La tuberculosis supera al COVID-19 como enfermedad infecciosa más mortífera

Por Marina Zhang
14 de Noviembre de 2023 4:43 PM Actualizado: 14 de Noviembre de 2023 4:43 PM

En 2022, se calcula que 1.2 millones de personas murieron en todo el mundo a causa de COVID-19, mientras que 1.3 millones fallecieron a causa de la Tuberculosis (TBC), según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A medida que disminuyen los casos y las muertes relacionadas al virus COVID-19, la tuberculosis, causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, ha recuperado su puesto como la enfermedad infecciosa más mortífera.

La tuberculosis “es curable, siempre que se diagnostique temprano, se intervenga y se siga religiosamente el régimen farmacológico”, escribió a The Epoch Times por correo electrónico Seyed Hasnain, Catedrático Nacional de Ciencias del Instituto Indio de Tecnología y distinguido profesor de Ciencias de la Vida de la Universidad Sharda de la India. Entonces, ¿por qué sigue siendo tan mortal?

Una enfermedad de la pobreza

La pobreza es el caldo de cultivo de la tuberculosis.

La tuberculosis es especialmente endémica en ocho países: Bangladesh, China, Filipinas, India, Indonesia, Nigeria, Pakistán y República Democrática del Congo. Más de dos tercios de los enfermos de tuberculosis del mundo proceden de estos países.

Estos ocho países tienen en común el hacinamiento, la pobreza y la desnutrición, escribió a The Epoch Times el Dr. Vinod Kumar, consultor de salud pública de la OMS.

China constituye una ligera excepción. Una proporción significativa del país es rica y está por encima del umbral de pobreza, pero muchos viven por debajo de él o en condiciones de extrema pobreza. Aunque los informes oficiales afirman que el país ha prosperado y ha realizado mejoras significativas para eliminar la pobreza, los expertos cuestionan esta afirmación.

La tuberculosis se transmite a través del aire por una persona con una infección activa de tuberculosis en los pulmones o la garganta. Esto puede ocurrir cuando la persona tose, habla o estornuda.

Las condiciones de hacinamiento suelen ser húmedas, sucias, oscuras y mal ventiladas. Estos lugares favorecen la persistencia de la tuberculosis, ya que la luz solar puede matar las bacterias de la tuberculosis, y la exposición a la luz solar también aumenta la inmunidad.

La malnutrición es un sustituto de la pobreza y también es comórbida de la tuberculosis. Aumenta el riesgo de infección, ya que el organismo no puede defenderse de estas bacterias. Alrededor del 40% de los casos de tuberculosis están asociados a la desnutrición.

Un largo camino hasta el diagnóstico

Casi un tercio de los nuevos enfermos de tuberculosis en el mundo no se detectan o no se diagnostican”, escribió a The Epoch Times el Dr. Keertan Dheda, profesor de investigación de la tuberculosis en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Esto puede deberse a técnicas de diagnóstico deficientes y a la dificultad para acceder a la atención sanitaria.

Tradicionalmente, el diagnóstico de la tuberculosis implica una serie de pasos. Los primeros pasos son una revisión de la historia clínica, una exploración física y una radiografía de los pulmones.

Sin embargo, los pacientes necesitan una prueba de laboratorio para confirmar el diagnóstico de tuberculosis y excluir otras enfermedades pulmonares.

El frotis de esputo es la prueba más habitual en los países con una elevada carga de TBC. Se pide a la persona que expectore saliva y mucosidad de las vías respiratorias para examinarlas al microscopio en busca de bacterias de la tuberculosis. Esta prueba no es la más sensible y puede pasar por alto entre el 20% y el 70% de los pacientes con TBC, especialmente aquellos con infecciones latentes de TBC en las que la bacteria está ausente en los pulmones.

En Estados Unidos, donde las infecciones son menos frecuentes, la tuberculosis suele analizarse primero mediante un análisis cutáneo o sanguíneo. Estas pruebas detectan la bacteria de la tuberculosis latente. Sin embargo, un resultado positivo solo indica una infección previa; se necesitan pruebas posteriores para comprobar si la infección está activa.

En los últimos años, ha surgido una nueva técnica de diagnóstico de la tuberculosis que analiza el ADN de la bacteria. Esta tecnología es más precisa y sensible a la hora de detectar la tuberculosis, y por lo general los pacientes pueden esperar un resultado en dos horas.

“Las tecnologías basadas en el ADN han inundado el mercado, pero por desgracia, en los países con pocos recursos, el elevado costo de este tipo de diagnóstico se convierte en un impedimento”, escribió el Sr. Hasnain, añadiendo que el diagnóstico realizado a través del microscopio puede ser necesario debido a su asequibilidad.

El miedo a la tuberculosis también puede hacer que las personas se resistan a buscar un diagnóstico e informar a sus amigos y familiares que la padecen. Esto puede provocar que la infección se propague sin saberlo.

Tratamiento para la tuberculosis

El tratamiento de la tuberculosis no resistente implica un régimen de antibióticos durante seis meses.

El tratamiento más común para la tuberculosis infecciosa es isoniazida INH en combinación con otros tres fármacos: rifampicina, pirazinamida y etambutol. Sin embargo, esta combinación puede tener efectos secundarios como fatiga, ictericia, náuseas y debilidad. Es común que los pacientes abandonen el tratamiento debido a estos efectos secundarios o una vez que empiezan a sentirse mejor.

Luego, la infección puede regresar con bacterias de tuberculosis resistentes a los medicamentos. En tal caso, se requeriría un tratamiento más prolongado con otra combinación de antibióticos (es decir, fluoroquinolonas, bedaquilina y linezolid), durante nueve meses a dos años.

En algunos países, los medicamentos falsificados o mal fabricados conducen a tratamientos ineficaces. La desnutrición y las enfermedades metabólicas pueden reducir la absorción de medicamentos e impedir un tratamiento adecuado.

¿El camino a seguir?

Desde la pandemia de COVID, el número de casos de tuberculosis notificados ha disminuido, junto con el número de pacientes que se inscriben en el tratamiento de la tuberculosis. Sin embargo, a los expertos les preocupa que la disminución se deba a que la pandemia ha impedido a las personas buscar un diagnóstico en vez de ser una ligera victoria sobre la enfermedad.

A medida que COVID-19 avanza hacia la etapa endémica, se espera que los casos de tuberculosis sigan aumentando.

Según el Sr. Hasnain la atención médica debería realizar pruebas oportunas de detección de tuberculosis e incluir mejores medicamentos, vacunas y diagnósticos, pero, indicó que las corporaciones multinacionales no están interesadas en estas respuestas debido a los bajos rendimientos estimados de las inversiones.

Para el Dr. Dheda, es poco probable que se preste la misma atención a la tuberculosis que a COVID-19. A diferencia del COVID-19, la enfermedad tiene un largo período de incubación de hasta seis meses y es una enfermedad de progresión lenta, que a menudo tarda de meses a años en manifestarse síntomas graves.

“No es tan alarmante social y políticamente como COVID-19, donde los síntomas se desarrollan en unos pocos días y un gran número de pacientes acuden al hospital con enfermedades agudas”, escribió el Dr. Dheda.

El Dr. Kumar propone que se trabaje en mejorar la propia inmunidad de una persona. “Esto solo se puede hacer si se abordan los aspectos sociales de las causas de la tuberculosis, como la pobreza, el hacinamiento [y] la desnutrición”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.