Las consecuencias del colapso de la oferta pública de venta de Ant Group

Por Fan Yu
09 de Noviembre de 2020
Actualizado: 09 de Noviembre de 2020

Comentario

Ant Group, la estrella más brillante de las tecnologías financieras de China, estaba listo para salir a la bolsa a través de una oferta pública de venta récord de 37,000 millones de dólares, antes de que todo se desintegrara en cuestión de días.

La explosión de la OPV de Ant sorprendió a todas las partes involucradas, excepto tal vez a los más altos niveles del Partido Comunista Chino (PCCh). De los restos de la OPV de Ant, podemos sacar algunas conclusiones sobre el actual régimen regulatorio del PCCh, el entorno de inversión en el futuro, y lo que sigue para la empresa y sus asesores.

Se suponía que la OPV del gigante de las tecnologías financieras iba a debutar en Shanghai y Hong Kong el 5 de noviembre. Jack Ma, el fundador de Ant y exfundador y ejecutivo de Alibaba, y algunos ejecutivos fueron convocados por los reguladores a Beijing el 2 de noviembre. Un día más tarde, la oferta pública de venta fue cancelada por los reguladores chinos.

Entonces, ¿qué había sucedido?

La mayoría de los observadores chinos dicen que el PCCh se enojó con Ma cuando decidió lanzar un ataque punzante contra los reguladores de Beijing en una conferencia financiera la semana anterior en Shanghai. Ma acusó al sistema de regulación financiera de China de ser anticuado y de sofocar la innovación, con la presencia de muchos reguladores.

Ma también dijo que los bancos tradicionales —muchos de ellos propiedad del gobierno— tenían una mentalidad de “casa de empeño”, por exigir garantías a los prestatarios en lugar de utilizar grandes datos e inteligencia artificial para evaluar el riesgo, lo que Ant hace con su tecnología patentada.

Esas palabras contundentes de Ma dejaron atónitos a los reguladores chinos y a los funcionarios del PCCh. Los jefes del PCCh se dispusieron a frenar a Ma y, actuando con una velocidad sorprendente, hundieron la oferta pública de venta de Ant.

Poco después de la aparente crítica de Ma, Beijing publicó algunos artículos de opinión de académicos advirtiendo a las empresas de tecnología contra la toma de riesgos excesivos. Los reguladores aumentaron el escrutinio sobre el modelo de negocios de Ant. Según Reuters, durante años los reguladores han buscado frenar a Ant debido a la interrupción del modelo de negocio bancario tradicional, y con la aprobación del viceprimer ministro Liu He, los reguladores finalmente tuvieron luz verde para reducir el tamaño de Ant.

El 2 de noviembre, Ma y varios ejecutivos de Ant fueron convocados a Beijing para reunirse con el banco central y otros dos organismos reguladores clave. Al día siguiente, se publicaron las reglas regulatorias revisadas que rigen los negocios de micropréstamos, haciendo que el modelo de negocios existente de Ant potencialmente viole las leyes. Shangai inmediatamente sacó a Ant de su lista de OPVs. Hong Kong siguió el ejemplo y retiró la oferta pública de venta.

La mayor oferta pública de venta de la historia se desintegró en menos de una semana.

Volver a la pizarra

El borrador de las regulaciones publicado el 3 de noviembre requiere que los microprestamistas como Ant pongan al menos el 30 por ciento de cualquier préstamo que originen conjuntamente con los bancos. De acuerdo con el prospecto de Ant, solo el 2 por ciento de sus préstamos existentes a junio de 2020 fueron financiados por su propio balance.

Las nuevas reglas podrían obligar a repensar todo el modelo de negocios de Ant. Facilitar los préstamos es aproximadamente el 40 por ciento de su negocio existente, y actualmente, actúa como un intermediario para emparejar a los prestatarios con los bancos tradicionales. Podría tomar meses, si no años, para que Ant altere su modelo de negocios y vuelva al mercado. Y si Ant tiene que utilizar su propio balance, cambia dramáticamente el perfil de ingresos y ganancias de la compañía, lo que potencialmente le costará a Ma y a otros inversores miles de millones de dólares en valoración.

Algunos infiltrados de Ant esperaban que se pudieran hacer cambios en el borrador de las regulaciones, incluyendo los requisitos de financiación, según Reuters. Apuestan a que el PCCh solo quería un teatro para mostrar a Ma y a Ant quién es el jefe y que no se toleraría ninguna disidencia del Partido. Y que una vez que esto surta efecto entre todas las partes interesadas, se permitiría que la OPV continúe.

Probando el punto de Ma

Las acciones de Beijing este mes han sido diferentes a las de su manual de estrategias habitual. Los reguladores en el pasado habrían dejado en paz a Ma, dada su riqueza, su estatus como uno de los principales empresarios de China y sus estrechos lazos con los funcionarios del PCCh.

Esta vez no. El discurso de Ma del 24 de octubre fue aparentemente demasiado lejos. Y el posterior movimiento de Beijing subrayó quizás un cambio en las variables prioridades del gobierno. El endurecimiento de las regulaciones financieras y la reducción del riesgo en el creciente sector financiero de China, a la luz de una pandemia global, puede ser primordial para las autoridades del PCCh.

Pero decisiones como ésta también ponen de relieve lo caprichosos que pueden ser los reguladores de Beijing y que los mercados de capital de China todavía no pertenecen a las grandes ligas. Lo que los inversores mundiales valoran por encima de todo es la previsibilidad y la coherencia.

Los reguladores han estado investigando a los microprestamistas de Internet durante años, y con razón. No requieren la misma garantía que los bancos, y es correcto argumentar que deberían. Sin embargo, la brusquedad y el peso de la acción reguladora —solo dos días antes de la tan esperada OPV de Ant— demuestra que el régimen regulador de China es todavía inmaduro.

Los inversores ya habían comprometido 34,000 millones de dólares en la OPV y los banqueros estaban en el proceso de recoger esos fondos. Ahora, los bancos deben devolver el dinero a los suscriptores. Ningún inversor perdió dinero, pero este tipo de pivote es incómodo e inaudito.

¿Qué más puede ir mal más allá de la OPV de Ant? La llamada “cláusula de mantenimiento” del mercado de bonos en dólares en el extranjero de China, que garantiza implícitamente el reembolso en caso de incumplimiento. Es técnicamente ilegal, pero los tribunales de China continental han fallado a favor y en contra de la aplicación de esta cláusula en casos separados. Los inversores extranjeros no deben depender de la aplicación consistente de este acuerdo en el futuro.

Los banqueros de Ant, incluyendo Citigroup, JPMorgan Chase, Morgan Stanley, y China International Capital Corp., se establecieron para tener una ganancia masiva con cientos de millones de dólares en tarifas potenciales. Se estima que Ant pagaría hasta el 1% de las ganancias en tarifas totales, de acuerdo con los archivos regulatorios. Pero la oferta pública de venta interrumpida borró sus días de pago, y no está claro si los bancos recibirían una tarifa nominal por el trabajo que han realizado antes de la oferta pública de venta.

“Todos los asociados con el acuerdo… se olvidaron de la caprichosidad del Partido Comunista Chino, se olvidaron del riesgo inherente al trato con un estado policial autoritario”, dijo Roger W. Robinson, Jr., presidente y CEO de la consultoría de investigación y riesgo RWR Advisory Group, con sede en Washington, en una entrevista. “Todo el mundo piensa que China es solo otro país como nosotros”.

Los inversores deben ser advertidos de que cualquier ley puede ser quebrantada o alterada a voluntad por el PCCh. Y puede ocurrir sin previo aviso. Incluso le pasó a Jack Ma, el hombre más rico de China.

A continuación

Biden está bajo el plan secreto de extorsión del PCCh: Magnate chino exiliado

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS