Las empresas de comida chatarra aumentan la susceptibilidad de contraer COVID-19

El azúcar, la sal y la grasa hacen que la comida chatarra sea deliciosa, pero debilita nuestro sistema inmunológico
Por JOSEPH MERCOLA
09 de Enero de 2021
Actualizado: 09 de Enero de 2021

Las condiciones de salud subyacentes como la obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes han surgido como factores clave en las muertes debidas al nuevo coronavirus, COVID-19. En un estudio, más del 99 por ciento de las muertes por COVID-19 ocurrieron entre personas que tenían condiciones médicas subyacentes.

Entre las muertes, el 76.1 por ciento tenía presión arterial alta, el 35.5 por ciento tenía diabetes y el 33 por ciento tenía enfermedades cardíacas. Además, otro estudio reveló que entre los jóvenes de 18 a 49 años de edad hospitalizados a causa de COVID-19, la obesidad era la condición subyacente más prevalente, justo por delante de la hipertensión. Las condiciones crónicas como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardíacas y la obesidad tienen mucho en común, incluyendo el hecho de que a menudo son causadas por una mala dieta.

Los alimentos procesados, la comida chatarra y los refrescos son los principales culpables del aumento de estas y otras enfermedades crónicas, y por lo tanto tienen un papel clave en las muertes de COVID-19. Sin embargo, incluso en medio de la pandemia de COVID-19, las empresas multinacionales de alimentos y bebidas están interfiriendo en la política pública e influyendo en la elaboración de directrices dietéticas.

Para proteger la salud pública, esta influencia conflictiva debe ser frenada, según un informe publicado por el grupo de campaña Corporate Accountability. Mientras tanto, los expertos en salud están llamando a los alimentos ultraprocesados como actores clave en las muertes por COVID-19 y pidiendo directrices de salud pública para advertir al público de sus riesgos.

Los gigantes de la comida chatarra están manipulando las políticas públicas de nutrición

Según el informe de Corporate Accountability, más de la mitad de los nombrados para el Comité Asesor de Guías Alimentarias 2020 (DGAC) tiene vínculos con el Instituto Internacional de Ciencias de la Vida (ILSI), una organización sin fines de lucro establecida por un ejecutivo de Coca-Cola hace 40 años.

Se supone que el DGAC es un comité independiente, que revisa la evidencia científica y proporciona un informe para ayudar a desarrollar el próximo conjunto de directrices dietéticas para los estadounidenses (2020 a 2025). Sin embargo, sus amplios vínculos con el ILSI aseguran que el comité está influenciado por los fabricantes de alimentos no saludables. Incluso los presidentes y vicepresidentes del Subcomité de Embarazo y Lactancia del DGAC están afiliados al ILSI.

El ILSI ha sido expuesto como un cómplice de la industria de la comida chatarra, y documentos internos han revelado que el ILSI se ha integrado en paneles de salud pública en toda Europa y las Naciones Unidas en un esfuerzo por promover su propio programa centrado en la industria para aumentar los beneficios a expensas de la salud pública en todo el mundo.

En el informe sobre responsabilidad empresarial se examinaron las “puertas giratorias y los conflictos de intereses” del ILSI con procesos críticos de política gubernamental, incluida no solo la formulación de las Directrices Dietéticas para los Estadounidenses (DGA), sino también la actualización de las bases de datos nacionales sobre composición de alimentos. Se explica:

“El informe también relata las profundas conexiones del grupo de fachada con la industria, sus vínculos con la investigación que ha ayudado a producir, y con los individuos con los que se relaciona. El panorama que describe es un caso convincente para que Big Food abandone el ILSI y otros grupos similares en interés no solo de la salud pública sino también de una relación menos engañosa con sus inversores”.

La DGA es esencialmente la fuente de asesoramiento nutricional en EE.UU., dirigiendo lo que más de 30 millones de escolares estadounidenses comen en la escuela y dirigiendo el asesoramiento nutricional que se da a las nuevas madres, a los ancianos, a los veteranos y a otros beneficiarios de la educación nutricional y las comidas ofrecidas por el gobierno federal.

“Pero el mandato de la DGA es aún más amplio”, señaló Corporate Accountability en su informe. “Su objetivo es promover la salud, prevenir enfermedades crónicas y ayudar a todos los residentes de EE.UU. a alcanzar y mantener un peso saludable”. Sin embargo, al asociarse con corporaciones de comida chatarra, termina haciendo lo contrario:

“El setenta y cinco por ciento de las personas que participan en la formulación de las directrices dietéticas oficiales del gobierno de Estados Unidos tienen vínculos con la industria alimentaria. El 55 por ciento tiene vínculos con el ILSI, que fue fundado por un ex ejecutivo de Coca-Cola y está financiado por Coca-Cola, PepsiCo, McDonald’s, General Mills, Cargill, Monsanto, el Consejo Nacional de Productos Lácteos, el Consejo Internacional de Frutos Secos y una serie de otros proveedores mundiales de comida y bebida chatarra”.

