La verdad sobre la ivermectina

¿Milagro médico o notorio eje de desinformación?
Por Marina Zhang
23 de Noviembre de 2022 3:32 PM Actualizado: 24 de Noviembre de 2022 1:46 PM

La ivermectina fue aclamada como un “medicamento milagroso” y, según el Informe Mundial sobre la Ciencia de la UNESCO, un componente fundamental de “una de las campañas de salud pública más triunfantes jamás emprendidas en el mundo en desarrollo”.

Sin embargo, desde el inicio de la pandemia de COVID-19, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y las autoridades sanitarias afiliadas recomendaron a gritos que no se utilice la ivermectina como posible tratamiento del virus.

Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el uso de la ivermectina en humanos para el tratamiento de afecciones causadas por parásitos, también insistió en que la ivermectina “no demostró ser segura ni eficaz” cuando se habla de tratar el COVID-19.

En un mensaje en las redes sociales que se hizo viral, la FDA la calificó como un medicamento para caballos y no apto para el consumo humano: “No eres un caballo. No eres una vaca. En serio. Déjalo ya”.

 

El post llegó a los titulares y fue una de las campañas más exitosas de la FDA en las redes sociales. Sin embargo, los resultados de la investigación parecen contradecir las recomendaciones de la organización de salud pública.

Un conjunto creciente de investigaciones demuestra que la ivermectina es un tratamiento esencial para el COVID-19. Muchos médicos elogiaron este fármaco por sus amplias pero eficaces propiedades antiparasitarias, antivirales, antibacterianas, antiinflamatorias, anticancerígenas y autofágicas.

Ivermectina: Inicios antiparasitarios

La ivermectina se dio a conocer por sus importantes beneficios en el tratamiento de las infecciones parasitarias.

En 1973, Satoshi Omura y William C. Campbell, en colaboración con el Instituto Kitasato de Tokio, encontraron un tipo inusual de bacteria Streptomyces en el suelo japonés cerca de un campo de golf.

En estudios de laboratorio, Omura y Campbell descubrieron que esta bacteria Streptomyces podía curar a los ratones infectados con el gusano redondo Heligmosomoides polygyrus. Campbell aisló los compuestos activos de la bacteria y los denominó avermectinas, por lo que la bacteria recibió el nombre de S. avermitilis.

A pesar de décadas de búsqueda en todo el mundo, los investigadores aún no encuentran otro microorganismo capaz de producir avermectina.

Fue cambiando uno de los enlaces de la avermectina mediante un proceso químico como se produjo la ivermectina, que se demostró exitosa en el tratamiento de la oncocercosis y la filariasis linfática, ambas enfermedades debilitantes comunes en el mundo en desarrollo.

Un retrato de William Campbell y una ilustración que describe su trabajo mostrados en una pantalla durante la conferencia de prensa del Premio Nobel de Medicina 2015. William Campbell y Satoshi Omura ganaron el Premio Nobel de Medicina por sus descubrimientos de tratamientos contra los parásitos: la avermectina, que fue modificada a Ivermectina (JONATHAN NACKSTRAND/AFP vía Getty Images)
Un retrato de William Campbell y una ilustración que describe su trabajo mostrados en una pantalla durante la conferencia de prensa del Premio Nobel de Medicina 2015. William Campbell y Satoshi Omura ganaron el Premio Nobel de Medicina por sus descubrimientos de tratamientos contra los parásitos: la avermectina, que fue modificada a Ivermectina (JONATHAN NACKSTRAND/AFP vía Getty Images)

Aunque no se conocen bien sus amplias funciones antiparasitarias, se sabe que la ivermectina penetra en el sistema nervioso de los parásitos, desconectando la acción de sus neuronas y, posiblemente, desactivándolas y matándolas.

Como parte de una campaña de donaciones lanzada en 1988 por Merck & Co., Inc. fabricante de la ivermectina, el medicamento se utilizó en África para tratar la ceguera de los ríos. También llamada oncocercosis, la ceguera de los ríos es una enfermedad tropical causada por los gusanos Onchocerca volvulus. Es la segunda causa mundial de ceguera infecciosa.

Los gusanos Onchocerca maduran en la piel de un individuo infectado (“el huésped”). Tras el apareamiento, los gusanos hembra pueden liberar en la piel del huésped hasta 1000 microfilarias al día. Los gusanos hembra viven de 10 a 14 años. La presencia de estos gusanos puede provocar cicatrices en los tejidos y, cuando las microfilarias invaden el ojo, pueden causar discapacidad visual o la pérdida completa de la visión.

La Organización Mundial de la Salud calcula que hay 18 millones de personas infectadas en todo el mundo, y que 270,000 quedaron ciegas a causa de la oncocercosis.

Cuando Merck distribuyó ivermectina en las zonas más afectadas por la enfermedad, el tratamiento benefició a la salud general de los residentes y propició la recuperación económica. La ivermectina sustituyó a los medicamentos anteriores, que tenían efectos secundarios devastadores.

“La ivermectina demostró estar prácticamente hecha para combatir la oncocercosis”, escribió Omura en un estudio del que fue coautor en 2011.

La ivermectina también demostró ser eficaz contra la filariasis linfática, conocida como elefantiasis. Los gusanos parasitarios transmitidos por la picadura de un mosquito infectado pueden crecer y desarrollarse en los vasos linfáticos, que regulan el equilibrio hídrico del cuerpo. Cuando ciertos vasos se bloquean, las zonas, típicamente las piernas y los genitales, pueden hincharse, y las piernas se agrandan hasta convertirse en muñones parecidos a los de un elefante.

En todo el mundo hay más de 120 millones de personas infectadas, de las cuales 40 millones están gravemente incapacitadas y desfiguradas.

La Organización Mundial de la Salud incluyó la ivermectina en su lista de medicamentos esenciales y aconsejó a muchos países que realicen campañas anuales para librar a la población de estos parásitos. Estas recomendaciones son un sólido testimonio de la seguridad de la ivermectina.

Por su trabajo, incluido el descubrimiento de la avermectina, en 2015, Omura y Campbell estuvieron entre los tres galardonados con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

Se trata de un medicamento indispensable para el mundo subdesarrollado, con cerca de 3700 millones de dosis administradas en el marco de campañas mundiales durante los últimos 30 años. Al día de hoy, la ivermectina sigue siendo un medicamento básico en las zonas tropicales y un fármaco esencial en el tratamiento de la oncocercosis, la filariasis linfática, la estrongiloidiasis y el sarna.

Ivermectina y COVID-19

Los análisis de los estudios sobre la ivermectina determinaron su eficacia como prevención, como tratamiento del COVID-19 agudo y en las fases avanzadas de la infección por el virus.

1. La ivermectina como profilaxis

La profilaxis interviene en las primeras fases de la infección por COVID-19, que es principalmente asintomática, cuando el virus se replica para aumentar su carga viral, la aparición de los síntomas se produce después de que la carga viral alcance su punto máximo.

La ivermectina puede ser eficaz en las primeras fases de la infección. Fuera de las células, la ivermectina puede adherirse a partes del virus, inmovilizándolo e impidiendo que entre e infecte las células humanas.

La ivermectina también puede entrar en la célula para impedir que el virus se replique. El SARS-CoV-2 necesita la maquinaria de replicación celular para producir más virus; la ivermectina se adhiere y bloquea una proteína fundamental para este proceso, impidiendo la producción viral.

Además, la ivermectina puede ser absorbida por la piel y almacenada en las células grasas durante mucho tiempo.

“Como es liposoluble, se almacena y se libera lentamente, por lo que una vez que se toma una dosis profiláctica, y creo que es como la dosis acumulativa de unos 400 mg, que el riesgo de contraer COVID es casi nulo y se puede dejar de hacerlo por un tiempo”, dijo el Dr. Paul Marik, un especialista en cuidados críticos ampliamente publicado con 500 artículos revisados por pares a su nombre, en una entrevista con The Epoch Times.

El Dr. Paul Marik en Kissimmee, Florida, el 14 de octubre del 2022. (The Epoch Times)
El Dr. Paul Marik en Kissimmee, Florida, el 14 de octubre del 2022. (The Epoch Times)

Marik fue cofundador de la Alianza de Cuidados Críticos de Primera Línea del COVID-19 (FLCCC), un grupo de médicos formado en los primeros días de la pandemia y dedicado a tratar la COVID-19. Según las entrevistas, muchos de los médicos del grupo trataron con éxito el COVID-19 con ivermectina. El otro cofundador de la organización, el Dr. Pierre Kory, escribió un libro sobre el uso de la ivermectina y su controversia durante la pandemia.

La Dra. Sabine Hazan, gastroenteróloga con 22 años de experiencia en investigación clínica, declaró a The Epoch Times que aconsejaría el uso de la ivermectina solo durante un corto periodo de tiempo en pacientes críticos, en lugar de recomendar su uso como profilaxis.

El uso continuo de la ivermectina, como el de todos los fármacos, puede hacer que el cuerpo se vuelva dependiente del medicamento en lugar de trabajar para solucionarlo.

2. Ivermectina para el COVID temprano y agudo

Muchos estudios revisados por expertos descubrieron que la ivermectina, cuando se utiliza por sí misma o junto con otras terapias en pacientes sintomáticos, reduce el tiempo de ventilación, el tiempo de recuperación y el riesgo de que la enfermedad evolucione hacia la gravedad. (pdf 1, pdf 2, pdf 3)

Esto se debe probablemente a la función antiinflamatoria de la ivermectina en múltiples vías, que se consigue al eliminar las partículas virales inmovilizándolas, reduciendo la inflamación y mejorando la acción mitocondrial.

Supongamos que la replicación viral temprana no es controlada y eliminada lo suficientemente pronto por el sistema inmunológico del cuerpo. En ese caso, la infección puede volverse grave o incluso hiperinflamatoria, lo que puede provocar fallos orgánicos sistémicos.

La ivermectina también puede interactuar directamente con las vías inmunitarias, suprimiendo la inflamación y reduciendo las posibilidades de desarrollar una tormenta de citoquinas. Una tormenta de citoquinas se produce cuando el sistema inmunitario es hiperactivo e hiperinflamatorio. Aunque la ivermectina puede ayudar a eliminar el virus y sus partículas, el estado inflamatorio de los tejidos y los órganos puede causar a menudo más daños que el propio virus.

Es probable que la ivermectina también mejore la salud intestinal, que desempeña un papel esencial en la inmunidad al impedir que las bacterias y los virus infecten a las personas a través del intestino.

En un estudio publicado, Hazan planteó la hipótesis de que la ivermectina ayuda a los pacientes con COVID-19 al aumentar los niveles de Bifidobacterias, una bacteria beneficiosa, en el intestino.

Como directora general y fundadora de su propio laboratorio de investigación de secuenciación genética, ProgenaBiome, Hazan observó que los niveles de Bifidobacterias en sus heces aumentaban después de tomar ivermectina. Los pacientes críticos de COVID tendrían “cero Bifidobacterias”, lo que a menudo puede ser un signo de mala salud.

En su estudio sobre pacientes hipóxicos, revisado por expertos, observó que los pacientes con COVID con bajos niveles de oxígeno debido a las tormentas de citoquinas en sus pulmones mejorarían a las pocas horas de administrarles ivermectina.

“Cuando las personas mueren de COVID, mueren a causa de las citocinas: ya no pueden respirar. Es casi como una reacción anafiláctica. Así que cuando les das ivermectina en el momento en que están a punto de colapsar, estás potenciando las Bifidobacterias y aumentando su oxígeno”, dijo Hazan.

Explicó que la ivermectina es un producto fermentado de la bacteria Streptomyces. Los Streptomyces pertenecen al mismo grupo que las Bifidobacterias, lo que puede explicar por qué la ivermectina potencia temporalmente las Bifidobacterias.

La ivermectina también ayuda a la función mitocondrial. Durante el COVID-19 grave, los pacientes suelen experimentar disfunciones pulmonares debido a la inflamación de los pulmones, lo que reduce el flujo de oxígeno. Esto puede causar estrés a las mitocondrias, lo que conduce a la fatiga y, cuando es grave, puede causar la muerte de las células y los tejidos. Se demostró que la ivermectina aumenta la producción de energía, lo que indica que es beneficiosa para las mitocondrias.

Además, la ivermectina puede unirse a la proteína de la espiga, una característica estructural distintiva del virus COVID que tiene un papel crucial en su patogénesis. En la enfermedad sistémica, la proteína de espiga puede entrar en el torrente sanguíneo y unirse a los glóbulos rojos para formar coágulos de sangre. La ivermectina puede evitar la formación de coágulos en el organismo.

3. Ivermectina para el COVID largo y los síntomas posvacunales

El número de estudios que apoyan la ivermectina para tratar el COVID largo y los síntomas post-vacuna es limitado. Sin embargo, los médicos que tratan estas condiciones observaron resultados exitosos con la ivermectina.

Un estudio argentino publicado en marzo del 2021 es el único estudio revisado por pares que evalúa la ivermectina para el COVID largo.

Los investigadores descubrieron que en los pacientes que presentaban síntomas de COVID largo, incluyendo tos, niebla cerebral, dolores de cabeza y fatiga, la ivermectina aliviaba sus síntomas.

Mecánicamente, la ivermectina puede mejorar la autofagia. Este proceso suele desactivarse durante las infecciones por COVID-19. Al volver a activar la autofagia, la ivermectina puede ayudar a las células a eliminar las proteínas víricas remanentes, devolviendo la estabilidad a la célula.

Al igual que el COVID-19 agudo y grave, la proteína de la espiga crónica desencadena la inflamación, y la ivermectina puede reducir esas respuestas suprimiendo las vías inflamatorias y disminuyendo el daño a los tejidos y los vasos sanguíneos.

El cambio en el mensaje de salud pública sobre la ivermectina

La postura de los NIH sobre la ivermectina cambió varias veces.

Al principio de la pandemia, había poca información sobre la ivermectina como posible tratamiento del virus.

El primer estudio que mencionó la ivermectina como posible tratamiento del COVID-19 vino de Australia en abril del 2020. Los investigadores administraron ivermectina a células renales de mono infectadas por el SARS-CoV-2 en el laboratorio y descubrieron que el fármaco era beneficioso en dosis muy altas. Sin embargo, los investigadores concluyeron que era necesario realizar más estudios. Muchas agencias sanitarias, incluidos los NIH, los CDC y otros organismos reguladores de la salud mundial, concluyeron que la ivermectina solo podía matar el virus a niveles tóxicos.

Incluso ahora, la declaración de los NIH sobre la ivermectina para el COVID-19 dice: “Se demostró que la ivermectina inhibe la replicación del SARS-CoV-2 en cultivos celulares. Sin embargo, los estudios farmacocinéticos y farmacodinámicos sugieren que alcanzar las concentraciones plasmáticas necesarias para la eficacia antiviral detectada in vitro requeriría la administración de dosis hasta 100 veces superiores a las aprobadas para su uso en humanos”.

En octubre del 2020, la revista CHEST publicó el primer estudio clínico que demuestra los beneficios de la ivermectina. El estudio descubrió que la ivermectina reducía las tasas de mortalidad en los pacientes con COVID-19 y acaparó la atención de inmediato.

El autor principal del estudio, el Dr. Jean-Jacques Rajter, es un médico de cuidados críticos especializado en medicina pulmonar.

Rajter dio un testimonio (pdf) de sus conclusiones al Comité del Senado sobre Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales en diciembre del 2020.

Al día siguiente de ver el estudio australiano, uno de sus pacientes de COVID se deterioró drásticamente, pasando de respirar con normalidad a niveles de oxígeno ambiente a requerir intubación. El hijo de la paciente suplicó a Rajter que salvara a su madre utilizando cualquier opción disponible. Rajter reconoció que la hidroxicloroquina sería ineficaz en las fases avanzadas del COVID. Tras muchas deliberaciones, probó con la ivermectina.

“El paciente se deterioró como era de esperar durante unas 12 horas más, pero se estabilizó a las 24 horas y mejoró a las 48 horas. Después de esto, otros dos pacientes tuvieron problemas similares y fueron tratados con el protocolo basado en la ivermectina. Basándonos en la experiencia, a estos pacientes les debería haber ido mal, pero todos sobrevivieron”, decía el testimonio.

Se publicaron más estudios clínicos que mostraban los beneficios de la ivermectina como tratamiento profiláctico. (pdf 1, pdf 2).

Los resultados alentaron el uso de la ivermectina entre los médicos desesperados por encontrar una cura.

Mientras tanto, en octubre del 2020, la investigación sobre las vacunas contra el COVID-19 y el uso del remdesivir para tratar el virus ya estaba en pleno apogeo.

Según la FDA, deben cumplirse unos criterios específicos para que se conceda la EUA (Emergency Use Authorization) para las vacunas y los medicamentos, entre ellos que “no haya alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles”.

Algunos médicos afirman que si se hubiera aprobado el uso de la ivermectina para el COVID, se habrían anulado las autorizaciones comunitarias para las vacunas y el remdesivir.

Tras el estudio australiano, la FDA publicó una declaración, “PREGUNTAS FRECUENTES: COVID-19 e Ivermectina destinados a los animales”, en la que se destacaba el uso de la ivermectina en animales y se desaconsejaba el uso de la ivermectina para el COVID-19.

Los NIH también desaconsejaron el uso de la ivermectina, aunque brevemente. El 14 de enero del 2021, los NIH cambiaron su declaración, escribiendo que no había pruebas para recomendar o desaprobar el uso de la ivermectina. Sin embargo, en abril del 2022, la declaración cambió a una fuerte desaprobación del uso de la ivermectina.

“Nosotros (Marik, Kory y el Dr. Andrew Hill, virólogo y consultor de la OMS) tuvimos una conferencia con los NIH en enero del 2021. Presentamos nuestros datos, y Andrew Hill presentó los datos que había hecho, había una serie de estudios en ese momento, que eran muy positivos”, dijo Marik.

Extralimitación de las autoridades sanitarias

A pesar de la declaración neutral de los NIH sobre la ivermectina durante la mayor parte del 2021, la FDA hizo una campaña activa contra el uso de la ivermectina en los pacientes de COVID-19. El 26 de agosto del 2021, los CDC enviaron una advertencia de emergencia contra el uso de la ivermectina; unas semanas más tarde, la Asociación Médica Americana y las asociaciones afiliadas pidieron el fin del uso de la ivermectina.

Así, muchos médicos se desanimaron a utilizar la ivermectina y las farmacias se negaron a recetarla. Las agencias estatales de salud advirtieron contra el uso de la ivermectina, y las juntas médicas retiraron las licencias médicas de los médicos que prescribían ivermectina, alegando información errónea.

Sin embargo, utilizar la declaración de la FDA contra la ivermectina para prohibir su uso en los casos de COVID-19 se consideraría una extralimitación. Dado que la FDA aprobó la ivermectina en 1996, esto hizo que el fármaco fuera aceptable para su uso fuera de etiqueta.

“El hecho de que no esté aprobado por la FDA para el COVID es irrelevante, porque la FDA respalda el uso de fármacos fuera de etiqueta a discreción del clínico”, dijo Marik.

Como efecto secundario irónico del mensaje sobre la ivermectina, la gente se encontró de repente sin poder acceder a la ivermectina, y algunos recurrieron a la ivermectina de grado veterinario.

Aunque la ivermectina veterinaria es el mismo producto que la ivermectina medicinal, la norma de fabricación no es la misma que la de los productos farmacéuticos de grado humano.

Investigaciones y campañas contradictorias

Aunque la investigación inicial en 2020 mostró resultados prometedores para la ivermectina, los estudios publicados informaron de resultados contradictorios al año siguiente.

Los NIH financiaron muchos estudios sobre la eficacia de la ivermectina, siendo el más reciente el ACTIV-6.

Los individuos pueden participar en el estudio una vez que desarrollan COVID, seleccionando la ivermectina entre otros cuatro medicamentos. El fármaco se les envía por correo. Este método indica que algunas personas del estudio podrían haberse recuperado al momento de recibir la ivermectina.

Existen algunas controversias respecto a este estudio.

La primera es que los autores cambiaron los criterios de valoración primarios durante el estudio, lo que está muy mal visto ya que puede afectar a la validez y fiabilidad del resultado.

Inicialmente, el criterio de valoración primario era el número de muertes, hospitalizaciones y síntomas notificados en el día 14.

Esto se cambió al número de muertes, hospitalizaciones y síntomas en el día 28. En el estudio actual publicado, hubo otro cambio, siendo el criterio de valoración la duración de los síntomas de COVID-19.

Una revisión rápida publicada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) dio a entender que los criterios de valoración se cambiaron porque, al comenzar el estudio, había muchos menos casos de muerte y hospitalizaciones; como resultado, no habría suficientes datos para una comparación fiable.

De hecho, los datos en el livestream de ACTIV-6 mostraron que el grupo de la ivermectina solo informó de una muerte; esta muerte no se consideraría relevante para la investigación porque el paciente fue hospitalizado y murió antes de tomar la ivermectina.

También hubo otras implementaciones en el estudio que podrían afectar a la eficacia observada del fármaco.

En promedio, los participantes de este estudio recibieron el tratamiento seis días después de haber reportado los primeros síntomas. Los pacientes debían notificar los síntomas que cumplían los requisitos y dar positivo en la prueba de COVID-19 antes de recibir los fármacos. Debido a este tiempo adicional, alrededor del siete por ciento de los participantes no tenían síntomas cuando llegó la ivermectina.

A pesar de estos resultados negativos para la ivermectina, todavía hay algunas pruebas que pueden demostrar que la ivermectina puede ser útil en el tratamiento de la COVID-19.

En el resumen, los autores concluyeron que tomar ivermectina tenía “una probabilidad posterior de beneficio de 0,91”, esto es otra forma de escribir que la ivermectina tenía un 91 por ciento de probabilidad de ser más beneficiosa que el placebo.

El porcentaje de probabilidad es inferior al 95 por ciento, lo que hace que el beneficio de la ivermectina sea insignificante.

Diapositivas de la presentación de ACTIV-6 sobre un resultado secundario estadísticamente significativo.
Diapositivas de la presentación de ACTIV-6 sobre un resultado secundario estadísticamente significativo.

Otro criterio de valoración secundario mostró que, en el día 14, la ivermectina ya presentaba un beneficio estadísticamente significativo del 27 por ciento, con una probabilidad de eficacia del 98 por ciento.

La FDA y los NIH no habían respondido a los comentarios al cierre de esta edición.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.