Las interrupciones severas de la oferta podrían acelerar la desaparición de la globalización

Por Emel Akan
22 de Marzo de 2020 3:39 PM Actualizado: 22 de Marzo de 2020 3:39 PM

WASHINGTON — Los gobiernos y las empresas están aprendiendo lecciones difíciles de la rápida propagación del virus del PCCh, propagación que está causando interrupciones en las cadenas de suministro de todo el mundo.

Los cierres relacionados con el virus, que causa la enfermedad COVID-19, han estado deteniendo a las economías internacionales, incluyendo la estadounidense.

Las empresas estadounidenses, que dependen del abastecimiento global, se enfrentan a un tipo de interrupción sin precedentes en medio de la pandemia. Y los que dependen en gran medida o exclusivamente de las fábricas en China para piezas y materiales son los más afectados.

El estado chino requirió el cierre de fábricas en la mayoría de sus provincias en febrero, y las compañías estadounidenses han sentido los efectos. El virus del PCCh ha interrumpido las cadenas de suministro para casi el 75 por ciento de las empresas de EE.UU., según una encuesta del Instituto de Gestión de Suministros realizada a fines de febrero y principios de marzo.

Además, hay una escasez de opciones de transporte aéreo y marítimo para llevar productos a Estados Unidos, lo que agrava los retrasos en las entregas.

La crisis llevó al presidente Donald Trump el 20 de marzo a invocar la Ley de Producción de Defensa, que acelerará y ampliará el suministro de productos de la base industrial de Estados Unidos, si es necesario. El estatuto, de la era de la Guerra de Corea, obligará a ciertas compañías estadounidenses a producir productos que son escasos, como máscaras médicas, ventiladores, guantes, hisopos de prueba y otros equipos esenciales.

“La pandemia de coronavirus tendrá serias implicaciones sobre cómo pensamos sobre la globalización en general y sobre China específicamente”, dijo Robert Atkinson, fundador y presidente de la Fundación de Tecnología e Innovación de la Información (ITIF), un centro de pensamiento estadounidense.

“Creo que los días en que todo el mundo asumía que solo había un mercado global integrado en el que todos podemos confiar, esos días ya pasaron. Y habrá algunas repercusiones, y creo que China terminará pagando el precio”.

ITIF ha criticado durante mucho tiempo a Beijing por embarcarse en políticas de “innovación mercantilista”, que incluyen subsidios masivos del gobierno, espionaje industrial, robo cibernético, empresas conjuntas forzadas a cambio de acceso al mercado y adquisición de empresas extranjeras para obtener tecnologías sensibles.

Estas políticas estimularon la innovación en China, pero eso fue a expensas de la innovación en las economías occidentales, dijo Atkinson.

La globalización, la fuerza económica más poderosa que ha dado forma al mundo en las últimas dos décadas, ahora está dando paso a un nuevo orden mundial. El sentimiento amargo contra la globalización en los últimos años, particularmente en los países desarrollados, condujo a un renacimiento global del nacionalismo y el proteccionismo. Eso marcó un cambio fundamental en el orden comercial global.

Atkinson dijo que la guerra comercial y el brote del virus del PCCh han hecho que las empresas estadounidenses estén aún más preocupadas por las vulnerabilidades de la cadena de suministro y la dependencia de China. Ahora se les empuja a crear cadenas de suministro más resistentes y diversas.

“Ciertamente, los aranceles de Trump y la guerra comercial también han enviado ese mensaje a muchas empresas, por lo que ya se estaban moviendo en esa dirección”, dijo. “Creo que el coronavirus acelerará ese movimiento y alentará a más compañías a tomarlo más en serio”.

Éxodo de china

En un esfuerzo por diversificar su cadena de suministro, Apple pidió el año pasado a sus principales proveedores que consideren trasladar, desde China al sudeste asiático, del 15 al 30 por ciento de su producción.

También comenzó el proceso de trasladar la fabricación de AirPods, sus populares auriculares inalámbricos, a Vietnam desde China. Atkinson cree que aproximadamente la mitad de la producción de AirPod ahora se realiza en Vietnam.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China se ha convertido en una bendición para países como Vietnam y Malasia. Las grandes corporaciones han sido capaces de cambiar rápidamente a productores de estos países para productos electrónicos y muebles que fueron afectados por los aranceles de Estados Unidos.

Al menos 50 compañías multinacionales, incluidas estadounidenses, japonesas y taiwanesas, el año pasado anunciaron planes para trasladar la fabricación fuera de China para evitar aranceles punitivos, según una investigación de Nikkei Asian Review.

Los fabricantes estadounidenses de computadoras personales Hewlett-Packard y Dell, la compañía de calzado Skechers, el fabricante de calzado y ropa deportiva Brooks Running y el pequeño productor de cámaras de video, GoPro, se encontraban entre esas compañías.

