena para Estados Unidos que los que creen que es mala.

La encuesta también muestra que hay un consenso entre las líneas partidarias sobre las opiniones con respecto a China.

“Mientras que tanto los republicanos como los demócratas tienen opiniones desfavorables sobre China, las opiniones de los republicanos son algo más negativas”, declaró Pew Research. El setenta por ciento de los republicanos ven a China bajo una luz negativa en comparación con el 59 por ciento de los demócratas.

La imagen de China entre los estadounidenses fluctuó a lo largo de los años. Durante el primer mandato del presidente Barack Obama, las opiniones positivas superaron a las negativas. Sin embargo, las opiniones negativas han predominado desde entonces, según el estudio de Pew.

“Mantenerse firme con China”

Durante años, Washington acusó a China de robar tecnologías clave y propiedad intelectual a empresas estadounidenses utilizando diversas tácticas que incluyen el robo físico y cibernético y la transferencia forzada de tecnología.

Después de asumir el cargo en 2017, el presidente Donald Trump trató de adoptar una postura más firme con respecto a las políticas proteccionistas y distorsionadoras del comercio de Beijing. Lanzó una campaña arancelaria a principios de 2018 como parte de una estrategia para poner fin a las prácticas comerciales desleales de China. En lugar de abordar las preocupaciones de Estados Unidos, Beijing respondió a los aranceles de Estados Unidos con aranceles sobre los productos estadounidenses, comenzando por la soja y otros productos agrícolas.

La guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo se intensificó en los últimos meses, ya que el régimen chino no cumplió con sus promesas.

A principios de agosto, Trump anunció que impondría aranceles del 10 por ciento sobre otros 300.000 millones de dólares en productos chinos, además de los gravámenes del 25 por ciento ya existentes sobre 250.000 millones de dólares de importaciones chinas. Sin embargo, el 13 de agosto la administración Trump postergó aplicar la medida del 1 de septiembre al 15 de diciembre.

En un esfuerzo por mitigar el efecto de los aranceles estadounidenses, China devaluó recientemente su moneda, lo que llevó a Estados Unidos a calificar a Beijing de manipulador de divisas. El renminbi chino se debilitó a su nivel más bajo desde 2008. Un yuan más barato en relación con el dólar estadounidense ayuda a Beijing a compensar el aumento de los aranceles estadounidenses al reducir el costo de los productos chinos. La reciente manipulación de la moneda china ha abierto un nuevo frente en la guerra comercial.

“Ayer tuvimos una muy buena charla con China”, dijo Trump a los periodistas el 13 de agosto.

“De nuevo, han dicho esto muchas veces; han dicho que van a comprar productos agrícolas. Hasta ahora, me han decepcionado con la verdad. No han sido sinceros”.

Trump acusó repetidamente al régimen chino de dar marcha atrás en sus compromisos y retrasar las conversaciones con la esperanza de llegar a un acuerdo comercial más favorable con un presidente demócrata después de las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos.

Sin embargo, las voces de ambos partidos norteamericanos han estado instando a Trump a tomar medidas enérgicas contra los abusos comerciales chinos. Demócratas clave como el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, han apoyado repetidamente al presidente y le han instado a “mantenerse firme con China”.

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS