Laboratorio de Wuhan manipulaba el mortífero virus Nipah, según un experto en una audiencia del Senado

Por Cathy He
04 de Agosto de 2022 8:05 PM Actualizado: 04 de Agosto de 2022 8:05 PM

Un análisis forense muestra que el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) estaba manipulando genéticamente el virus Nipah, un patógeno altamente letal, en violación de la convención de armas biológicas, según un experto que testificó el 3 de agosto en una audiencia del subcomité del Senado.

El hallazgo fue otra evidencia que muestra que el controvertido laboratorio de Wuhan estaba realizando una investigación de ganancia de función, experimentos que finalmente dieron como resultado la pandemia de COVID-19 a través de una fuga de la instalación, dijo el Dr. Steven Quay, director ejecutivo de Atossa Therapeutics. La investigación sobre la ganancia de función consiste en aumentar la potencia o la transmisibilidad de un virus. La investigación de ganancia de función implica mejorar la potencia o la transmisibilidad de un virus.

Quay dijo que él y otros científicos realizaron un examen de muestras de pacientes con COVID-19 de diciembre de 2019, secuenciadas y publicadas por el WIV. A través de ese análisis, publicado en un artículo que no ha sido revisado por pares, encontraron 20 contaminantes inesperados que creían que eran evidencia de otra investigación realizada en el laboratorio.

“Para 19 de los 20 contaminantes inesperados, encontramos investigaciones publicadas en los dos años anteriores, que confirmaban que el laboratorio había estado trabajando en estos genes inesperados”, escribió Quay en un testimonio escrito (pdf) ante una audiencia sobre la investigación de ganancia de función celebrada por el subcomité de Amenazas Emergentes y Supervisión del Gasto del Senado. A la audiencia sólo asistieron los miembros republicanos del subcomité.

Pero un contaminante que no se tuvo en cuenta en los documentos publicados por el WIV, dijo Quay, fue la clonación de vectores del virus Nipah.

“Esta es la investigación más peligrosa a la que me he enfrentado”, dijo Quay en el testimonio escrito.

El virus Nipah tiene una letalidad superior al 60 por ciento, superior a la del ébola, aunque es menos transmisible que este último porque no se transmite por el aire, dijo el experto en la audiencia. El virus Nipah también es unas 60 veces más mortal que el COVID-19.

“[Una] infección adquirida en un laboratorio con un virus Nipah modificado haría que la pandemia de COVID-19 pareciera un paseo por el parque”.

Según el experto, este tipo de biología sintética es una violación al derecho internacional.

“En realidad va en contra del tratado sobre armas biológicas desmontar el virus Nipah y volverlo a montar”, le dijo Quay a The Epoch Times en una entrevista antes de la audiencia.

Laboratorio de Wuhan

En la audiencia, Quay enumeró una serie de pruebas que, según él, apuntan a que el COVID-19 se originó de una filtración del laboratorio del WIV.

Entre ellos está el hecho de que la base de datos pública del WIV de 22,000 muestras y secuencias virales se desconectó el 12 de septiembre de 2019, antes del inicio de la pandemia. Si bien la instalación dijo que esto se debió a ataques cibernéticos, Quay calificó este acto como “sospechoso” y cree que la base de datos se desconectó para eliminar la evidencia de precursores cercanos de COVID-19, lo que habría sido una “evidencia contundente” que muestra que el virus salió del laboratorio.

Destacó además que el WIV era el centro líder mundial para el estudio de los coronavirus y señaló que antes de 2019 la instalación era responsable del 65 por ciento de todas las investigaciones publicadas en el área.

“Durante casi una década, estuvieron entrando en cuevas de murciélagos en toda China y… también en África; 20 visitas al año para llevar estas muestras al laboratorio”, dijo Quay en la audiencia.

“Tenían la colección más grande de materias primas de la naturaleza para luego realizar investigaciones de ganancia de función”, agregó.

“Creo que es la confluencia de esas dos actividades… recuperar cosas de las cuevas de los murciélagos y la investigación de ganancia de función lo que condujo a la pandemia”.

El WIV ha negado repetidamente que fuera la fuente de la pandemia, pero el régimen chino se ha negado persistentemente a abrir el laboratorio y sus registros a autoridades externas, lo que hace que una investigación independiente a la hipótesis sea casi imposible.

Una hoja informativa del Departamento de Estado de EE.UU. de 2021 indicó que los investigadores del WIV habían comenzado desde 2016 a realizar experimentos con RaTG13, un virus caracterizado por tener la similitud genética más cercana al virus COVID-19.

Además de participar en la “investigación de ‘ganancia de función’ para diseñar virus quiméricos”, el WIV ha participado en experimentos con animales de laboratorio en nombre del ejército chino desde, al menos, el 2017, según la hoja informativa.

Eva Fu contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.