La respuesta de Taiwán al coronavirus ofrece lecciones para el mundo

Por Young Kim
06 de Abril de 2020
Actualizado: 06 de Abril de 2020

Comentario

Estados Unidos está experimentando algo excepcionalmente desafiante, el mortal coronavirus. Se están forzando reajustes masivos a los estadounidenses como el “distanciamiento social” y las órdenes de quedarse en casa. Estos son tiempos de gran incertidumbre y preocupación a medida que nuestra economía se desacelera dramáticamente.

Los expertos advierten acertadamente de muchas más muertes estadounidenses, especialmente entre los ancianos y los enfermos. Mientras tanto, Washington, DC y los gobiernos estatales están luchando para responder a esta crisis sin precedentes.

El mundo está unido en esto, casi ningún país no ha sido afectado por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado como una pandemia. Sin embargo, lo que es diferente es cómo está respondiendo cada país.

La coordinación internacional para combatir el coronavirus es esencial. También es importante aprender las “mejores prácticas” de los gobiernos que han respondido con mayor éxito a este grave desafío para la salud. En la parte superior de esta lista está Taiwán.

Con una población de 23 millones, al 29 de marzo, Taiwán tiene alrededor de 300 casos de coronavirus reportados y solo tres muertes. Esa es una cifra impresionantemente baja, dada la proximidad de la nación isleña a China, donde se originó el virus, y la alta tasa de viajes entre Taiwán y China. En enero, cuando surgían casos de coronavirus en China, los expertos en salud consideraron a Taiwán como uno de los países de mayor riesgo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


El bajo número de casos de Taiwán no es una coincidencia. Según un informe, las autoridades taiwanesas tomaron 124 acciones a partir de diciembre, cuando la mayor parte del mundo ignoraba la amenaza. Entre esas acciones, Taiwán activó un centro de respuesta de comando, que mantiene sesiones informativas diarias, envió un equipo de investigación a China, impuso prohibiciones de viaje y cuarentenas, y restringió la exportación de suministros médicos.

Taiwán también ha llevado a cabo una campaña ejemplar de asuntos públicos y ha utilizado de manera impresionante la tecnología de la información. Los expertos señalan que Taiwán aprendió de la experiencia del SARS hace 17 años, cuando fue muy afectada.

La efectividad de la respuesta taiwanesa es aún más impresionante dado que no es miembro de la Organización Mundial de la Salud. Beijing siempre ha rechazado la membresía de Taiwán como parte de su política de décadas de intentar aislarlo y disminuir su autonomía legal.

Hoy, la OMS enumera a Taiwán como una provincia bajo China. Si bien China permitió que el gobierno de Taiwán de Ma Ying-jeou, quien tenía una postura partidaria de acomodo hacia el Partido Comunista Chino, tuviera “estatus de observador” en la OMS de 2009 a 2016, lo cual le permitió asistir a la reunión anual de políticas, eso cambió con la elección en 2016 de Tsai Ing-wen, quien apoya explícitamente la soberanía de facto de Taiwán.

Hoy Taiwán está casi aislado de la OMS. Recibe información de los Estados Unidos, Japón y otros países. Algunos dicen que esto funciona lo suficientemente bien. Sin embargo, eso es perder el punto.

El mundo, a través de la OMS, tiene mucho que aprender de Taiwán. La mejor manera de lograrlo es si Taiwán tiene un puesto en la OMS.

El Congreso de los Estados Unidos rechazó varias veces la locura de excluir a Taiwán de la OMS. Ha aprobado resoluciones que respaldan su admisión, al tiempo que exige que el Departamento de Estado presione para la admisión de Taiwán.

La administración Trump también ha apoyado a Taiwán. Su embajador ante las Naciones Unidas en Ginebra recientemente instó a la OMS a “comprometerse directamente con las autoridades de salud pública de Taiwán en las acciones”.

Muchos países han expresado su apoyo a la luz de la actual pandemia de salud. Esa lista incluye a Japón, Canadá y la Unión Europea. Solo Beijing se interpone en el camino.

La respuesta de ningún país a esta crisis será perfecta. El coronavirus es un desafío único, y hay que aprender las lecciones en el camino. Esto es una amenaza constante, y ningún país está a salvo. Taiwán también debe lidiar con los viajeros que regresan de áreas muy infectadas. Para lidiar con eso, su base de datos nacional de salud se fusiona con su base de datos de inmigración y aduanas, lo que permite a su gobierno identificar a aquellos que necesitan estar aislados.

A pesar de todo esto, Taiwán ha mostrado el camino. Su logro es aún más impresionante dado su aislamiento de la OMS. Con el COVID-19 arrasando el mundo, está más claro que nunca que se debe dejar a un lado la política y permitir que Taiwán se una a la OMS como miembro de pleno derecho.

No podemos jugar a la política con la salud global. Esta no es la primera, y ciertamente no es la última pandemia de esta magnitud, y el mundo debe estar mejor preparado compartiendo las mejores prácticas de manera oportuna.

Estados Unidos y el mundo tienen mucho que aprender de la impresionante respuesta de Taiwán.

Young Kim es una exasambleísta estatal y actualmente una candidata republicana para el distrito 39 del Congreso de California.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

“¡Despierten todos los ciudadanos de China!”

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS