Ayuda a una mujer desesperada a punto de casarse, sin saber que la vida las reuniría décadas después

Por Leo Timm
02 de Octubre de 2015
Actualizado: 13 de Octubre de 2019

Las cinco virtudes cardinales de benevolencia, rectitud, cortesía, sabiduría y fe, han guiado al pueblo chino durante miles de años en materia de gobierno, familia y la conducta individual. Desde que fueron impartidos inicialmente por el sabio Confucio, forman la piedra angular de la moral tradicional china.

La virtud principal es la benevolencia que en el idioma chino es “Ren”. Su composición es de un radical que significa “humano”. Junto con el número dos, Ren simboliza las relaciones interpersonales que deberían ser cuidadosas y respetuosas.

En la siguiente historia popular podemos apreciar un acto de “Ren” realizado por una mujer rica que ayuda a una extraña y es bendecida gracias a su compasión desinteresada.

Dos novias

Fue en la ciudad costera del sur de Huangyan, durante la era Jiajing de la dinastía Ming. Una tarde de otoño, una litera matrimonial lujosamente decorada perteneciente a una novia rica de buena familia, fue sacada por la puerta del lado oeste. Mientras la feliz procesión se dirigía al norte comenzó a llover; por suerte, un cobertizo a la orilla de las colinas les ofreció refugio del clima adverso.

Una segunda litera, mucho más desgastada, fue dejada apresuradamente al lado de la primera. El refugio era lo suficientemente grande para  las dos literas, por lo que los asistentes buscaron refugio en otros lugares. Las dos mujeres jóvenes se sentaron lado a lado bajo la glorieta en sus asientos de novia.

Rickshaw(litera) japonesa de finales del siglo XIX. DopefishJustin/Wikipedia/Dominio Público
Imagen ilustrativa. Rickshaw japonés de finales del siglo XIX, derivado de las antiguas literas. (DopefishJustin/Wikipedia/Dominio Público)

La novia en la litera lujosamente decorada escuchó a la otra chica llorando y le preguntó:

“Querida hermana, es nuestro buen día, ¿por qué sollozas?” La otra novia respondió: “Hermana mía, ¿cómo podrías imaginar mi miseria? Mi padre se endeudó por mi matrimonio  y dice la historia que mi futuro marido también es pobre. ¿Qué vida voy a vivir?”.

Al darse cuenta que tenía dos bolsos de novia formando parte de su dote, la novia rica no pudo pensar en una mejor manera de ayudar a la pobre mujer. Sin pensarlo demasiado le pasó uno de los bolsos de color rojo a la otra mujer, quien le agradeció profundamente sorprendida. Entonces la lluvia se detuvo y se separaron.

El emperador de la Dinastía Ming Xuande, jugando Chuiwan. (Dominio Público)

La novia rica, Wang Lanzhen, era hija única; su novio era el respetado erudito Zheng Mudi., ante ellos había una vida feliz.

Después de dos meses de matrimonio, un día los piratas japoneses tomaron Huangyan, la ciudad natal de Lanzhen. Toda su familia fue asesinada en la redada. Temiendo más incursiones, para ofrecer resistencia, la comunidad eligió a su esposo como comandante de trescientos soldados voluntarios. Mudi vendió su propiedad para la preparación de la próxima batalla, mientras que las élites locales prometieron su reembolso.

Siendo un gran comandante, Mudi llevó a la milicia a obtener la victoria, matando a cientos de piratas en la Garganta de Niutou. Desde ese entonces la zona fue conocida como “el estanque de la Tumba de los Piratas”.

Cuando por fin regresó a casa con su esposa, Mudi encontró a su familia en deuda y las promesas de reembolso olvidadas por la comunidad. Además él y Lanzhen fueron acosados ​​por los líderes del pueblo, acusándolo de tomar el poder militar bajo el pretexto de la lucha contra la piratería. Al enterarse de su próximo arresto, la pareja privada de sus derechos huyó durante la noche junto con su hija , cada uno siguiendo un rumbo diferente en busca de refugio.

Detalle de “Diez mil millas del río Yangtz”, una pintura de la dinastía Ming. (Dominio Público)

Una bendición inesperada

Lanzhen deambuló hacia el sur con su hija y encontró trabajo como sirviente. Xu Jingsheng, su empleador, tenía una tienda de vino junto con su esposa, Gu Jinhua. Lanzhen trabajó allí durante tres años. Finalmente, viajó de vuelta a casa en busca de su esposo fugitivo, pero sin éxito. Antes de salir, reunió algunas de sus viejas pertenencias almacenadas por viejos amigos, entre los que estaba el bolso del dote restante.

De regreso a la casa de sus empleadores, después de descubrir la bolsa roja, Lanzhen lloró y recordó con nostalgia la felicidad del día de su boda, sin darse cuenta de las bendiciones que habían echado raíces con su acto espontáneo de caridad.

La suerte quiso que Gu Jinhua fuese la novia pobre que se había refugiado junto a Lanzhen hace años bajo el gazebo, a quien ella le había dado uno de sus bolsos rojos llenos de plata. El novio de Jinhua después usó este regalo para pagar deudas de su familia y entrar en el negocio del vino. Su arduo trabajo y diligencia valieron la pena, sin embargo, nunca olvidó a su desconocida benefactora. Por lo tanto Jinhua mantuvo la bolsa roja consagrada en un lugar de honor, esperando el regreso de su dueño original.

Las damas de la corte preparan seda y otras juegan a un juego de mesa en “Mañana primaveral en el Palacio Han” por Qiu Ying. Museo Nacional del Palacio en Taipéi, Taiwán. (Dominio público)

En ese momento, Jinhua entró en los aposentos de Lanzhen y la encontró llorando aferrada a lo que parecía ser el bolso que había recibido ese día de lluvia bajo el cobertizo.

“¿Por qué llevas ese bolso?”, preguntó Jinhua.

“Es mío”, dijo Lanzhen. Jinhua corrió al santuario y encontró que su propio bolso, idéntico al otro, de hecho estaba allí.

“¡Tú eres mi querida hermana!”, exclamó Jinhua y el siguiente intercambio reveló la historia perdida de las dos novias.

Escena de un drama histórico chino (Cortesía de NTDTV)
Escena de un drama histórico chino (Cortesía de NTDTV)

Jinhua y su esposo quisieron dividir su riqueza con Lanzhen, pero ella se negó.

“Fue por su propia diligencia que ganó su actual fortuna”, dijo Lanzhen. “Incluso si yo me hubiera quedado con el bolso, habría malgastado su riqueza”.

La pareja admiraba la generosidad de Lanzhen y continuó cuidando bien de ella. Además arreglaron que sus hijos se unieran en matrimonio.

La buena fortuna de Lanzhen no terminó ahí. Pocos días pasaron antes de que su marido perdido por tanto tiempo, llamara a la puerta. Resultó que después de su fuga se unió en servicio con un poderoso general, y por su habilidad fue promovido a un alto rango.

Reunidos, Lanzhen y su marido partieron de regreso a casa. En el camino de regreso se encontraron con el cobertizo, donde Lanzhen pagó sus respetos colgando una inscripción en el sitio.

Esta historia se transmitió y se extendió con el folklore de China. En 1940, se adaptó en la ópera llamada “El bolso unicornio”.

Estos chicos tienen mucha precisión

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS