La principal causa de accidentes con conductores adolescentes no es la que tú crees

06 de Junio de 2016 Actualizado: 06 de Junio de 2016

La mayoría de los adolescentes chocan después de alguna distracción.

Sin embargo, como algunos pueden asumir, la distracción más común no son los celulares, sino atender a otras personas que van en el auto, según un estudio realizado por la Fundación AAA para la Seguridad  Vial.

El estudio observó más de 2.200 choques grabados con cámaras desde el interior del auto. Los investigadores analizaron las imágenes de los conductores, de 16 a 19 años de edad, unos segundos antes y después del choque.

Casi tres de cada cinco se estrellaron  luego de una distracción. Entre ellos, uno de cada cuatro se distrajo por atender a un pasajero. Uno de cada cinco se distrajo por un teléfono celular (por lo general no por llamadas, si no por juguetear con el celular).

Otros factores comunes fueron distracciones no especificadas dentro y fuera del coche.

En total, más de uno de cada siete accidentes de conductores adolescentes fueron precedidos por la distracción de atender a un pasajero y casi uno de cada ocho involucró el uso de celulares.

Más de 1 en 13 chocaron debido a que iban cantando y/o bailando con música.

Las distracciones menos comunes en choques fueron por aseo personal o para llegar a algo dentro del automóvil.

Comer, beber o fumar fueron las razones menos usuales antes de tener un choque.

El estudio no muestra que tan comunes son estos comportamientos entre los conductores adolescentes en general. Por ejemplo, que haya menos accidentes con distracciones relacionadas al tabaquismo puede significar que simplemente hay menos adolescentes que fuman mientras manejan.

Ligeramente más hombres (51,3 por ciento) que mujeres (48,5 por ciento) estuvieron involucrados en los accidentes. Más del 93 por ciento de los conductores llevaban puesto el cinturón de seguridad y más de un tercio de los accidentes ocurrió con al menos un pasajero en el coche.

La investigación fue realizada por la organización sin ánimo de lucro, Fundación AAA para la Seguridad Vial. El informe fue financiado por la Asociación de Automóviles Americana, la Asociación Canadiense del Automóvil, compañías de seguros afiliadas a la fundación y otros.

Los vídeos de los choques fueron capturados entre agosto de 2007 y abril de 2015 por un sistema de tablero de LytX DriveCam, que tiene dos cámaras, una mirando hacia delante y otra hacia el interior,  grabando lo que está pasando en el interior del coche.

Sólo se seleccionaron choques de moderados a graves. No se incluyeron los accidentes donde el coche fue golpeado desde atrás. Además, no se incluyeron accidentes con animales y algunos accidentes fueron excluidos por “problemas de vídeo”.

TE RECOMENDAMOS