Las muertes de turistas “no son inusuales”, dice Ministro de Turismo de República Dominicana

Por Richard Szabo - La Gran Época
26 de Junio de 2019 Actualizado: 26 de Junio de 2019

Un alto funcionario de República Dominicana está restándole importancia a la amplia cobertura de noticias sobre varios ciudadanos estadounidenses que murieron en los últimos seis meses mientras estaban de vacaciones en la nación caribeña.

El Ministro de Turismo, Francisco Javier García, desestimó los informes de los medios de comunicación de que ocho estadounidenses murieron durante sus vacaciones en República Dominicana.

Funcionarios del país afirmaron que cinco de las muertes se debieron a causas naturales, y confían en que el resto que aún está siendo analizado toxicológicamente con la ayuda de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), también falleció por causas naturales.

El FBI está analizando muestras de al menos un minibar de una pareja fallecida, dijo a CNN un portavoz del Ministerio de Salud de República Dominicana.

Se estima que 3.2 millones de turistas estadounidenses visitaron el país en 2018 y que “no es inusual que ocho personas mueran durante sus vacaciones en un período de seis meses”, dijo el ministro a The Associated Press.

También indicó que no ha habido encubrimiento y que las autoridades quieren averiguar la verdad del asunto.

“No hay nada que ocultar aquí”, dijo García. “Queremos que la verdad prevalezca”.

El ministro afirma que las ocho muertes no fueron parte de una misteriosa ola de muertes, sino más bien un fenómeno médico y estadísticamente normal que fue agrupado por los medios de comunicación de Estados Unidos.

Sin embargo, un número creciente de turistas estadounidenses que visitan la isla salieron a la luz desde las muertes y se quejaron de que sufrían de calambres estomacales, diarrea explosiva y malestar que duraron tanto tiempo que aún estaban enfermos después de su regreso a Estados Unidos.

CNN confirmó que más de 12 turistas recientes contactaron con la pareja de Colorado Kaylynn Knull y Tom Schwander, quienes compartieron su desgarradora historia de caer violentamente enfermos en televisión.

Describieron síntomas que podrían ser diagnosticados como reacciones graves a una intoxicación alimentaria, un virus o incluso una contaminación química. Sentían náuseas, sudor, lagrimeo en los ojos, dolor de estómago y babeo incontrolable.

Después de regresar a Estados Unidos, sus médicos sospecharon que un ingrediente utilizado en los pesticidas los podría haber envenenado, lo que llevó a la pareja a iniciar una acción legal contra los propietarios de los centros turísticos.

Otros viajeros dijeron a CNN que sintieron un olor químico inusualmente fuerte en sus habitaciones de hotel antes de enfermarse.

Tina Hammell, de 49 años, residente del noreste de Ontario, afirmó que ella y su esposo John se alojaron en el hotel Grand Bahia Principe Punta Cana en 2016. En el segundo día de sus vacaciones tomaron una siesta bajo la unidad de aire acondicionado, después de lo cual la mujer dijo que se despertó y notó que había un fuerte olor químico en la habitación del hotel.

“Mi garganta y mi nariz estaban en llamas”, dijo a CNN. “Olía a pintura”.

Su esposo recordó haber visto a la mujer corriendo afuera y tosiendo repetidamente.

“Me dolía mucho”, dijo.

Después de llamar a la recepción para quejarse del olor, un trabajador del centro turístico se acercó a su habitación y roció lo que parecía ser desinfectante.

La pareja pidió una habitación diferente y finalmente durmió bien. Sin embargo, Tina sentía náuseas, sudor, le costaba respirar, y era como si hubiera perdido la voz. Trataron de salir a caminar pero ella estaba demasiado débil y comenzó a sentir dolores en el pecho y su cuerpo comenzó a convulsionar.

“Se desmayaba mientras yo trataba de abrazarla”, dijo John. “Le dije: ‘No vas a morir. No vas a morir”.

Finalmente, la gerencia del centro turístico dispuso que la mujer enferma fuera transportada a otra parte del hotel donde el centro médico estaba abierto. El doctor revivió a Tina usando un desfibrilador.

Sin embargo, otra pareja no fue tan afortunada. Edward Nathaniel Holmes, de 63 años, y Cynthia Ann Day, de 49, murieron el 30 de mayo en su habitación del hotel Grand Bahia Principe La Romana.

García dijo a CNN que el personal del centro turístico recuperó un opiáceo y varios medicamentos del interior de su habitación para la presión arterial y la inflamación.

Las autopsias identificaron que la causa de muerte fue edema pulmonar, que ocurre cuando se acumula líquido en los pulmones y a menudo se relaciona con enfermedad cardíaca.

Miranda Schaup-Werner, de 41 años, residente de Allentown, Pennsylvania, murió el 25 de mayo en el lujoso hotel Bahía Príncipe Bouganville. Un portavoz de la familia dijo a los periodistas que la mujer se desmayó después de tomar un trago en el minibar.

García dijo a CNN que una autopsia descubrió que Schaup-Werner había sufrido un ataque cardíaco fatal.

Un profesional de la salud no está convencido de que las causas de muerte fueran tan simples y acusa a las autoridades dominicanas de ser “muy opacas”.

“Cuanto más tiempo mantengan a todos en suspenso, peor será para República Dominicana, especialmente cuando son tan dependientes del turismo”, dijo a CNN el doctor Amesh Adalja, del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud en Enfermedades Infecciosas y Cuidados Críticos. “Porque cuanto más tiempo pase sin explicación, más tiempo la gente se resistirá a ir allí”.

García no proporcionó los números o detalles de las muertes de turistas estadounidenses en la isla y afirmó que el número había caído un 56 por ciento entre los años 2016 y 2018. El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo a CNN que no había razón para sospechar de un aumento en el número de muertes de turistas estadounidenses, diciendo que la agencia no había observado un mayor número de muertes.

*****

Te puede interesar:

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS