Las leyes de gravedad no se aplican a este extraño “lugar misterioso” en el bosque: ¡aquí la razón!

Por Anna Mason
11 de Julio de 2023 12:34 AM Actualizado: 11 de Julio de 2023 11:38 AM

Si se tropieza con cierta zona de los bosques de Santa Cruz, podría pensar que se ha metido en el País de las Maravillas de Alicia. Pero no se trata de una novela de ficción infantil, porque existe un lugar real llamado “Punto Misterioso”, donde las cosas no son lo que parecen, donde la ley de la gravedad parece no aplicarse. Es un lugar real. No hay hilo.

Visitantes de todo el mundo acuden al lugar para experimentar el extraño vuelco de esta maravilla que parece sobrenatural, aunque la lógica y la ciencia aún no han conseguido explicarlo del todo. Una vez dentro de la zona circular de penumbra, de 46 metros de ancho, se observa una cabina de madera torcida en cuyo interior la gente se siente mareada, con náuseas o aturdida, o tiene dificultades para caminar y mantenerse erguida. Las pelotas parecen rodar cuesta arriba, las sillas se mantienen erguidas en las paredes y los cuerpos se inclinan en ángulos imposibles sin caerse. De hecho, en algunos lugares, las personas pequeñas parecen grandes y las grandes pequeñas, dependiendo de dónde se sitúen.

Y las curiosidades continúan, mientras abundan las teorías fascinantes sobre las razones de toda esta locura. Algunos afirman que se trata de una interferencia extraterrestre, con naves no identificadas que provocan una atracción antigravitatoria. Otros dicen que se trata simplemente de una anomalía magnética natural, tal vez una deformación cuántica que no puede explicarse. También están los que citan fuerzas sobrenaturales que acechan el bosque circundante.

Izquierda: La entrada al Mystery Spot, situado en las montañas de secuoyas a las afueras de Santa Cruz (Sanjay ach/CC BY 3.0); Derecha: No todo es lo que parece en el Mystery Spot, en los bosques de las afueras de Santa Cruz. (Briellecfarmer/CC BY 4.0)

La especulación forma parte de la diversión en esta atracción de carretera, y los científicos no están exentos. En 1998, un grupo de psicólogos de la Universidad de California en Berkeley realizó un estudio que explicaba el Punto Misterioso como una ilusión visual. Cuando una persona entra en la cabaña, situada en una empinada colina, es incapaz de fijar la vista en el horizonte, lo que distorsiona su percepción.

Además, según los investigadores, cuando el cuerpo de esa persona se coloca en ángulo, su distorsión perceptiva aumenta más del doble. El profesor de psicología Bruce Bridgeman está de acuerdo. El académico de la Universidad de California en Santa Cruz colgó un péndulo del techo de la cabina y observó cómo los participantes en el estudio intentaban empujarlo en dos direcciones. Aunque el peso colgaba verticalmente, la inclinación del edificio lo hacía parecer “fuera de lugar”. Cómicamente, los participantes hacían mucho más esfuerzo del necesario para empujar el péndulo hacia lo que percibían como vertical, un comportamiento que el Sr. Bridgeman denomina “ilusión de esfuerzo”.

Un guía del Mystery Spot, a las afueras de Santa Cruz, parece inclinarse en un ángulo imposible sobre una mesa torcida. (Briellecfarmer/CC BY 4.0)
Los visitantes se colocan de lado en las paredes y cuelgan en ángulos precarios sobre suelos inclinados en el Mystery Spot, a las afueras de Santa Cruz. (Izquierda: Katharina Volkers/The Epoch Times; Derecha: Lawrence Lansing/CC BY 3.0)

“El contexto visual influye mucho en lo que percibimos, y no podemos escapar de él, aunque lo sepamos”, afirma. “Pensamos que nuestras percepciones son bastante exactas, pero rara vez lo son”.

Algunos pueden argumentar que estas explicaciones racionales estropean la diversión del Punto Misterioso. Bridgeman no está de acuerdo y afirma que “lo realmente divertido es que puedes aprender sobre cómo funciona tu mente en un entorno interesante”.

Sin embargo, el personal que trabaja en el lugar afirma que la ciencia aún no puede explicar cómo surgió la casa en primer lugar.

“Mucha gente dirá: ‘Oh, la cabaña está inclinada; ése es el misterio'”, dice el guía turístico Aidan Lucero. “Pero, ¿por qué está así? ¿Por qué no se deslizó colina abajo? Cada vez que intentamos desmentirlo, nos hacemos aún más preguntas”.

Las personas más pequeñas parecen más grandes, y las más grandes más pequeñas, cuando se sitúan en determinados lugares del Mystery Spot, situado en los bosques de las afueras de Santa Cruz. (Katharina Volkers/The Epoch Times)
Visitantes de distintos tamaños parecen cambiar de tamaño según donde se sitúen. (Katharina Volkers/The Epoch Times)

En 1939, un hombre llamado George Prather compró la ladera sobre la que ahora se asienta la cabaña y los terrenos circundantes. Los propietarios originales accedieron a venderle la parcela con la condición de que comprara también la ladera. Una empresa maderera local le advirtió que no construyera en la colina, añadiendo que todo lo que habían intentado levantar en ella acababa deslizándose hasta el fondo.

Pero en 1940, el Sr. Prather construyó una cabaña. La levantó unos 3 metros más arriba de su posición actual y, solo como habían dicho los leñadores, empezó a deslizarse. En el transcurso de tres meses, recorrió varios metros antes de detenerse. Hay un árbol, dice el Sr. Lucero, que parece haber impedido que la casa siguiera avanzando. Pero, curiosamente, cuando dijo esto, el árbol solo tenía unos 55 años.

“Se detuvo cuando alcanzó el equilibrio en el centro del Punto Misterioso”, dice, y continúa afirmando que la atracción tiene seis demostraciones diferentes que pretenden probar a los visitantes que el lugar es realmente una anomalía gravitacional. Una de ellas consiste en colocar un nivel de burbuja sobre un tablón de madera para demostrar que está nivelado. Si se coloca una bola de billar sobre el tablón, ésta rueda lentamente en lo que parece ser una dirección ascendente.

Un cartel en el Punto Misterioso revela la historia que se esconde tras este extraño y maravilloso lugar. (Tshrinivasan/CC BY 3.0)

El propio Sr. Prather contrató a un equipo de topógrafos para investigar el terreno. Informaron de que obtenían lecturas incorrectas de la brújula todo el tiempo, hasta 180 grados de desviación.

“Mucha gente viene aquí a tratar de refutar”, dice el Sr. Lucero. “Vino un científico de la NASA y un ingeniero de Tesla. Yo estaba allí sentado respondiendo preguntas; no tenía ninguna respuesta que darles. No se les ocurría nada”.

El Punto Misterioso atrae a más de 600,000 visitantes al año, ayudados por sus infames pegatinas amarillas para el parachoques. Sea cual sea la razón de su extrañeza, los que tropiezan con este lugar en las secuoyas que rodean Santa Cruz siguen sintiéndose inspirados por su maravilla.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.