Las alegrías y los desafíos de ser abuelo

Por Jeff Minick
14 de Agosto de 2021 11:42 PM Actualizado: 14 de Agosto de 2021 11:42 PM

De ese autor tan prolífico, Unknown, tenemos este aforismo: “Un abuelo es un poco padre, un poco maestro y un poco mejor amigo”.

Esa amalgama de tres pedacitos que se conjugan en “abuelo”, crea una de las mayores alegrías que la vida puede otorgarnos. Ser abuelo es tan diferente de ser padre como la pimienta de la sal. El placer sustituye a menudo las preocupaciones que sentíamos como padres, y una indulgencia que nunca habríamos mostrado a nuestros hijos e hijas fluye como un río hacia los nietos. El padre cuya madre rara vez lo premió con dulces en su niñez observa con la boca abierta cómo le entrega a su hija una barra de caramelo Hershey’s.

Echemos un vistazo a estas tres funciones del abuelo.

Padre o madre

Muchos abuelos actúan como padres cuando mamá y papá no están disponibles para sus pequeños. Una abuela que conozco cuida de dos niños pequeños un par de días a la semana mientras su hija y su yerno trabajan. Hablando con ella, y con muchos otros abuelos, le encanta ese tiempo con los niños. Sin la carga de las tareas domésticas ni de otros menesteres, puede centrarse en los niños más que sus padres, jugando con ellos o sentándose en el porche mientras los niños corretean por el jardín. Y lo mejor de todo —y la mayoría de los abuelos entienden este sentimiento— es que al final del día se va, un poco agotada, claro, pero libre de responsabilidades adicionales.

Pero jugar a ser padre tiene sus trampas, que pueden ilustrarse con un viejo chiste: “¿Por qué los abuelos y los nietos se llevan tan bien? Porque tienen un enemigo común”.

Esta broma puede provocar una carcajada, pero contiene una advertencia oculta. Como muchos otros abuelos, he aprendido a no criticar los métodos de crianza de mis hijos a menos que me pidan un consejo. Si me parece que una nieta pasa demasiado tiempo viendo la televisión o que un nieto parece que se ha vestido a oscuras, he aprendido a frenar mis críticas y a morderme la lengua.

Una reprimenda dura a un nieto puede traer resultados igualmente desastrosos. Reprende a tu nieto por sus modales en la mesa, y puedes recibir una mirada de mamá que podría convertir el agua en hielo.

Maestro

Si tiene más de 60 años, lo más probable es que sea una enciclopedia andante de conocimientos y experiencia. Se ha enfrentado a catástrofes y a la muerte, se ha abierto paso entre los matorrales y los obstáculos de la vida, y ha experimentado sus altibajos. En otras palabras, ha dado varias vueltas a la manzana.

Muchos abuelos tienen el tiempo y la oportunidad de compartir este tesoro de conocimientos con los más jóvenes. Le enseñan a Johnny a pescar truchas, le invitan a entrar en la cocina y a compartir sus recetas de gazpacho y tortillas, lo llevan al patio trasero, montan una caja de cartón y le enseñan a dar en el blanco con su nueva pistola de aire comprimido Red Ryder.

Durante el cierre de las escuelas por la pandemia, muchos abuelos, sin duda, dieron un paso al frente para ayudar a enseñar a sus nietos a complementar las clases virtuales con la enseñanza de matemáticas, historia y otras materias. Se convirtieron en maestros formales que establecieron fuertes vínculos con sus nietos gracias al tiempo que pasaron juntos.

Pero lo más importante es la sabiduría que se transmite de generación en generación. Como escribió Robert Ruark en “El viejo y el niño”, su homenaje a su abuelo, “Lo que más me gusta del abuelo es que está dispuesto a hablar de lo que sabe, y nunca habla con desprecio a un niño, que soy yo, que quiere saber cosas”.

Mejor amigo

En lugar de “mejor amigo”, yo preferiría “confidente”. Por diversas razones, los niños suelen buscar el consejo de los abuelos antes que el de sus hermanos, amigos del colegio o sus padres. Reconocen la sabiduría que otorgan los años, y confían en esa persona que les cogió de la mano cuando eran pequeños, les enseñó a montar en bicicleta sin ruedas de aprendizaje, les dio golosinas antes de la cena y los guió a través de las perplejidades de la composición de inglés de séptimo curso.

Este papel de mentor y consejero puede traer a los abuelos su cuota de problemas, tristeza y lágrimas. Tanto si se trata de un niño de 11 años que llora por su boletín de notas antes de enseñárselo a su madre, como de una joven de 16 años, demacrada y arrepentida, que confiesa que ha participado en el acoso de un compañero de clase por Internet, el abuelo acaba soportando parte de la carga de estos momentos de angustia.

Y, sin embargo, estas confidencias, por muy dolorosas que sean, honran a cualquier abuelo que tenga el privilegio de ejercer esta función.

El otro lado

Las rupturas familiares a veces separan a los abuelos de sus nietos. Independientemente de lo que haya sucedido, y de quién haya instigado la ruptura —los padres, los abuelos o los propios nietos—, esta ruptura suele traer consigo el arrepentimiento y el dolor de los alejados de la familia.

Conozco a varias personas atrapadas en esta triste situación. Una mujer cuya hija se niega a permitirle ver a sus nietos, un adolescente problemático que desprecia a su abuelo, abuelos que, habiendo dejado atrás a sus hijos, ahora no tienen comunicación con los hijos de sus hijos. Estas y otras divisiones pueden ser desgarradoras, especialmente para quienes están desesperados por reparar y recuperar sus relaciones.

Para los que sufren a diario esta agonía, me viene a la mente la frase de William Blake de “La imagen divina”: Misericordia, Piedad, Paz y Amor. Esos son los cuatro ingredientes que esperan estas almas en pena.

Manténgase en contacto, literalmente, todo lo posible

“Nadie puede hacer por los niños pequeños lo que hacen los abuelos”, señaló una vez el escritor Alex Haley. “Los abuelos espolvorean una especie de polvo de hadas sobre la vida de los niños”.

Podemos espolvorear polvo de hadas sobre todos nuestros nietos, ya sea con cartas, llamadas telefónicas y correos electrónicos. Y si usted es uno de los afortunados que está con sus nietos en este momento, le insto a que deje lo que esté haciendo y espolvoree un poco de ese polvo por la casa. Dele a esos nietos un beso en la cabeza y un gran abrazo extra especial, incluso a ese adolescente que se pone tieso como una tabla cuando se le abraza.

Especialmente ese adolescente.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes educados en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust on Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning as I Go” y “Movies Make the Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.