La persecución religiosa es una crisis mundial que requiere acción urgente, dice embajador de EE.UU.

Por Cathy He
17 de Julio de 2019 Actualizado: 17 de Julio de 2019

WASHINGTON–La represión de las personas de fe es una crisis global que recibe muy poca atención, dijo el Embajador General de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback, el 16 de julio.

Brownback dijo que la administración de Trump se ha comprometido a contrarrestar la persecución religiosa en todo el mundo, en declaraciones pronunciadas el día de la inauguración de la segunda Conferencia Ministerial anual para promover la libertad religiosa organizada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos en Washington.

“Esta administración ve el asesinato, los encarcelamientos, el hostigamiento y la persecución sobre la base de las creencias religiosas de todo el mundo”, dijo Brownback. “Y lo vemos como una crisis global que ha recibido muy poca atención, una crisis global que estamos decididos a revertir”.

Mientras que la mayoría de personas en el mundo profesan una fe, el 80 por ciento de las personas vive en un lugar que restringe la religión, dijo Brownback.

“Ya es hora de eliminar estas restricciones religiosas”, dijo.

El secretario de Estado de los EE.UU., Mike Pompeo, pronuncia un discurso de bienvenida en la Reunión Ministerial para Promover la Libertad Religiosa en el Departamento de Estado en Washington el 16 de julio de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Época)

La conferencia de tres días marca el evento de libertad religiosa más grande del mundo, según el Departamento de Estado, y reúne a más de 1000 líderes de la sociedad civil y religiosos de docenas de países.

“Tenemos [presentes en el evento a] personas de la sociedad civil y [grupos] de cristianos, musulmanes, judíos, hindúes, sikh, budistas, Falun Gong y otros orígenes seculares”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en sus comentarios iniciales.

“Quiero agradecer a todos los que han dedicado una parte de su vida a ayudar a los perseguidos y a defender el derecho inalienable a practicar su religión y a seguir su conciencia y cuidar su alma”.

Pompeo también expresó su esperanza en que la conferencia informara sobre el trabajo de la recientemente lanzada Comisión de Derechos Inalienables, un comité de expertos, activistas y legisladores encargados de brindar asesoramiento a la secretaria sobre cómo interpretar los derechos humanos sobre la base de los principios fundamentales de la nación y la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

Enfoque en China

Mientras que más de 100 delegaciones extranjeras fueron invitadas a la reunión, los infractores atroces de la libertad religiosa como China, Irán y Pakistán no lo fueron.

Durante las últimas dos décadas, el Departamento de Estado ha designado a China como un “país de especial preocupación”, lo que significa que se involucra en “violaciones sistemáticas, continuas y [notables] de la libertad religiosa”.

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, habló en un panel de discusión en la conferencia y dijo que dada la influencia económica de China, la enorme escala de las violaciones de la libertad religiosa en el país es un “desafío a la conciencia del mundo”.

“A menos que estemos dispuestos a hablar en contra de los derechos humanos y las violaciones de la libertad religiosa en China, perdemos toda autoridad moral para hablar de ello en cualquier otro lugar del mundo”, dijo Pelosi.

Pompeo, hablando en la publicación del informe anual del departamento sobre la libertad religiosa global en junio, criticó al Partido Comunista Chino (PCCh) por su “extrema hostilidad a todas las religiones desde su fundación”.

“El PCCh exige que solo el Partido sea llamado Dios”, dijo en ese momento.

“En China, la intensa persecución de muchas religiones por parte del gobierno; practicantes de Falun Gong, cristianos y budistas tibetanos entre ellos, es la norma”.

El embajador Sam Brownback (I) organiza la sesión sobre Retos de Libertad Religiosa en China, con la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el excongresista Frank Wolf en la segunda Conferencia Ministerial para Promover la Libertad Religiosa en Washington, el 16 de julio de 2019. (Lynn Lin/La Gran Época)

El exrepresentante de los Estados Unidos Frank Wolf, quien ha sido un defensor de la libertad religiosa en todo el mundo, dijo en la conferencia que los abusos en China son los peores en 30 años.

Entre las transgresiones del régimen se encuentran la cooptación de la iglesia católica, la detención masiva de más de 1 millón de uigures y otras minorías musulmanas en la región de Xinjiang en campos de internamiento y el “genocidio cultural” de los budistas tibetanos, dijo Wolf.

Wolf también se refirió a la sustracción forzada de órganos por parte de los adherentes a la práctica espiritual de Falun Gong que están encarcelados por sus creencias.

“Ahora es peor que antes cuando lidié con estos problemas”, dijo Wolf.

La situación se ha deteriorado porque Estados Unidos, y en particular la comunidad empresarial, no se ha pronunciado lo suficiente como lo había hecho anteriormente contra la Unión Soviética durante los años 70 y 80, dijo Wolf.

Pelosi dijo que después de la masacre de la Plaza Tiananmen en 1989, ella y otros legisladores abogaron para que China fuera despojada de un estado de comercio preferencial con los Estados Unidos. Pero recibió un rechazo significativo de la comunidad empresarial, que argumentaba que la apertura económica conduciría a mayores libertades.

Treinta años después, esto no se ha solucionado, dijo Pelosi. Mientras tanto, el déficit comercial de los Estados Unidos con China ha aumentado de USD 5 mil millones al año a USD 5 mil millones a la semana, agregó.

“Lo que ellos [grupos de interés comercial] estaban sugiriendo no funcionó, pero no se responsabilizan de ello”, dijo Pelosi.

Wolf dijo que las compañías extranjeras que trabajan con el régimen chino para desarrollar tecnologías utilizadas para su represión de grupos religiosos, como la tecnología de vigilancia masiva y la inteligencia artificial, deben ser consideradas.

“Ninguna empresa en Occidente debería cooperar con los chinos para hacer esto”, dijo. “Creo que deberían ser demandados”.

La gente debería presentar demandas contra tales compañías y los daños deberían ser otorgados a grupos de víctimas, como los uigures, los tibetanos y los practicantes de Falun Gong, dijo Wolf.

Pelosi apoyó la propuesta y dijo que las empresas deben ser convocadas para ayudar a los abusos de los derechos humanos.

“Tenemos que hacer brillar una luz intensa y decir: ‘Ustedes son cómplices de acciones muy malvadas’. ¿Quieren ser conocidos por eso?”, dijo.

Descubre a continuación

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

TE RECOMENDAMOS