La policía de Hong Kong empieza a usar gas lacrimógeno hecho en China que quema la piel

Por Olivia Li
05 de Noviembre de 2019 Actualizado: 05 de Noviembre de 2019

La violencia policial en Hong Kong se intensificó drásticamente el pasado fin de semana con un nuevo tipo de granada explosiva de gas lacrimógeno que fue lanzada contra manifestantes, paramédicos y periodistas. Al menos una persona resultó afectada y gravemente herida.

Hacia la noche del 2 de noviembre, la policía de Hong Kong arrojó gas lacrimógeno contra paramédicos voluntarios y periodistas al dispersar a la multitud en Times Square, un centro comercial en Causeway Bay. Un paramédico perdió el conocimiento cuando una de las granadas de gas explotó al golpear su espalda, causándole serias quemaduras, reportó el 2 de noviembre el City Broadcasting Channel (CBC), un medio de comunicación independiente administrado por la Universidad de la Ciudad de Hong Kong.

Otros paramédicos y periodistas de CBC que se encontraban en el lugar lo trasladaron de inmediato para que recibiera tratamiento de emergencia. Una gran parte de su espalda estaba gravemente quemada y carbonizada, y la piel se le desprendía.

Los testigos dicen que sus expresiones faciales indicaban que padecía un dolor insoportable y poco tiempo después de la explosión perdió el conocimiento. También señalaron que la granada de gas lacrimógeno estalló en llamas al golpearlo.

El paramédico herido fue llevado al Hospital de Ruttonjee para ser tratado.

Gas lacrimógeno hecho en China

El South China Morning Post informó anteriormente que, de acuerdo a una fuente de información, la policía de Hong Kong pronto agotará sus reservas de gas lacrimógeno y comenzará a usar cartuchos hechos en China llamados “Granada Jing An KF-302-20 CS”, el mismo tipo utilizado por la brigada antiterrorista del ejército chino.

La fuente reveló que este nuevo tipo de granada lanzada con la mano y hecha en China, explota y produce un humo denso exactamente 1,2 segundos después de ser arrojada, dando a los manifestantes poco tiempo para reaccionar.

En octubre de 2008, durante protestas contra el gobierno en Bangkok, Tailandia, cuando la policía antidisturbios disparó gas lacrimógeno contra miles de manifestantes frente al Parlamento, las explosiones causadas por algunos de los cartuchos arrojados causaron tres muertos y 478 heridos, la mayoría de los cuales eran manifestantes y unos pocos policías.

Las investigaciones de las autoridades tailandesas señalaron posteriormente que la policía local utilizaba cartuchos de gas procedentes de China, Estados Unidos y España, aunque la mayoría de ellos se fabricaban en China debido a su bajo costo. Se descubrió que estos cartuchos hechos en China contenían explosivos capaces de crear un agujero de 8 por 3 cm en el suelo, y capaces de romper tuberías de metal al aire libre.

Mira a continuación:

La naturaleza satánica de Karl Marx

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS