La verdadera historia del 6 de enero

Por Lee Smith
19 de Julio de 2021 11:54 AM Actualizado: 19 de Julio de 2021 11:54 AM

Comentario

El 27 de julio, el comité selecto de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para investigar los acontecimientos que rodearon las protestas del 6 de enero en el Capitolio, celebrará su primera audiencia. El panel es parte de un esfuerzo más amplio para pintar la manifestación como una “insurrección”, y así caracterizar a casi 75 millones de votantes de Donald Trump como “terroristas domésticos”. Pero hay otra razón por la que Pelosi y sus colegas, las fuerzas policiales y la prensa están impulsando el discurso de la insurrección: encubrir el único crimen obvio cometido ese día en el edificio del Capitolio, un asesinato.

Véalo en su contexto: El 4 de mayo de 1970, los hombres de la Guardia Nacional de Ohio mataron a tiros a cuatro estudiantes de la Universidad Estatal de Kent que protestaban contra la guerra de Vietnam. Los acontecimientos ocurridos a principios de esa semana prepararon el terreno para una confrontación violenta. Los radicales que dominaban el movimiento de protesta no eran ángeles. Lanzaron botellas de cerveza a los policías. Incendiaron el Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva (ROTC) del campus. Los estudiantes también lanzaron piedras, enviando a un policía al hospital. Después de que los estudiantes no se dispersaran, los miembros de la Guardia tomaron sus posiciones para disparar.

Nadie, excepto los historiadores de la época, recuerda nada de lo que condujo a la masacre porque el hecho más destacado es que los uniformados estadounidenses mataron a sangre fría a cuatro manifestantes desarmados. Por eso el tiroteo de Kent State es uno de los momentos más oscuros de la historia de Estados Unidos.

El disparo del 6 de enero contra una manifestante desarmada en el edificio del Capitolio también sacude la conciencia de la nación. Sin embargo, las medidas legales y políticas, así como las falsas versiones de los medios de comunicación sobre el 6 de enero, se han empleado para enterrar el asesinato de Ashli Babbitt y ocultar la identidad del oficial de la Policía del Capitolio de Estados Unidos que la mató.

Se han presentado cargos contra cientos de partidarios de Trump por sus acciones durante la protesta. Decenas de ellos han sido detenidos sin fianza en una cárcel de Washington D.C. por delitos no violentos, algunos de ellos delitos menores, como el allanamiento de morada. Las autoridades federales y de Washington D.C. se niegan a hacer pública las 14,000 horas de video que posee la Policía del Capitolio de Estados Unidos y, en cambio, filtran a la prensa fragmentos editados selectivamente para poner a los manifestantes en la peor situación posible.

¿Y qué pasa con el policía en ropa de civil que sacó su arma contra Ashli Babbitt y le disparó en la garganta? Tras una somera investigación, las autoridades locales y federales se negaron a tomar medidas. Y con eso, los funcionarios del Partido Demócrata y la prensa hicieron desaparecer el hecho más importante del 6 de enero. Como los funcionarios republicanos tienen miedo de que los medios de comunicación los tachen también de “insurrectos”, no han hecho ningún esfuerzo por responsabilizar a nadie del crimen más espantoso jamás cometido en su lugar de trabajo.

Los republicanos han mostrado su lado poco leal en los seis meses transcurridos desde las protestas. Aunque se han manifestado, por ejemplo, en defensa de los activistas democráticos cubanos, solo un puñado de funcionarios del Partido Republicano ha dicho algo sobre los presos políticos de la Administración Biden. Y así, Pelosi sabía que su comité pondría al líder del GOP en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, en un aprieto.

Si nombraba miembros para esto, estaría legitimando otra cacería de brujas, como la investigación del abogado especial y las dos investigaciones de impeachment, rumbo a las elecciones intermedias de 2022. Por otro lado, boicotear la comisión daría a los demócratas una oportunidad sin obstáculos.

Pelosi confía en las audiencias públicas para mostrar la debilidad y la cobardía del Partido Republicano: Si los miembros no defienden a los votantes republicanos que salieron a protestar por el líder de su partido el 6 de enero, perderán. Tiene razón, pero puede haber exagerado, ya que lo contrario también es cierto: si los republicanos luchan, al menos llegarán a sus propios partidarios. Para ganar, lo único que tienen que hacer es decir la verdad.

El discurso sobre el 6 de enero es el último de una serie de operaciones de información al estilo del tercer mundo que unen a los operarios del Partido Demócrata, los medios de comunicación y las fuerzas policiales para atacar a Trump, sus ayudantes y sus partidarios. Las operaciones de información están diseñadas para mantener a los oponentes atados a refutar detalles —por ejemplo, probar que Trump no es un espía ruso, probar que no ofreció un quid pro quo al presidente ucraniano, probar que el 6 de enero no fue una insurrección, y así sucesivamente— de modo que tratar de combatirlo punto por punto es un juego perdido.

Hasta la fecha, la operación más exitosa hilada por los medios de comunicación y los servicios de espionaje de Estados Unidos es el Rusiagate: a las generaciones de estudiantes criados en las ciudades azules se les enseñará que Trump era un agente ruso. Pero también proporciona un ejemplo de cómo contrarrestar el discurso: Encontrar la historia real, y luego contarla todos los días.

En el invierno de 2016-17, el congresista Devin Nunes vio que no había pruebas que apoyaran la narrativa de la colusión con Rusia. En lugar de rebatirla directamente, se propuso mostrar al país y a sus colegas que detrás de las falsas acusaciones de que Trump estaba comprometido por Rusia había un verdadero escándalo: el FBI había espiado la campaña de Trump de 2016 utilizando basura política financiada por Hillary Clinton.

Sacar la verdad y decirla todos los días, incluso frente a los implacables ataques de los medios, impulsó a los partidarios. El punto de las operaciones de información, después de todo, es desmoralizar al otro lado, por lo que contar su historia, la verdad, fortalece y consolida su lado.

La historia del 6 de enero es sencilla: es la historia de Ashli Babbit. Es la historia de su vida, de su amor por su país y del servicio prestado por la veterana de las Fuerzas Aéreas. Llamen a su familia para que testifique y luego a sus amigos. Llamen a los hombres y mujeres con los que sirvió. Cuenten la historia de su vida todos los días.

Y cuenten la historia de su asesinato. Cuéntenla todos los días.

No fueron los partidarios de Trump los que profanaron el Congreso, sino el oficial que derramó sangre en sus pasillos y los que están protegiendo a un asesino. Aprovechen las audiencias para llevarlos a juicio. Hagan testificar a las autoridades federales y de Washington, D.C. Pregunten directamente a Pelosi y a sus colegas: ¿Por qué esconden a un asesino?

Lee Smith es miembro senior de America’s Future y autor del libro recientemente publicado “The Permanent Coup: How Enemies Foreign and Domestic Targeted the American President” (El golpe permanente: Cómo los enemigos extranjeros y domésticos apuntaron al presidente estadounidense).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.