La pesadilla de Biden: Aumenta la presión sobre su aptitud mental tras un perjudicial informe del DOJ

La Casa Blanca atacó los comentarios del abogado especial, calificándolos de "sin fundamento" y "políticamente motivados".

Por Emel Akan
10 de Febrero de 2024 11:46 AM Actualizado: 10 de Febrero de 2024 12:34 PM

El presidente Joe Biden ha tenido probablemente una de las semanas más difíciles de su vida política: su agudeza mental se puso en duda por un informe del abogado especial que detalla casos de falta de memoria.

El informe del abogado especial Robert Hur, publicado el jueves, encontró pruebas de que el presidente Biden “retuvo voluntariamente” y compartió información altamente clasificada después de su vicepresidencia cuando era un ciudadano privado, pero determinó que las pruebas no apoyaban imputar al presidente.

En su informe de 388 páginas dirigido al fiscal general Merrick Garland, el Sr. Hur también incluyó una evaluación muy crítica de la salud mental del presidente de 81 años, describiéndolo como “un anciano simpático y bienintencionado con mala memoria”.

El informe se refería a la memoria del presidente como “difusa”, “significativamente limitada”, “defectuosa” y “pobre”.

La Casa Blanca atacó las conclusiones del informe sobre la memoria del presidente, calificándolas de “sin fundamento” y “políticamente motivadas”.

Durante una entrevista con la oficina del abogado especial, el presidente Biden mostró mala memoria, ya que no podía recordar el comienzo o el final de su vicepresidencia, según el informe.

El presidente Biden también tuvo problemas para recordar acontecimientos significativos, como el momento de la muerte de su hijo Beau y detalles sobre asuntos importantes como el debate sobre Afganistán, según el informe.

La vicepresidenta Kamala Harris criticó al abogado especial por estar “equivocado en los hechos” en respuesta a la pregunta de un periodista.

“Escuchen, he tenido el privilegio y el orgullo de servir como vicepresidenta de Estados Unidos con Joe Biden como presidente de Estados Unidos. Y lo que vi de ese informe anoche, creo, como exfiscal, los comentarios que hizo ese fiscal: sin fundamento, inexactos e inapropiados”, dijo el viernes.

“Por lo tanto, la forma en que se caracterizó la conducta del presidente en ese informe no podría ser más equivocada en los hechos y, claramente, políticamente motivada”, agregó.

Ian Sams, portavoz de la oficina del abogado de la Casa Blanca, no quiso describir directamente la motivación de Hur, pero afirmó que las opiniones del abogado especial podrían estar influidas por la presión política de los republicanos.

“Los comentarios sin fundamento en el informe son preocupantes, y son inapropiados”, dijo a los periodistas durante una rueda de prensa el viernes.

“Mi memoria está bien”

El presidente Biden se encontraba de visita en el retiro demócrata de la Cámara de Representantes en Virginia cuando se hizo público el informe el jueves por la tarde.

Después de que los comentarios del abogado especial llegaran a los titulares, el presidente se apresuró a convocar una rueda de prensa esa misma tarde para abordar las crecientes preocupaciones en torno a su edad y su memoria.

“Mi memoria está bien”, dijo enfadado el presidente Biden en medio de las intensas preguntas de la prensa.

Arremetió contra el abogado especial por cuestionar su agudeza mental y se alteró al responder a los comentarios del informe sobre su recuerdo de cuándo murió su hijo.

“¿Cómo demonios se atreve a plantear eso?”, dijo.

También contraatacó a Peter Doocy, de FOX News, diciendo: “Mi memoria es tan mala que te dejo hablar”.

Más tarde, la campaña de Biden utilizó el videoclip con esa pregunta y respuesta para su anuncio.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia un discurso en la Sala de Recepciones Diplomáticas de la Casa Blanca, en Washington, el 8 de febrero de 2024. (Nathan Howard/Getty Images)

Los críticos sostienen que el expresidente Donald Trump no se enfrenta a tanto escrutinio mediático en relación con la agudeza mental o los errores verbales como el presidente Biden. Afirman que el expresidente, favorito del Partido Republicano, también ha exhibido preocupantes casos de confusión, como confundir recientemente a Nikki Haley con Nancy Pelosi.

“Yo apoyo a los candidatos en función de sus políticas y resultados políticos, no de su pronunciación”, declaró a The Epoch Times Ann Lewis, estratega demócrata y ex directora de comunicación de la Casa Blanca durante la Administración Clinton. “Por eso apoyo con entusiasmo a Joe Biden”.

Errores verbales

Fue una semana difícil para el presidente Biden. Antes del informe del abogado especial, se enfrentó al escrutinio de la prensa por mencionar a líderes europeos fallecidos mientras hablaba de conversaciones recientes con sus homólogos mundiales.

El presidente Biden, en un discurso el 4 de febrero, confundió al presidente francés Emmanuel Macron con el fallecido líder francés François Mitterrand. También confundió a la ex canciller Angela Merkel con el fallecido líder alemán Helmut Kohl el 7 de febrero.

Mientras defendía su memoria el jueves por la noche, también confundió a los líderes de México y Egipto, refiriéndose al presidente egipcio Abdel Fattah El-Sisi como el “presidente de México”.

Últimamente se ha especulado mucho sobre si el presidente padece demencia. Según Roger Klein, médico y exasesor del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el comportamiento del presidente es “muy preocupante”.

Últimamente se ha especulado mucho sobre si el presidente padece demencia. Según Roger Klein, médico y ex asesor del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el comportamiento del presidente es “muy preocupante.”

“Sin examinarlo realmente y hablar con él directamente, es difícil hacer una afirmación definitiva”, dijo Klein a The Epoch Times.

“Por ejemplo, la presidencia es un trabajo muy duro, y podría estar fatigado. Así que no quiero hacer declaraciones definitivas, pero es muy sospechoso y muy preocupante”, dijo.

“Es sospechoso —especialmente en el contexto de su aspecto general y sus expresiones faciales— de deterioro cognitivo o demencia”, añadió.

El presidente Biden es el presidente en ejercicio de más edad en la historia de Estados Unidos. Si gana la reelección, tendrá 86 años al final de su segundo periodo.

Casi el 76 por ciento de los votantes, incluida la mitad de los demócratas, dicen que les preocupa la falta de salud mental y física de Biden para ser presidente durante un segundo mandato, según la última encuesta de NBC News.

Por el contrario, cuando se le preguntó sobre la elegibilidad del presidente Trump para un segundo mandato a la edad de 77 años, el 48% expresó preocupaciones similares.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, regresa para responder preguntas sobre Israel después de hablar sobre el informe del abogado especial en una sorpresiva modificación de última hora de su agenda del día en la Sala de Recepciones Diplomáticas de la Casa Blanca en Washington el 8 de febrero de 2024. (Mandel Ngan/AFP vía Getty Images)

La salud mental de los expresidentes

David Pietrusza, historiador presidencial, afirma que no es raro que los presidentes se vean sometidos a escrutinio en relación con su salud.

Por ejemplo, recuerda que Woodrow Wilson sufrió una serie de apoplejías que le incapacitaron en 1919-1920. Dwight Eisenhower también sufrió un infarto en 1955 y una operación de ileítis en junio de 1956. Además, los observadores plantearon dudas sobre la capacidad mental de Ronald Reagan hacia el final de su primer mandato.

Tanto Ike como el presidente Reagan ganaron la reelección por una mayoría abrumadora.

“Ningún presidente, aparte del Sr. Biden, ha sufrido la indignidad de que se cuestionen tan duramente sus capacidades mentales y su edad en un documento oficial hecho público por su propia administración”, declaró Pietrusza a The Epoch Times.

Y ninguno ha tenido que defenderse públicamente de las preguntas de la prensa sobre su capacidad de la manera en que lo ha hecho el presidente Biden, señaló.

“Francamente, los acontecimientos de ayer me dejaron atónito”, afirmó.

Según John Gizzi, veterano corresponsal de la Casa Blanca y columnista político jefe de Newsmax, lo más cerca que ha estado nunca de que se cuestionara la capacidad cognitiva de un presidente fue en 1987, cuando el presidente Reagan, de 76 años, fue objeto de críticas. El presidente Reagan declaró que no recordaba haber sido informado nunca de que los beneficios de la venta de armas a Irán se desviaban a los contras nicaragüenses, lo que se conoció como el escándalo Irán-Contra.

“En las semanas y meses siguientes, Reagan pronunciaría un elogiado discurso sobre el Estado de la Unión, celebraría al menos una conferencia de prensa y concedería varias entrevistas. Su popularidad aumentó y se disiparon las dudas sobre su estado mental”, declaró Gizzi a The Epoch Times.

“Él y su personal se ocuparon de un asunto en el que las preguntas sobre su estado mental podrían haber hecho metástasis, pero en lugar de eso fueron descartadas”.

Ahora, la pregunta sigue siendo si el presidente Biden y su personal pueden disipar las recientes dudas sobre su agudeza mental antes de las elecciones de 2024.

“Va a tener dificultades para superar estos problemas”, dice el Sr. Klein.

“Su estrategia ha consistido en no ponerse en situaciones en las que se vea desprovisto de guión en público”, afirma.

Klein cree que el método más eficaz para que el presidente recupere la confianza es enfrentarse a periodistas duros y responder a preguntas difíciles sin seguir un guión.

Con información de Jackson Richman.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.