Academia de control de corporaciones de comida chatarra, directrices de nutrición

El informe sobre responsabilidad empresarial presenta varias conclusiones clave que destacan los vínculos del ILSI con la industria y cómo sus investigaciones, la interferencia del gobierno y otras actividades están afectando negativamente a la política de salud pública.

Por ejemplo, la revista del ILSI, Nutrition Reviews, no siempre revela las afiliaciones y los conflictos de intereses del ILSI. Además, casi el 40% de las publicaciones del ILSI de América del Norte de 2013 a 2017 recibieron apoyo o financiación del ILSI pero no lo revelaron. De aproximadamente el 60% de las publicaciones que sí contenían una declaración de divulgación, a veces se declaraba “sin conflicto de intereses”.

Además, el ILSI afirma que no hace presión, pero dio orientación directa al gobierno argentino sobre las actualizaciones de su Base de Datos Nacional de Composición de Alimentos.

El ILSI de la India incluso elaboró un estudio en asociación con instituciones de investigación gubernamentales que menospreciaba y tergiversaba los efectos sobre la salud de los alimentos tradicionales en lugar de centrarse en los efectos adversos para la salud de los refrescos y los alimentos procesados.

Además, el consejo de administración del ILSI de América del Norte viola el Principio 1 de su política de conflicto de intereses, ya que más del 50% de su junta está afiliada al sector privado.

Por último, está el hecho de que, en lugar de desmantelar el ILSI México después de haber violado el código de ética del grupo bajo la dirección de un ejecutivo de Coca-Cola, fue absorbido por el ILSI Mesoamérica en 2019, que también está bajo la dirección de un ejecutivo de Coca-Cola. Estudio de caso de la revista de ISLI.

Un ejemplo que se dio de la falta de divulgación en los estudios de nutrición fue un estudio de 2017 titulado “¿Cuál es el límite superior apropiado para el consumo de azúcares añadidos?”.

Los investigadores examinaron las “restricciones significativas de los límites superiores de consumo de azúcares” presentadas por organizaciones científicas como la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana del Corazón, concluyendo que sus conclusiones “deberían inyectar una nota de cautela en las directrices restrictivas” y señalando que “la base científica de las directrices restrictivas dista mucho de estar establecida”.

Sin embargo, uno de los coautores del examen no reveló un importante conflicto de intereses. James Rippe estaba afiliado al ILSI de México y dirigía un foro titulado “Pruebas actuales sobre los edulcorantes y la salud”, que recibió 10 millones de dólares de la Asociación de Refinadores de Maíz de los Estados Unidos para establecer que el consumo de azúcar no tenía ningún impacto en la salud del corazón.

Otro ejemplo flagrante fue publicado en los Anales de Medicina Interna. El estudio, “The Scientific Basis of Guideline Recommendations on Sugar Intake”, fue financiado por el ILSI y concluyó que “las directrices sobre el azúcar en la dieta no cumplen los criterios de las recomendaciones fiables y se basan en pruebas de baja calidad. Los funcionarios de salud pública (al promulgar estas recomendaciones) y su público (al considerar el comportamiento alimentario) deben ser conscientes de estas limitaciones”.

Aunque la revista reveló que el ILSI fue la principal fuente de financiación del estudio, según Corporate Accountability:

“Sus hallazgos fueron tan egoístas que provocaron críticas de la dulcería Mars (entonces miembro del ILSI). La coautora y miembro de la DGAC en 2010, Joanne Slavin, no reveló sus vínculos financieros con Big Food and Beverage, incluyendo Coca-Cola, PepsiCo y Nestlé”.

Informe: Los gobiernos y los académicos deben separarse del ILSI

El ILSI ha sido una herramienta clave para la expansión mundial de la industria de la comida chatarra, dando a la industria una entrada con los responsables políticos y las universidades de prestigio bajo el disfraz del avance científico.

Mientras financia la investigación científica diseñada para apoyar su propia agenda, el ILSI regularmente no revela conflictos de interés. “Esta falta de transparencia ha permitido al ILSI industrial una licencia social para producir y promover la ciencia basura en todo el mundo”, señala el informe. Mientras tanto, aunque afirman que no son una organización de presión, juegan un papel en los procesos de elaboración de políticas relativas a la nutrición en EE.UU., India, Argentina, México y Taiwán.

Ahora que el ILSI está siendo expuesto, incluso los propios gigantes de la comida chatarra, a saber, Mars y Nestlé, han cortado los lazos con la organización. Corporate Accountability está pidiendo a otras empresas que hagan lo mismo y exige a las instituciones académicas que rompan todos los vínculos con el ILSI, incluida la Fundación de Investigación del ILSI y la revista del ILSI, Nutrition Reviews.

