La prohibición militar de China sobre Tesla: matar dos pájaros de un tiro

Por WINNIE HAN Y JENNIFER ZENG
27 de Marzo de 2021 4:42 PM Actualizado: 27 de Marzo de 2021 4:43 PM

La prohibición militar sobre los vehículos Tesla en China podría formar parte de la reciente y dura postura diplomática del Partido Comunista Chino (PCCh) contra Estados Unidos, y también puede utilizarse para limitar la expansión de Tesla en China con el fin de impulsar las marcas locales, según dos expertos en China.

El 19 de marzo se difundió en las redes sociales chinas una noticia sobre la prohibición de los vehículos Tesla por parte del ejército chino, pero pronto se borró.

Dice así: “Tras la inspección y las pruebas reales, se ha descubierto que los vehículos de la marca Tesla están equipados con una serie de dispositivos técnicos como cámaras omnidireccionales, sensores ultrasónicos, etc. Estos dispositivos pueden exponer la ubicación del objetivo. Para garantizar la absoluta seguridad de los secretos militares y prevenir posibles amenazas, se prohíbe que los vehículos de esta marca entren o se estacionen en los recintos del personal [militar] y de los edificios familiares. También llevaremos a cabo una inspección rutinaria de los vehículos dentro de los recintos y esperamos que todos los hogares cooperen”.

The Wall Street Journal confirmó que el régimen chino está restringiendo el uso de vehículos Tesla por parte del personal militar y los empleados de importantes empresas estatales. La capacidad de recopilación de datos de los vehículos es la principal preocupación y fue revisada como una amenaza para la seguridad nacional, según personas anónimas familiarizadas con el asunto.

La fuente dijo a The Wall Street Journal que los funcionarios chinos creen que las cámaras de los vehículos Tesla pueden grabar imágenes y obtener datos que incluyen cuándo, cómo y dónde se utilizan los vehículos, así como las listas de contactos de los teléfonos móviles sincronizados con ellos. A Beijing le preocupa que algunos datos puedan ser enviados a Estados Unidos.

Un representante de Tesla dijo a Bloomberg que ninguna de las cámaras de los vehículos Tesla vendidos en China está encendida ni forma parte de la prueba beta de conducción autónoma completa (FSD) y que las políticas de privacidad de Tesla cumplen con las leyes nacionales y la normativa local en China.

Elon Musk, CEO de Tesla, también respondió a la preocupación por la seguridad el 20 de marzo en el Foro de Desarrollo de China. Dijo: “Si Tesla utiliza sus coches para espiar en China, vamos a tener que cerrar y salir del negocio. Así que tenemos una fuerte motivación para garantizar la privacidad de los usuarios”.

El comentarista de asuntos de actualidad Shi Shan dijo a The Epoch Times que las preocupaciones de seguridad sobre Tesla son solo una excusa para el PCCh.

“Estas características de Tesla no acaban de estar disponibles ahora, y la llamada ‘amenaza’ no acaba de surgir hoy. ¿Por qué no se preocupó antes el Partido Comunista Chino? ¿Por qué el PCCh solo ha planteado esta cuestión ahora? Obviamente, es parte de la reciente diplomacia dura del PCCh que se está exhibiendo”.

Imitadores industriales

Mike Sun, un consultor de inversiones privadas en Estados Unidos, dijo a The Epoch Times que el propósito del PCCh al introducir a Tesla es igual que lo que hicieron con el iPhone. Utilizarán la tecnología y las cadenas industriales de Tesla y Apple para apoyar a la industria manufacturera local de China.

La entrada de Tesla en el mercado chino ha impulsado el desarrollo de las marcas locales de vehículos eléctricos de China, como NIO, Li Xiang One y XPeng (también Xiaopeng Motors). Ahora que estos fabricantes han madurado, el PCCh no quiere que Tesla siga creciendo y expandiéndose.

Según Tencent, Geely Auto Group, con sede en Hangzhou, lanzará pronto una marca de coches eléctricos de gama alta, Zeekr, para enfrentarse a su principal competidor, Tesla.

Dado que las ventas de Tesla en China crecen rápidamente, la maniobra de Geely pretende cumplir la ambición que desde hace tiempo tiene su fundador y presidente Li Shufu de fabricar un coche de alta gama “tipo Mercedes” para rivalizar con Tesla, líder del mercado de vehículos eléctricos.

Geely es propietaria de Volvo Cars y tiene una participación del 9.7% en Daimler.

Según la presentación de Tesla ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC), los ingresos de Tesla en China alcanzaron los 6,662 millones de dólares el año pasado, lo que supone un aumento anual del 123%, y representa el 21.12% de los ingresos globales de Tesla, solo superado por el 48.22% del mercado estadounidense.

Según las cifras de Geely publicadas el 6 de enero, el volumen total de ventas de Geely el año pasado fue de 1.32 millones de coches, lo que la convierte en la marca china de automóviles de pasajeros más vendida durante cuatro años consecutivos. Sin embargo, los vehículos de nueva energía de Geely no funcionaron tan bien como se esperaba, con un total de ventas de 68,000 el año pasado, tuvo un desplome de casi el 40 por ciento respecto a 2019.

Además de Geely, NIO, Xiaopeng y Li Xiang One también están empezando a acercarse a Tesla. Aunque las ventas combinadas de estas tres empresas de coches eléctricos en China fueron solo de 19,000 unidades el pasado mes de diciembre, todavía por debajo de los resultados de Tesla, que superan las 23,000 unidades, las ventas de las tres empresas aumentaron más del 100 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2019.

El New York Post reportó el 20 de marzo que, aunque Tesla ha hecho un progreso significativo en China en los últimos años, con ventas de más de 147,000 unidades en el país en 2020, el mercado será cada vez más competitivo a medida que las marcas chinas locales, como NIO y Geely, sigan quitándole terreno en las ventas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.