Si Apple decide salir de China, eso tendrá un gran impacto en muchas compañías, dijo Ray Zinn, fundador y ex CEO de Micrel Semiconductors.

Apple es el mayor consumidor mundial de productos electrónicos, ya que compra chips, vidrio, carcasas de aluminio, cables, placas de circuitos y muchos otros productos de proveedores que se concentran principalmente en China.

Según Zinn, los ensambladores de iPhone, como Foxconn, pueden retirarse fácilmente de China, pero la fabricación de componentes móviles es más difícil.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos podría presionar fácilmente a compañías como Apple para que cambien sus cadenas de suministro mediante la imposición de aranceles, dijo a The Epoch Times.

Se perdió la confianza en China

Zinn estuvo a la vanguardia de la industria de semiconductores, y se desempeñó como CEO y presidente de Micrel, desde su creación en 1978 hasta su retiro en 2015. Afirma haber sido el CEO más antiguo de una empresa de Silicon Valley que cotiza en bolsa.

Durante décadas, observó a muchas empresas estadounidenses trasladar sus operaciones de fabricación a países de bajo costo.

“Mi empresa nunca fue a China”, dijo.

“En el año 2000, cuando tuvimos el Y2K y la explosión de las puntocom, los ejecutivos de mi compañía querían mudarse a China, porque todos los demás se estaban mudando. Les dije: “No, no vamos a ir a China”.

Admite que tales movimientos trajeron, a esas compañías, beneficios de costos y ventajas competitivas a corto plazo.

“Pero a largo plazo, creo que van a pagar un precio por eso. No quería que nos robaran nuestra tecnología”, dijo.

Un incidente hace 15 años hizo que Zinn perdiera la confianza en China. Dijo que los agentes del FBI en 2005 allanaron su fábrica en San José, California, después de que encontraron piezas producidas por Micrel en dispositivos explosivos que se usaban en Afganistán e Irak.

“Descubrimos que era un distribuidor en China que estaba comprando nuestras piezas, a través de Corea y Japón, y luego vendiéndolas a Iraq. Entonces, una vez que lo descubrí, dejé de confiar en China. Porque eso estaba matando a nuestros soldados”, dijo.

Zinn insta a otras compañías estadounidenses a tener conciencia y hacer lo mejor para el país.

“No creo que sea correcto que nuestras empresas hagan negocios con alguien que es, potencialmente, un enemigo de nuestro país y que no tiene los mejores intereses para nuestro país”, dijo.

China también ha perdido la confianza y la buena voluntad mundial por su manejo del brote del virus del PCCh, según los informes de los medios de comunicación.

Los expertos creen que el gobierno de EE.UU. puede alentar a más empresas a reubicar la fabricación a Estados Unidos desde China, ofreciendo una exención de impuestos o incentivos fiscales.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo a los periodistas el 16 de marzo que la administración Trump está considerando un plan para ofrecer incentivos a las empresas estadounidenses para que vuelvan a producir en el país.

La Casa Blanca también está preparando una orden ejecutiva para ayudar a reubicar las cadenas de suministros médicos de China a Estados Unidos, en medio de la crisis pandémica.

Cadena de suministro médico

Estados Unidos depende en gran medida de China para los productos de atención médica, lo que hace que el país sea vulnerable a las interrupciones de la cadena de suministro. Y el brote ha sido un gran llamado de atención para los responsables políticos, ya que el régimen en Beijing ha exacerbado este problema de vulnerabilidad.

China es el proveedor dominante de medicamentos cruciales, ingredientes activos y equipo de protección personal (EPP) como mascarillas, respiradores, batas quirúrgicas y guantes.

El aumento de la demanda mundial y la desaceleración de la producción en China, debido al brote, han creado una grave escasez de equipos de protección en los hospitales de Estados Unidos.

“En este momento hay una pesadilla logística por encima de todo”, dijo Michael Einhorn, presidente de Dealmed Medical Supplies, un distribuidor de suministros médicos con sede en Nueva York.

Si bien las fábricas en China se vuelven a abrir y funcionan al 90 por ciento de su capacidad, su compañía no puede llevar los productos a Estados Unidos lo suficientemente rápido, debido a la alta demanda y los retrasos en los envíos, dijo a The Epoch Times.

“Estamos tratando de sacar cosas de China, pero se está volviendo muy, muy difícil”, dijo.

Dealmed distribuye más de 25,000 productos en Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Pensilvania. Y más del 50 por ciento de esos productos provienen de China, dijo.

Debido a la guerra comercial, Einhorn tuvo que trasladar el año pasado, desde China, el 35 por ciento de su negocio a Malasia, Estados Unidos y México. Sin embargo, dijo, China sigue siendo un proveedor crucial de productos de PPE, como máscaras protectoras y batas de aislamiento.

La pandemia es una lección muy seria para este país, dijo. “Necesitamos trasladar la fabricación de medicamentos a Estados Unidos”.

Sigue a Emel en Twitter: @mlakan

Descubre

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.