Las organizaciones internacionales se han convertido en los pequeños ayudantes de la China comunista

El tráfico de influencias está dando buenos resultados para Beijing

Por Stu Cvrk
31 de Marzo de 2023 5:30 PM Actualizado: 31 de Marzo de 2023 5:30 PM

Comentario

En pos de los objetivos de hegemonía mundial del líder chino Xi Jinping, el régimen comunista de China ha montado una enorme campaña en las últimas dos décadas para tomar el control de las organizaciones internacionales.

La campaña ha implicado tráfico de influencias y sobornos a gran escala, ya que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha tratado de infiltrarse, obtener el control y utilizar esas organizaciones para impulsar políticas favorables a China, así como para distraer y suprimir cuestiones que son contraproducentes o directamente embarazosas para Beijing.

Examinemos algunos de los organismos internacionales corrompidos por el PCCh y los beneficios resultantes para los comunistas.

FMI, Banco Mundial

Creado en 1944, el propósito original del Fondo Monetario Internacional (FMI) era “eliminar las destructivas políticas comerciales mercantilistas, como las devaluaciones competitivas y las restricciones de divisas”.

El Banco Mundial financia proyectos de desarrollo y déficits de balanza de pagos a corto plazo de los países miembros, entre los que, a partir de 1980, se encontraba la China comunista (el primer préstamo para un proyecto se aprobó en 1981).

En lugar de “abrirse democráticamente”, como predijeron en su momento quienes apoyaban el acceso de China a las instituciones internacionales (que fue la justificación pública que se dio para “abrir China” cuando la realidad era que todo giraba en torno al dinero y al acceso a los consumidores chinos), el régimen chino ha mantenido un sistema capitalista autoritario y unas políticas comerciales mercantilistas que explotan a otros países manipulando las normas y la moneda, aplicando onerosos requisitos de certificación reglamentaria nacional para que las empresas operen en China y utilizando actividades de contratación pública discriminatorias que corrompen el libre comercio. Beijing obtuvo (y sigue obteniendo) acceso a los fondos del FMI/Banco Mundial sin condiciones reales.

El PCCh también se benefició de un escándalo de manipulación de datos en el Banco Mundial en 2017 que benefició directamente a China, como reportó Reuters. El escándalo elevó la clasificación del clima empresarial de China al puesto 78 desde el 85 en el informe de 2018. Una clasificación más alta conduce a “una mayor afluencia de fondos de inversión extranjera [y] a impulsar la economía [y] el mercado financiero de un país”.

Organización Mundial del Comercio

Los principales objetivos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) son establecer y aplicar normas para el comercio internacional, facilitar una mayor liberalización del comercio y resolver disputas comerciales.

Como consecuencia directa del presunto tráfico de influencias en Estados Unidos durante la Administración Clinton (“Chinagate” y otros escándalos), China se convirtió en miembro de la OMC en 2001. La pertenencia a la OMC implica la concesión del “estatus de nación más favorecida”, que facilita los aranceles más bajos posibles entre las naciones miembros. Las exportaciones chinas a Estados Unidos se han disparado desde 2001. Sin embargo, la liberalización de la China autoritaria no se había producido tal y como habían planeado Estados Unidos y sus aliados cuando China se convirtió en miembro de la OMC.

La sede de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se levanta el 11 de diciembre de 2019 en Ginebra, Suiza. (Robert Hradil/Getty Images)

China ha obtenido todos los beneficios de su pertenencia a la OMC a expensas de los demás. Según el Consejo de Relaciones Exteriores, “China se ha beneficiado enormemente de la OMC, aprovechando las disposiciones que convienen a sus intereses y eludiendo las restricciones menos convenientes”.

Más de dos docenas de litigios ante la OMC han alegado violaciones por parte de China de prácticas comerciales aprobadas internacionalmente. Muchas se centraban en el robo de propiedad intelectual mediante transferencias forzosas de tecnología asociadas a empresas conjuntas entre empresas chinas y estadounidenses.

No hay perspectivas de cambio en un futuro previsible, con una administración estadounidense más interesada en la cooperación y el compromiso que en la confrontación con una China cada vez más beligerante y autoritaria.

Organización Mundial de la Salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no es independiente y está sujeta a los caprichos y preferencias políticas de los países que financian su presupuesto, incluidos su director y su personal.

Al parecer, la influencia real del PCCh en la OMS comenzó en 2006 con la “elección” de la Dra. Margaret Chan, la primera directora general abiertamente prochina, que ocupó el cargo durante 10 años. Durante este periodo, la OMS declaró que la “gripe porcina” H1N1 era una pandemia, colaboró con Purdue Pharmaceutical para expandir el uso de opioides y la adicción global, y no tomó medidas contra el brote de ébola en 2013, según la Alianza para la Protección de la Investigación Humana. Estas y otras acciones equivocadas sirvieron al propósito del PCCh de condicionar al mundo a futuras “pandemias” y estimular la demanda de opioides producidos en China, como el fentanilo y sus precursores químicos.

Se ha escrito mucho sobre cómo Beijing corrompió la respuesta mundial al virus SARS-CoV-2 para su propio beneficio económico y geopolítico bajo el “liderazgo” del director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus (aquí, aquí, aquí, aquí y aquí). A principios de 2020, Tedros elogió a China por “establecer un nuevo estándar para el control de brotes”, que más tarde se convirtió en la emblemática política “cero-COVID” de Xi, y fue emulada por otros países. Sin embargo, fue abandonada tras tres años de fracaso en diciembre de 2022, y fue responsable de un número desconocido de vidas destruidas por la muerte y la privación económica.

Como Breitbart reportó en enero, en otro guiño a Beijing, la OMS “renovó el estatus de la pandemia de coronavirus como Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional (PHEIC)” a pesar de los dudosos datos reportados por China asociados con la terminación de la política de cero-COVID.

Y como si beneficiarse de la muerte de otros no fuera suficiente para el PCCh, el último impulso de la OMS es un tratado internacional que despojaría a 194 naciones de su soberanía y daría a la OMS el control global sobre los asuntos de salud en todo el mundo.

Epoch Times Photo
Un ataúd es cargado en un contenedor de almacenamiento en el crematorio y funeraria Dongjiao, uno de los varios de la ciudad que se ocupa de los casos de COVID-19, en Beijing, el 18 de diciembre de 2022. (Getty Images)

Como reportó anteriormente The Epoch Times, la Administración Biden “se está preparando para firmar la adhesión de EE. UU. a ese acuerdo jurídicamente vinculante”. Poner a la OMS en el asiento del conductor, en realidad, coloca a la China comunista en el control.

Naciones Unidas

La “Agenda Común” de las Naciones Unidas, que se centra en “volver a abrazar la solidaridad mundial” y “trabajar juntos por el bien común”, coincide con los mensajes de Xi de “comunidad con un futuro compartido”, “cooperación beneficiosa para todos” y “prosperidad común”.

Esto no es casualidad, ya que el PCCh ha estado corrompiendo y subvirtiendo la ONU desde su admisión en 1971. El pago de aproximadamente el 12% del presupuesto ordinario de la ONU y de las cuotas para el mantenimiento de la paz convierte a China en el segundo mayor contribuyente a la organización, lo que le otorga una gran influencia sobre la burocracia de la ONU.

El PCCh ve en la ONU un socio explotable y una herramienta útil en la búsqueda de la hegemonía mundial por parte de Beijing. Por ejemplo, el secretario general de la ONU, António Guterres, es un socialista portugués que es uno de los principales impulsores de la “agenda de sostenibilidad” de la ONU y también está presionando “por un sistema multilateral más fuerte, más interconectado e inclusivo, anclado en las Naciones Unidas”.

La “agenda de sostenibilidad”, que aborda la supuesta “crisis climática”, está en perfecta sintonía con el dominio mundial de China en la producción de tecnologías verdes, como baterías, paneles solares y vehículos eléctricos. Mientras tanto, el sistema multilateral defendido por la ONU sólo puede lograrse con la disminución de la única superpotencia del mundo (Estados Unidos), que ha sido durante mucho tiempo un objetivo geopolítico de Xi y el PCCh. Imagínense. Los objetivos geopolíticos de la ONU son los mismos que los de la China comunista.

Epoch Times Photo
El líder chino Xi Jinping se dirige virtualmente a la 76ª Sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York el 21 de septiembre de 2021. (Spencer Platt/Pool/AFP vía Getty Images)

Beijing ha estado persiguiendo incesantemente posiciones de liderazgo dentro de la burocracia de la ONU para ayudar a avanzar en los objetivos geopolíticos del PCCh. Según informa The Diplomat, “cuatro de los 15 organismos especializados de la ONU están dirigidos por ciudadanos chinos, entre ellos la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDP) y la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI)”.

Los diplomáticos de carrera chinos también han ocupado el cargo de subsecretario general del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DAES, por sus siglas en inglés) de la ONU desde 2007, lo que ha permitido a Beijing infiltrar astutamente sus inversiones de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Un buen ejemplo de los continuos esfuerzos del régimen chino para socavar e influir en la toma de decisiones de la ONU a favor de los objetivos del PCCh fue su creación del Fondo Fiduciario de la ONU para la Paz y el Desarrollo en 2016 con la promesa de 200 millones de dólares en donaciones chinas durante 10 años. El UNPDTF ha apoyado proyectos que incluyen “la seguridad del mantenimiento de la paz, el sistema de respuesta rápida, la prevención y la mediación, la lucha contra el terrorismo, el fortalecimiento de la asociación entre las Naciones Unidas y las organizaciones regionales, el alivio de la pobreza”, etc., según se informa en su sitio web oficial.

Sin embargo, The Spectator (Reino Unido) señaló que el dinero chino venía con condiciones: “Una prioridad de este fondo es la promoción por parte de la ONU de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de Xi, con sus prácticas de préstamos depredadores, su diplomacia de mano dura y sus prácticas comerciales, y la potencial extensión militar del alcance de China”. Eso serían donaciones “con características chinas”, por ejemplo, al servicio de los objetivos geopolíticos del PCCh.

El tráfico de influencias del régimen en la ONU sigue dando otros dividendos. Un buen ejemplo fue el voto de 19-17 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU contra “una moción liderada por Occidente para celebrar un debate sobre los supuestos abusos de los derechos humanos por parte de China contra los uigures y otros musulmanes en Xinjiang” (Turkmenistán oriental) el pasado octubre. La votación puso en ridículo el cacareado apoyo de la ONU a los “derechos humanos universales”, al mismo tiempo que permitía al PCCh escabullirse de su genocidio continuado contra el pueblo uigur, que incluye a más de un millón de personas que languidecen en campos de concentración.

Un ejemplo relacionado fue la acusación realizada en febrero de este año por el Proyecto de Derechos Humanos de los Uigures de que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha “suavizado la persecución de los uigures y la destrucción de su patrimonio cultural en China”, según reportó Voice of America News.

El informe del UHRP acusa a la UNESCO de violar sus propias normas porque “el gobierno chino ha destruido un gran número de mezquitas, santuarios, cementerios y libros históricos y ha restringido el uso del uigur y de otras lenguas turcas autóctonas. Además, cientos, posiblemente miles, de intelectuales y líderes culturales uigures, kazajos y kirguises han sido encarcelados”.

Al parecer, la UNESCO es otra agencia de la ONU “con características chinas”.

Reflexiones finales

Durante las últimas décadas, Bejiing ha llevado a cabo una amplia campaña para hacerse con el control de la ONU y otras organizaciones internacionales. El dinero y el tráfico de influencias chinos han tenido un enorme éxito a la hora de influir en estas entidades para permitir y apoyar la persecución por parte del PCCh de sus objetivos geopolíticos a largo plazo, entre los que destacan el desplazamiento de Estados Unidos como superpotencia mundial y la sustitución del actual orden internacional liberal por un sistema distópico dominado por el autoritarismo chino. Los objetivos de la Agenda Común de la ONU podrían haberse escrito fácilmente en Bejiing, ya que encajan a la perfección con el mensaje propagandístico chino de “prosperidad común”.

El tráfico de influencias del PCCh ha obtenido resultados favorables de muchas organizaciones internacionales.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.