La persecución a Falun Dafa en China es un abuso ‘espantoso e inaceptable’ de los derechos humanos, dicen legisladores de EE.UU.

Por Eva Fu
26 de Julio de 2019 Actualizado: 26 de Julio de 2019

La Comisión Ejecutiva del Congreso de Estados Unidos sobre China (CECC por sus siglas en inglés) criticó al régimen comunista chino por su constante persecución a los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa.

“Durante los últimos veinte años, los practicantes de Falun Gong han experimentado espantosos e inaceptables abusos contra los derechos humanos en China”, dice una declaración de la CECC fechada el 20 de julio.

Ese día marcó el 20º aniversario del inicio de la persecución contra la práctica por parte del régimen chino.

Basado en antiguas tradiciones budistas y taoístas, Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, consiste en una serie de ejercicios de meditación y un conjunto de enseñanzas morales basadas en los principios universales de Verdad, Benevolencia y  Tolerancia. La disciplina se hizo muy popular en China en la década de 1990; entre 70 y 100 millones de personas la practicaban al final de esa década, según estimaciones oficiales de ese período.

Durante la campaña de persecución, hacer ejercicios de Falun Dafa en parques públicos y difundir materiales sobre la práctica se convirtió en un acto peligroso en China. Aquellos que se negaban a renunciar a su fe fueron objeto de frecuentes hostigamientos, detenciones arbitrarias, encarcelamientos, trabajos forzados, torturas y presiones financieras.

Minghui.org, un sitio web estadounidense dedicado a documentar la persecución a Falun Dafa, verificó los nombres de más de 4300 practicantes que murieron torturados, aunque se cree que la cifra real es mucho más alta debido a la dificultad de obtener información dentro de China.

“En este triste aniversario, el gobierno chino debería poner fin a la persecución a Falun Gong y permitir una investigación independiente y transparente de la ONU sobre los abusos a los derechos humanos sufridos por Falun Gong en las últimas dos décadas”, declaró la CECC.

La semana pasada, practicantes de Falun Dafa en Estados Unidos presentaron al Departamento de Estado de los EE. UU. una lista de funcionarios chinos involucrados en la persecución, e instaron al gobierno federal a denegar las visas a tales personas, según un comunicado del 23 de julio de Minghui.org.

“En los últimos 20 años, el número de perpetradores es probablemente de decenas de miles en todo el país”, dijo a La Gran Época Lai Shantao, presidente de la Asociación Falun Dafa de Washington, el 23 de julio.

Jim McGovern, representante demócrata por Massachusetts que preside la comisión, pidió al público que exija el fin de la persecución.

“Cada uno de nosotros debe defender de manera fuerte y clara los derechos y la dignidad de todas las personas. Eso significa llamar la atención sobre los abusos de los derechos humanos y exigir cambios”, dijo McGovern en un tuit el 22 de julio, adjuntando la declaración.

La declaración también pide al régimen chino que “respete la libertad de todos los practicantes de Falun Gong para mantener sus creencias y su derecho a practicar (…) tal y como están garantizados por las normas internacionales de derechos humanos y la propia Constitución de China”.

Mencionando a dos practicantes de Falun Dafa, Deng Cuiping de la provincia de Yunan y Zuo Hongtao de la provincia de Hebei, que están encarcelados con una sentencia de seis y trece años respectivamente, la CECC instó al régimen chino a “liberarlos inmediata e incondicionalmente” a ellos y a “muchos otros practicantes de Falun Gong”.

“El derecho a vivir libremente su fe de acuerdo a su conciencia es fundamental para el espíritu humano”, dijo el senador republicano por Florida, Marco Rubio, copresidente de la CECC, en un tuit el 22 de julio.

Rubio es uno de los 19 patrocinadores de la Res.274, presentada al Senado el 11 de julio para expresar su solidaridad con los practicantes de Falun Dafa. Prometió continuar abogando por la libertad religiosa y asegurarse de que el tema “siga siendo una pieza central de la política exterior de Estados Unidos”.

“Es un imperativo tanto moral como de seguridad”, dijo Rubio en el tuit.

***

¿Sabías?

Desde el 20 de julio de 1999 el comunismo chino lucha por eliminar 100 millones de personas

TE RECOMENDAMOS