Las hospitalizaciones por COVID-19 caen bruscamente en Nueva York

Por Zachary Stieber
09 de Abril de 2020
Actualizado: 09 de Abril de 2020

“La tasa de hospitalización sugieren que está bajando”, dijo el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo a los periodistas en Albany.

Solo 84 pacientes fueron admitidos en unidades de cuidados intensivos en las últimas 24 horas, el menor número visto desde mediados del mes pasado.

Si Nueva York llegó al pico de hospitalizaciones y nuevos casos, la meseta es significativamente más baja de lo que casi todos los modelos predijeron. Una proyección que los funcionarios conocen, de la Universidad de Columbia, señaló que solo la ciudad de Nueva York podría necesitar 136,000 camas de hospital en el día más crítico, mientras que otros modelos estimaron que se necesitarían hasta 110,000 camas en todo el estado.

En cambio, Nueva York tiene alrededor de 18,000 pacientes en camas de hospital y registró el menor aumento diario de hospitalizaciones desde el 18 de marzo. El número de respiradores necesarios —que se proyecta que puede llegar a 40,000— tampoco se ha acercado a la estimación más alta. La oficina de Cuomo no ha respondido a múltiples preguntas sobre cuántos respiradores necesita el estado ahora.

Si bien Nueva York vio 799 nuevas muertes, el mayor aumento en un solo día, los decesos son un indicador de rezago, con muchos pacientes sucumbiendo después de pasar semanas con respiradores.

La mayoría de los pacientes que murieron tienen 70 años o más. Muchos tenían al menos una condición de salud subyacente, incluyendo hipertensión, diabetes y cáncer.

Restaurante cerrado a primera hora de la noche en Brooklyn después de un decreto que establece que todos los bares y restaurantes cierren, el 16 de marzo de 2020 en la ciudad de Nueva York, (Spencer Platt/Getty Images)

Distanciamiento social y pruebas

La disminución de las hospitalizaciones no significa que las medidas de distanciamiento social puedan aflojarse, explicó Cuomo, advirtiendo de una posible “segunda ola”. El estado está cerrado desde el mes pasado, con medidas cada vez más severas, incluyendo multas por violar la orden ejecutiva del gobernador y el cierre de parques infantiles.

Los negocios considerados no esenciales fueron forzados a cerrar y la gente está en su mayoría en casa, con viajes poco frecuentes solo para fines esenciales como conseguir alimentos.

Las pruebas de anticuerpos, que pueden detectar infecciones pasadas y que están siendo desarrolladas, permitirán a las personas que ya han tenido el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, o que son inmunes a volver al trabajo, explicó el gobernador.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, manifestó en su conferencia de prensa el jueves pasado que algunas de las restricciones de la ciudad podrían ser levantadas en mayo.

“Creo que va a ser un abril largo y difícil. Mayo podría ser más fácil de lo que originalmente temía que fuera”, aseguró en la Mansión Gracie.

Aún así, el alcalde también indicó que aflojar las restricciones podría llevar a que el virus se propague rápidamente de nuevo.

Nueva York es el estado más afectado de la nación. Tiene la mayor cantidad de casos, hospitalizaciones y muertes. Los funcionarios esperaron semanas para implementar medidas como la orden de quedarse en casa y estuvieron alentando a los neoyorquinos a asistir a desfiles, eventos y a comer fuera en marzo.

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

La cronología del encubrimiento del COVID-19 por el régimen chino

TE RECOMENDAMOS