Las autoridades chinas ocultan la verdadera escala de los brotes mortales, alimentando la crisis

Por Nicole Hao
30 de Enero de 2020
Actualizado: 30 de Enero de 2020

 Análisis noticioso

A medida que un brote mortal de coronavirus hace estragos en China, la omisión del régimen comunista de detalles críticos sobre la propagación del virus ha salido a la luz.

El coronavirus, confirmado por primera vez por las autoridades chinas el 31 de diciembre, semanas después del diagnóstico del primer paciente, ahora se ha extendido a todas las regiones y provincias de China. Fuera de China continental, Hong Kong, Macao, Taiwán y otros 14 países de todo el mundo también han reportado infecciones del virus mortal.

Las revelaciones de médicos, denunciantes y funcionarios del gobierno demuestran que una cultura de encubrimiento y engaño dentro de la burocracia del Partido Comunista Chino contribuyó a la propagación de la enfermedad.

Para evitar la culpa política, las autoridades no revelaron a los ciudadanos chinos detalles sobre la enfermedad ni la verdadera magnitud del brote. Se omitió la información sobre los primeros pacientes infectados en el epicentro de la enfermedad, Wuhan, mientras que las autoridades restringieron las pruebas de la enfermedad, limitando así efectivamente el número de personas que podrían ser diagnosticadas.

Como resultado, muchos chinos no fueron conscientes los peligros hasta que fue demasiado tarde.

Por ejemplo, Yang Jun, residente de Beijing y vicepresidente de la firma de energía solar Trine Solar, comenzó a sentirse mal y exhibió síntomas de neumonía el 15 de enero después de regresar de un viaje a Wuhan, según un informe del periódico estatal Beijing Daily.

Yang no sabía sobre la gravedad de la enfermedad. Tampoco llevaba una máscara facial cuando estaba al aire libre. En ese momento, las autoridades chinas habían dicho que no había evidencia obvia de que el virus pudiera transmitirse entre humanos.

El 20 de enero, Yang participó en una reunión de padres en la escuela de su hijo en Beijing. A la reunión asistieron más de 600 padres. Fue diagnosticado con la enfermedad el 22 de enero.

Cinco días después, Yang falleció a los 50 años. Su hija, una estudiante de secundaria, también fue diagnosticada con el coronavirus.

Datos incorrectos

La revista médica The Lancet publicó un estudio el 24 de enero sobre las características clínicas de los primeros 41 pacientes infectados con el nuevo coronavirus de Wuhan, la capital de la provincia de Hubei. El estudio fue realizado por un equipo de 29 médicos de Beijing, Wuhan y otras áreas de China. El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de China recopiló los datos de los hospitales de Wuhan.

La información era muy diferente de lo que las autoridades sanitarias de Wuhan habían afirmado inicialmente.

En su informe inicial, en el que se confirma la presencia de un nuevo brote de virus, la comisión de salud de Wuhan dijo originalmente que el primer paciente exhibió síntomas el 12 de diciembre de 2019. La comisión luego corrigió la fecha al 8 de diciembre, sin explicación. Pero el estudio de The Lancet dijo: “La fecha de inicio de los síntomas del primer paciente identificado fue el 1 de diciembre”.

Las autoridades de Wuhan también afirmaron que la mayoría de los 41 pacientes iniciales eran ancianos y ya tenían otros problemas de salud. El estudio reveló que la edad promedio era de 49 años, y que “menos de la mitad tenía enfermedades subyacentes; ocho tenían diabetes, seis hipertensión y seis personas tenían enfermedad cardiovascular”.

Las autoridades chinas también negaron inicialmente que la enfermedad pudiera transmitirse entre humanos.

El 20 de enero, Zhong Nanshan, un destacado experto que trabaja para el gobierno central, anunció oficialmente en una conferencia de prensa en Beijing que la enfermedad se había limitado a la transmisión de persona a persona.

Pero el estudio de The Lancet reveló que el primer caso conocido de transmisión de persona a persona ocurrió mucho antes.

La primera persona que murió por el virus falleció el 9 de enero. Tuvo una “exposición continua” a un mercado de alimentos frescos que, según las autoridades de Wuhan, es la fuente probable del brote.

Cinco días después de que exhibió síntomas, “su esposa, una mujer de 53 años que no tenía antecedentes conocidos de exposición al mercado, también presentó neumonía y fue hospitalizada en la sala de aislamiento”, dijo el estudio. Más tarde fue diagnosticada con el coronavirus. Entonces, el virus debe haber infectado a la esposa antes del 9 de enero.

Encubrimiento

El 28 de enero, el jefe del partido de Wuhan, Ma Guoqiang, hizo una sorprendente revelación.

En una conferencia de prensa, el secretario del Partido Comunista Chino (PCCh), Ma, dijo que el gobierno central no permitió que los CDC de Hubei diagnosticaran la enfermedad hasta el 16 de enero; anteriormente, las muestras de los pacientes debían enviarse a Beijing. Incluso entonces, el CDC de Hubei solo tenía la capacidad suficiente para ejecutar unas 300 pruebas por día, dijo.

El 24 de enero, Beijing finalmente permitió que nueve hospitales de Wuhan y los CDC de la ciudad también diagnosticaran. Todas estas organizaciones tenían las certificaciones anteriormente, pero no se les permitió hacer diagnósticos.

De manera similar, el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, culpó a sus superiores por manejar mal la crisis.

Durante un programa de noticias que se emitió en la cadena estatal CCTV el 27 de enero, Zhou dijo que el gobierno central tomó la decisión de retener información sobre el brote.

Dijo que el gobierno de la ciudad tampoco publicó información a tiempo y falló en contener el virus adecuadamente.

“Las revelaciones sobre el brote no fueron oportunas… Como líder de un gobierno local, solo pude publicar información después de recibir el permiso de las autoridades [gobierno central]”, dijo Zhou en la entrevista.

Manipulación de datos

Long Can, un reportero independiente chino que trabaja en Los Ángeles, compartió capturas de pantalla de publicaciones en redes sociales que fueron eliminadas desde entonces, las cuales fueron escritas por Meng Xin, investigador del Instituto Nacional para el Control y Prevención de Enfermedades Virales de China en Beijing.

Meng dijo que él y sus colegas recibieron muestras biológicas de Wuhan el 2 de enero y separaron con éxito el virus el 7 de enero.

“Trabajamos día y noche. En una semana, separamos el virus y obtuvimos la secuencia del genoma… en las siguientes dos semanas, desarrollamos los kits de diagnóstico y los distribuimos a cada CDC provincial”, dijo.

“Sin embargo… Wuhan continuamente no reportó nuevos casos”, dijo Meng.

Acusó a los funcionarios del gobierno de retener información para mantener una ilusión de seguridad y protección.

“Nuestro instituto tuvo una reunión de todo el personal el 19 de enero. Ma Xiaowei, director de la Comisión Nacional de Salud de China, nos dio la instrucción: la política es la primera prioridad; luego es la seguridad; la tercera prioridad es la ciencia”, dijo Meng.

Los portales web chinos recientemente volvieron a publicar una carta filtrada de un médico que trabaja en un hospital de primer nivel de Wuhan. La carta, dirigida a Ma, fue originalmente publicada en el tablero de mensajes internos del sitio web del CDC de China.

El médico escribió que, desde el 12 de enero, una gran cantidad de pacientes con neumonía habían visitado su hospital. “Las infecciones en sus pulmones son anormales… sospechamos que es el coronavirus”.

Pero la comisión de salud de Wuhan no informó ningún nuevo caso confirmado entre el 12 y el 16 de enero.

El médico dijo que los resultados de la tomografía computarizada de los pacientes mostraron infecciones consistentes con los síntomas del nuevo coronavirus, pero “nuestros gerentes no nos permitieron dar un informe de diagnóstico de coronavirus a los pacientes”.

El médico dijo que muchos de estos pacientes sin diagnosticar se movían por todo Wuhan sin usar una máscara. Incluso el personal médico que trabaja en otros departamentos del hospital se negó a usar una máscara antes de que la ciudad fuera puesta en cuarentena el 23 de enero.

Un informante le dijo a Epoch Times en idioma chino el 24 de enero que los CDC de China manipularon la cantidad de casos confirmados al controlar la cantidad de kits de diagnóstico disponibles para los hospitales.

El informante, que trabaja en una organización autorizada para entregar dichos kits de diagnóstico, dijo que solo ciertos “hospitales calificados” podrían obtenerlos, y que la cantidad de kits que se les suministra es menos del 10 por ciento de lo que necesitaban para examinar a los pacientes

“Eso explica por qué, de repente, China reportó más de cien casos recientemente confirmados en un par de días. Están manipulando la cuenta. El número real de pacientes es mucho mayor”, dijo.

Zhongyuan Huadian Tech, una compañía de Wuhan, envió una carta abierta al gobierno de Wuhan el 22 de enero, en la que decía que el Hospital Tongji se negó a tratar a su empleado Zhang Xin y a su padre. La compañía citó la respuesta del hospital: “No tenemos un kit de diagnóstico y no aceptamos pacientes que no hayan sido confirmados por el diagnóstico”.

El medio independiente, Significant People, informó el 24 de enero que el Primer Hospital de Wuhan, el Hospital No. 6 de Wuhan, el Hospital de la Cruz Roja de Wuhan y el Hospital Pulmonar de Wuhan son hospitales designados para tratar el coronavirus, pero todos rechazan a los pacientes debido a un suministro insuficiente de equipos de diagnóstico

El informe citó a varios funcionarios de salud de Wuhan que dijeron que el CDC nacional decide “la asignación de kits de diagnóstico para cada hospital”.

A continuación

El comunismo declara la guerra a la humanidad misma

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS