Las medidas enérgicas de China tienen que ver con el control político

Por Daniel Lacalle
10 de Agosto de 2021 4:30 PM Actualizado: 10 de Agosto de 2021 4:31 PM

Comentario

A pesar del elevado crecimiento económico nacional y de la sólida recuperación mundial, el mercado chino ha descendido en el año. En el momento de redactar este artículo, el índice CSI 300 de Shanghai ha bajado un 5% frente al +18% del S&P 500, y en los últimos cinco años ha subido un 51%, una cifra decente pero modesta comparada con el +103% del S&P 500.

Además, el mercado de valores chino parece ópticamente barato. A 12.7 veces el precio estimado a las ganancias en 2021, según Bloomberg, es significativamente más barato que la mayoría de las economías desarrolladas y muchas emergentes. ¿Por qué digo “ópticamente”? Porque la valoración de la bolsa china incluye importantes deducciones que cualquier inversor debe tener en cuenta. El riesgo político y de intervención gubernamental es un factor de deducción relevante que no se puede ignorar, y la reciente represión de la tecnología y la educación es una prueba de ello.

Los riesgos políticos y de intervención gubernamental no son exclusivos de las acciones chinas, pero explican una gran parte del descuento en términos de valoración. Estos riesgos también son evidentes en las acciones de países como Rusia, pero también en el mercado español o italiano. No se trata solo del riesgo regulatorio, que puede existir en numerosos sectores a nivel mundial, sino del riesgo de una intervención aleatoria, política y destructiva. Cuando los políticos quieren tomar el control de las entidades privadas, el crecimiento de sus beneficios y los márgenes son irrelevantes considerando la posibilidad de una gestión fluida, con políticos que utilizan el balance de las empresas privadas con fines políticos.

La reciente represión en China no tiene que ver con la desigualdad, sino con el control. Si el gobierno quisiera reducir la desigualdad, habría aplicado medidas fiscales que habrían sido más eficaces que paralizar su mercado de valores.

El alto crecimiento de la economía china no se refleja en las valoraciones por dos razones principales, en mi opinión. En primer lugar, la mayor parte de ese crecimiento está planificado de forma centralizada e impulsado por un enorme endeudamiento. En segundo lugar, el riesgo de cambios aleatorios en la gestión y la estrategia de las empresas por motivos políticos ha aumentado en los últimos 10 años. La economía china no se ha abierto desde que el mandato de Xi Jinping se prolongó indefinidamente, sino que se ha ido cerrando poco a poco, y uno de los principales objetivos de un gobierno más intervencionista es atacar al sector corporativo y tomar el control de las empresas privadas aunque eso signifique debilitar su situación financiera, limitar su acceso a los mercados de capitales y suscitar la preocupación de los inversores.

Por lo tanto, el riesgo político es un desaguadero mayor para las valoraciones porque los inversores saben que los políticos no tendrán en cuenta los intereses de los accionistas y de las partes interesadas y probablemente utilizarán el balance de la empresa para impulsar el control político.

Los lectores pueden decir que el gobierno tiene buenas intenciones y que los políticos en las empresas no significan necesariamente una destrucción del valor, pero esos pensamientos ingenuos son erróneos. Si los políticos tuvieran las mejores intenciones y la buena voluntad de los ciudadanos en mente, reforzarían la independencia de los reguladores en lugar de tomar el control político de las empresas privadas. Un político que tiene en mente el mejor interés de su pueblo deja que sean profesionales independientes los que tomen las decisiones en materia de negocios y regulación, precisamente para evitar decisiones con carga política. Sin embargo, cuando los políticos debilitan la independencia de los reguladores y refuerzan su control sobre la gestión de las empresas no hay ningún beneficio para los ciudadanos ni para los accionistas. Es solo intervencionismo para impulsar una agenda política. El movimiento de efectivo se malgasta, la deuda aumenta y la desigualdad crece porque el mérito desaparece en favor de la adhesión política.

Si el régimen chino estaba preocupado por la desigualdad y el poder del mercado, ¿por qué no creó reguladores independientes y transparentes en lugar de hacerlos aún más dependientes del gobierno?

La deducción del mercado bursátil chino también está en función del intervencionismo del pasado y de la norma de “crecer a cualquier precio”. Un país con un crecimiento y un potencial tan elevados muestra un índice con unas finanzas muy débiles. La relación entre la deuda neta y los beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) supera las 6.9 veces, impulsada sobre todo por las empresas estatales, que han ido acumulando deuda mientras mostraban una rentabilidad muy pobre. El rendimiento de los activos del índice de Shanghai, según Bloomberg, es de un débil 1.18%, y el margen de beneficios es de apenas un 7.9%, tras un enorme margen bruto del 16%.

¿Tiene el mercado chino potencial? Absolutamente, y es enorme. Sin embargo, para alcanzar el potencial de revalorización que merece, el régimen chino debería promover la transparencia, la independencia de los miembros de los consejos de administración, las auditorías y la regulación, así como unas normas claras de gobierno corporativo que protejan a los inversores y a las partes interesadas. Todas las medidas que van en contra de la independencia de los reguladores y los directivos de las empresas y de unos mercados de capitales abiertos y transparentes acaban siendo contraproducentes porque no ayudan en nada a los ciudadanos y debilitan el tejido empresarial y de inversión.

Llenar las empresas de directores designados políticamente significa menos innovación, falta de cuestionamiento de las malas decisiones y malas inversiones masivas, rasgos que China podría reducir rápidamente si abriera, en lugar de cerrar, su economía.

Esta es una lección para los occidentales que ven como una buena idea el creciente intervencionismo de China. El intervencionismo político significa una mala asignación del capital, una peor creación de empleo y el peor tipo de desigualdad, la que está impulsada políticamente.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.