Para los gobiernos, el informe recomienda prohibir que quienes tengan vínculos con el ILSI participen en la DGAC y en cualquier agencia como el USDA, Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. informan públicamente sobre cualquier interacción directa con el ILSI.

Sin embargo, en la actualidad, los gigantes de la comida chatarra están completamente entrelazados con las recomendaciones de salud pública relativas a la alimentación y la nutrición, en detrimento de la salud pública. “Incluso en tiempos de crisis, como la actual pandemia de COVID-19, los patrocinadores del ILSI no sienten escrúpulos al presionar por el resultado final”, declaró la Responsabilidad Corporativa, añadiendo:

“En la India, a pesar de las posibles consecuencias para la salud y el bienestar de los trabajadores y la comunidad, empresas como Coca-Cola, PepsiCo y Nestlé, han presentado cartas al gobierno solicitando que la fabricación de alimentos y bebidas quede exenta del cierre y sea considerada un ‘servicio esencial'”.

“No proveer bebidas azucaradas inmunosupresoras durante este tiempo también puede probar el servicio más esencial que estas corporaciones pueden proveer en este tiempo y más allá”.

Cómo los estadounidenses se engancharon a los alimentos procesados

Según el periodista de investigación Michael Moss, gran parte de la responsabilidad por el aumento del consumo de comida chatarra de los estadounidenses recae en la industria de alimentos procesados. Además de dirigirse a los niños que están “especialmente preparados para el sabor dulce”, el azúcar, la sal y las grasas no saludables son las tres principales sustancias que hacen que los alimentos procesados sean tan adictivos.

La investigación de cuatro años de Moss culminó en el libro “Salt Sugar Fat”, que detalla cómo los científicos de la alimentación formulan productos con la combinación justa de azúcar, grasa y sal para estimular las papilas gustativas lo suficiente, sin abrumarlas, anulando así la inclinación del cerebro a decir “suficiente”. Utiliza el ejemplo de las patatas fritas, que combinan la sal y la grasa para un placer instantáneo, junto con el azúcar del almidón de la propia papa, como el alimento adictivo perfecto.

Más allá del potencial adictivo de los alimentos está la comercialización, que atrae aún más a los estadounidenses a comprar y consumir más alimentos procesados. Esto incluye cosas como colocar la comida chatarra a la altura de los ojos en los estantes de las tiendas de comestibles. En una entrevista con U.S. News & World Report, Moss reveló que los ejecutivos de alimentos evitan la comida chatarra por el bien de su propia salud:

“Uno, a nivel personal, muchos ejecutivos de empresas de alimentos no comen sus propios productos por razones de salud. Y dos, las propias compañías están más enganchadas a la sal, el azúcar y la grasa que nosotros porque son ingredientes milagrosos que les permiten preservar y mantener los productos a bajo costo además de ser completamente deliciosos. La profundidad de la propia dependencia de la industria me sorprendió mucho”.

La comida chatarra causa un aumento de las muertes por COVID-19

El Dr. Aseem Malhotra, cardiólogo de Londres, es uno de los que advierte que una mala dieta puede aumentar el riesgo de morir por COVID-19. Él escribió: “El gobierno y la salud pública de Inglaterra son ignorantes y muy negligentes por no decirle al público que tienen que cambiar su dieta ahora”.

Le dijo a la BBC que los alimentos ultra procesados constituyen más de la mitad de las calorías consumidas por los británicos, y si usted sufre de obesidad, diabetes de tipo 2 e hipertensión arterial ―todas ellas relacionadas con una dieta pobre― su riesgo de mortalidad por COVID-19 aumenta diez veces.

En el lado positivo, también afirma que comer alimentos nutritivos incluso durante un mes podría ayudarle a perder peso, poner en remisión la diabetes de tipo 2 y mejorar su salud considerablemente, por lo que tendrá muchas más posibilidades de sobrevivir si contrae COVID-19. Malhotra también le dijo a la industria alimentaria que “dejara de comercializar en masa y vender alimentos ultra procesados”.

El Dr. Robert Lustig, profesor emérito de pediatría en la división de endocrinología de la Universidad de California, San Francisco, declaró además:

“He oído que COVID-19 se refería a una bestia porque no distingue. De hecho, no distingue a quién infecta. Pero sí distingue a quién mata. Aparte de los ancianos, son los de raza negra, los obesos, y/o los que tienen condiciones preexistentes. ¿Qué distingue a estos tres grupos demográficos?”.

“Alimentos ultraprocesados”. Porque la comida ultraprocesada provoca inflamación, que COVID-19 se complace en explotar. Es otra forma en que la comida procesada mata. Es hora de replantearse el menú”.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a las personas un valioso recurso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS