La rivalidad entre Estados Unidos y China avanza a medida que se desarrolla la pandemia

Por Conrad Black
25 de Marzo de 2020 Actualizado: 25 de Marzo de 2020

Comentario

El gobierno chino parece estar utilizando el incierto desencadenante de la pandemia de coronavirus como base para intensificar su rivalidad con los Estados Unidos, como el país más importante e influyente del mundo. Esta es una secuela tan poco prometedora del debacle que hicieron de la crisis provocando la sospecha de que el régimen está motivado más por el miedo que por la confianza.

Las masas de personas de China son inescrutables y poco demostrativas, y habitualmente solo se animan a rebelarse en grandes cantidades cada dos o tres siglos. Ciertamente, nadie puede discutir que la República Popular, después de una época muy dura bajo Mao Tse-tung (1949-1976), ha logrado probablemente el mayor triunfo de la economía del desarrollo en la historia del mundo. Bajo Deng Xiao-ping (líder principal 1978-1992), y sus sucesores, China ha pasado de una condición profundamente primitiva en la que la mayoría de la gente vivía en generalmente como lo hacía hace dos mil años, a ser una potencia económica.

Estados Unidos ha sido el país más importante del mundo desde el semisuicidio continental de Europa en la Primera Guerra Mundial. Desde entonces, cuatro países consecutivos se han alzado para desafiar el estatus de Estados Unidos. El régimen nazi era tan malvado y beligerante que sobrepasó a sus vecinos, pero no pudo someter a Gran Bretaña y luego cometió los catastróficos errores de atacar a la Unión Soviética y luego declarar la guerra a los Estados Unidos después del ataque japonés en Pearl Harbor, aunque Alemania no estaba obligada a apoyar a Japón.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos tenían la mitad del producto económico total del mundo devastado por la guerra y un monopolio atómico. En un gigantesco error estratégico, el dictador soviético Josef Stalin, perdió el generoso paquete de ayuda que Roosevelt había ofrecido, condicionando a la adhesión soviética a su compromiso de abandonar lo que se convirtió en los estados satélites de Europa del Este, y comenzó la Guerra Fría.

La Unión Soviética, aunque era una dictadura casi tan desagradable como el Tercer Reich, no fue tan belicosa y se esforzó durante decenios por explotar los atractivos del marxismo para los pueblos en apuros, como Cuba, Nicaragua y varios otros países subdesarrollados como Etiopía, el Congo y Guinea. Pero Estados Unidos siempre fue el sistema más productivo y eficiente, el aliado más fuerte para los países que luchaban, y la mística de la libertad y los derechos humanos era demasiado poderosa para la administración marxista, especialmente en países artificialmente sofocados y retrasados como los de Europa del Este.

Finalmente, después de que Richard Nixon triangulara las relaciones de la gran potencia abriendo relaciones productivas con China, la URSS luchó con cada vez mayor dificultad para mantener algo cercano a la paridad militar con los Estados Unidos. Pero cuando el presidente Reagan anunció su plan para un sistema de defensa integral con misiles, la URSS, viendo que su capacidad nuclear de disuasión y de primer ataque podía verse comprometida, y reconociendo que ya no podía competir tecnológicamente con los Estados Unidos, simplemente se desintegró.

La amenaza económica de Japón

Mientras ocurría este asombroso triunfo geopolítico, el colapso casi libre de sangre de un rival global, Japón, un aliado y protegido americano, reformado políticamente, bajo la supervisión del gobernador militar estadounidense de la posguerra, el general Douglas MacArthur, lanzó un nuevo tipo de amenaza, totalmente económica y basada en parte, en la falta de cualquier requisito japonés para hacer una inversión importante en defensa, ya que se refugió bajo el paraguas de la defensa americana.

Durante casi una década, los productos de manufactura japonesa, especialmente los automóviles, parecían estar barriendo el mundo occidental y enrutando competitivamente la industria americana. Pero Japón se excedió financieramente, sufrió cuando los precios del petróleo se dispararon debido a las incertidumbres políticas en el Medio Oriente y la codicia del cártel del petróleo, y fueron contrarrestados por una competencia americana más vigorosa y los insidiosos avances de Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Hong Kong. A partir de mediados de los 90, Estados Unidos disfrutó, pero no abusaró, de su condición de superpotencia mundial indiscutible.

En cierto modo, como la apertura de los puertos japoneses por el Comodoro Perry en misión de los presidentes Fillmore y Pierce en 1853 motivó al Japón a introducirse en el mundo moderno, la visita del presidente Nixon a Mao Tse-tung y Chou En-lai en 1972 ayudó a adelantar la era Dengista, en la que China se transformó en un gigante industrial con influencia militar, económica y política mundial.

Estados Unidos, a lo largo de su historia, han tenido como objetivo constante de su política exterior no ser amenazados. Por ello, en 1823 enunciaron la Doctrina Monroe, advirtiendo a todas las potencias extranjeras (en la práctica europeas) que no eran bienvenidas en América, más allá de lo que ya poseían (principalmente Canadá. De hecho, fueron los británicos, y no los americanos, quienes la aplicaron durante los primeros 40 años).

Después de la Guerra Civil, nadie cuestionó la posición de los Estados Unidos en América, y las potencias democráticas de Europa pidieron ayuda a los Estados Unidos en ambas guerras mundiales para evitar que Europa Occidental, y en la Segunda Guerra Mundial el Medio Oriente y Australia también, quedaran bajo el dominio de rivales antidemocráticos y agresivos. Estados Unidos solo participó en la Guerra Fría cuando surgió la amenaza de la dominación comunista de Europa y el Medio Oriente.

Enfrentando a China

No fue amenazado, sino simplemente desafiado económicamente por Japón. Con China lo fue, tanto económicamente como militarmente y los Estados Unidos reunió y coordinó de forma efectiva un grupo de estados de primera línea, un poco parecida a la alianza de la OTAN conteniendo a la URSS, pero mucho menos explícito en una confrontación mucho menos abrasiva.

La India, Indonesia, el Japón, Vietnam, Corea del Sur y otros países cercanos han alentado en general a Estados Unidos en las iniciativas comerciales de la administración Trump para poner fin a las prácticas chinas de acuerdos desiguales y al robo industrial y el espionaje sistemáticos, el la derrama de manufacturas y la manipulación ventajosa de la moneda. El gigante tecnológico chino Huawei se construyó en gran medida a partir del robo descarado de tecnología a la empresa canadiense Northern Telecom.

La India y el Japón, en particular, están construyendo sus fuerzas armadas para defender sus intereses contra las reclamaciones chinas sobre las aguas internacionales del Medio Oriente y el Asia meridional. Los Estados Unidos poseen el cetro de los mares y los están estimulando.

El presidente Trump ha respondido muy eficazmente al desafío económico chino; China se ha visto obligada a retroceder y ha dejado de ganar terreno a los Estados Unidos en términos absolutos, ya que el crecimiento económico estadounidense ha aumentado considerablemente con las políticas fiscales, comerciales y de desregulación de Trump. El discurso antes común de que China superaba a los Estados Unidos económicamente ha cesado efectivamente.

El coronavirus fue exportado al mundo por la negligencia china, agravada por su escandalosa propaganda de que la pandemia en realidad fue iniciada por los estadounidenses. China se hace pasar por una nación benefactora enviando suministros médicos a Italia, a la cual China infectó originalmente. Los Estados Unidos están lidiando con el coronavirus mucho más exitosamente que China, y es claro que la administración Trump tiene la intención de recuperarse económicamente mucho más rápido que China.

Si las provocaciones de Beijing continúan, se puede esperar que la administración Trump aliente los sentimientos independentistas de Taiwán, restrinja las visas a estudiantes chinos en los Estados Unidos y se acerque a los inquietos vecinos de China, especialmente a la inmensa India, que ahora se encuentra bajo un encierro de tres semanas de toda su población de 1300 millones de personas, gracias a la ineptitud y el disimulo chino.

Si China persiste en la agresiva rivalidad con los Estados Unidos, como indica su expresión imperialista de la “Franja y la Ruta” de ambiciones mundiales, no tendrá más éxito que los que la precedieron en el siglo pasado como rivales de los Estados Unidos. Es inmenso y confiado, pero no tiene instituciones que valgan la pena, su gobierno corrupto y semitotalitario, tiene muy pocos recursos.

Solo podría convertirse en un rival de los Estados Unidos si tuviera acceso ilimitado a la riqueza de Siberia que los rusos nunca han explotado seriamente. Esto es lo que hace que la relación con el Kremlin sea delicada, y el acercamiento de Trump, de cordialidad tanto con Putin de Rusia como a Xi Jinping de China, al tiempo que fortalece a Estado Unidos competitivamente en todas las esferas y se alinea con países con motivaciones similares, ha sido lo correcto. Los chinos avanzan más en este camino agresivo bajo su propio riesgo, y a su pesar.

Conrad Black es uno de los financieros más destacados de Canadá desde hace 40 años y fue uno de los principales editores de periódicos del mundo. Es autor de biografías fidedignas de Franklin D. Roosevelt y Richard Nixon y, más recientemente, de “Donald J. Trump: Un presidente como ningún otro”.

***

Descubra

Virus del PCCh: el nombre adecuado para el virus que está causando la pandemia

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS