Australia prohíbe a Huawei y ZTE en su red 5G para protegerse de China

Por Margaret Wollensack - La Gran Época
06 de Abril de 2019 Actualizado: 06 de Abril de 2019

Australia prohibió a las compañías de telecomunicaciones chinas Huawei y ZTE de participar en la construcción de su red 5G para “protegerse de contingencias adversas” en caso de que las relaciones amistosas con el régimen chino se deterioren, dijo el ex primer ministro australiano Malcolm Turnbull.

A los dos gigantes tecnológicos chinos se les prohibió proporcionar tecnología 5G en Australia por motivos de seguridad nacional bajo el gobierno de Turnbull poco antes de su renuncia en agosto de 2018. La diferencia entre las redes 5G y 4G o 3G es que en una red 5G, cada componente de la red puede acceder a cualquier otra parte de la red, lo que podría dejar a una red vulnerable.

Turnbull dijo que la decisión de prohibir era “no criticar ni a la compañía ni a su tecnología”, sino que era una realidad inherente a la naturaleza de la tecnología 5G y de una política potencialmente inestable.

“En un mundo incierto, tenemos que protegernos de las contingencias en donde las personas con las que tenemos relaciones amistosas no necesariamente seremos amigos en un futuro cercano”, dijo en una entrevista con el South China Morning Post esta semana.

“Hay varios países que tienen la capacidad de infligir consecuencias adversas a Australia [y] China es obviamente uno de ellos”.

Canadá está experimentando actualmente lo que podría describirse como “consecuencias adversas” debido a que las relaciones con China se están complicando tras el arresto de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, el pasado mes de diciembre a petición de Estados Unidos. No solo se detuvo a dos canadienses en China en lo que se considera como una represalia por el arresto de Meng, sino que China ahora está bloqueando las importaciones de colza canadiense.

El año pasado el gobierno australiano dijo en una declaración que implementó la prohibición de Huawei para mitigar el riesgo de involucrar a “proveedores que probablemente estén sujetos a instrucciones extrajudiciales de un gobierno extranjero que entre en conflicto con la ley australiana”. Aunque la declaración original no mencionaba a China ni nombraba a ninguna empresa, Huawei confirmó más tarde en Twitter que tanto ella como ZTE habían sido bloqueadas para proporcionar equipos de red 5G en Australia.

Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, todos miembros de la Alianza de Inteligencia de los Cinco Ojos, prohibieron a Huawei desarrollar sus redes 5G. Los otros dos miembros, Canadá y el Reino Unido, hasta ahora no implementaron prohibiciones, aunque el Reino Unido recientemente criticó a Huawei por graves vulnerabilidades de seguridad.

La junta que supervisa los equipos Huawei en el Reino Unido publicó un informe el 28 de marzo diciendo que podría dar “solo una garantía limitada de que los riesgos de seguridad a largo plazo pueden ser manejados en los equipos Huawei actualmente desplegados en el Reino Unido”. También dijeron que Huawei no hizo “ningún progreso material” para corregir las fallas de seguridad en sus equipos que se mencionaron en un informe similar de 2018.

La prohibición en Australia dejó solo a Nokia de Finlandia y Ericsson de Suecia para suministrar equipos para la red 5G de la nación australiana. Turnbull dijo que le “resulta increíble” que no hubiera proveedores de los Cinco Ojos que pudieran competir.

“Creo que fue un gran descuido por parte de las anteriores administraciones estadounidenses. Francamente, hay que culpar a muchas personas y eso es algo que hay que abordar”, dijo.

EE.UU. adopta una postura firme

La administración de Estados Unidos adoptó una postura dura contra el régimen chino en nombre de la seguridad nacional. Prohibió de sus redes 5G a Huawei y ZTE, y advirtió a otras naciones contra el uso de la tecnología Huawei.

La administración estadounidense acusó a Huawei y a varias de sus subsidiarias con varios cargos por presunto fraude, lavado de dinero, violación de sanciones comerciales, robo de secretos comerciales y obstrucción de la justicia. Huawei presentó una demanda contra el gobierno de Estados Unidos impugnando la prohibición de Washington sobre sus equipos a nivel federal y estatal. Los casos están siguiendo su curso en la justicia.

A principios de este mes, Estados Unidos advirtió a Alemania y a otros países que habría menos intercambio de inteligencia si permitían la tecnología Huawei en su red 5G, según informó el Wall Street Journal. Alemania anunció que no prohibirá a Huawei de la próxima subasta 5G del país europeo, y que en su lugar aumentará los requisitos de seguridad que los proveedores deberán cumplir.

La advertencia se dirigió también a Canadá, dijo un experto canadiense en inteligencia.

“Creo que las advertencias ofrecidas por el embajador de Estados Unidos en Alemania y otros países en relación con Huawei y la red 5G son las más directas de las alertas a Canadá sobre las perspectivas de nuestro país con respecto a las relaciones entre Canadá y Estados Unidos”, dijo David Harris, abogado y veterano de 30 años en asuntos de seguridad nacional e inteligencia.

En respuesta a las preguntas sobre la advertencias, el secretario de Estado de EE. UU, Mike Pompeo, dijo a Radio Fox News que la presencia de equipos chinos en la red de un país significaría que Beijing tendría acceso a datos potencialmente sensibles.

“Cuando se habla de que esto ocurra en países como Polonia, Alemania o el Reino Unido, estamos muy preocupados por ello, no solo por la seguridad de Estados Unidos, sino también por la seguridad de su propio pueblo porque también tenemos información almacenada”, dijo Pompeo.

Harris, actual director del Programa de Inteligencia Internacional de Investigación Estratégica de INSIGNIS, dijo que dada la amenaza a los intereses de Canadá, el gobierno canadiense debería haber prohibido a Huawei hace mucho tiempo, una sugerencia que generó repercusión en otros expertos canadienses en seguridad.

“Es difícil para mí creer que una empresa como Huawei no cumpla con las órdenes del gobierno chino y no construiría trampas, puertas traseras en su tecnología en nombre del gobierno chino”, dijo a CBC el ex director del CSIS, Ward Elcock.

Según las leyes de seguridad nacional de China, las empresas están obligadas a apoyar, ayudar y cooperar con el trabajo de inteligencia nacional. Mientras Huawei niega que Beijing esté utilizando su tecnología para instalar puertas traseras y espiar, los expertos en seguridad y los gobiernos han expresado su preocupación por las posibles amenazas futuras que representan las numerosas leyes de inteligencia del régimen.

“Es de dominio público que bajo la ley china de ciberseguridad, las compañías chinas como Huawei están obligadas a proporcionar, esencialmente, acceso a petición con poco o ningún proceso para cuestionarlo”, dijo el director del FBI, Christopher Wray, en una conferencia de prensa del 28 de enero en la que anunció las acusaciones de Estados Unidos contra Huawei.

 

***

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS