Las propuestas para recibir inmigrantes se remontan a la época de la revolución en Estados Unidos

Esta no es la primera vez que las autoridades gubernamentales piden a los ciudadanos estadounidenses que acojan a ciudadanos extranjeros

Por William Brooks
07 de Febrero de 2024 3:52 PM Actualizado: 07 de Febrero de 2024 3:52 PM

Opinión

“Mientras más conozcas el pasado, mejor preparado estarás para el futuro”. — Theodore Roosevelt

A finales del verano pasado, el estado de Massachusetts declaró una emergencia por la “grave falta de disponibilidad de refugios” para la gran cantidad de inmigrantes ilegales que ingresan a Estados Unidos.

Poco después de declararse la crisis, la vicegobernadora Kim Driscoll instó a los ciudadanos a “dar un paso al frente” si estaban dispuestos a acoger en su casa a “una familia más”. La gobernadora Maura Healey culpó del dilema de los inmigrantes a las políticas federales relacionadas con la inmigración, los permisos de trabajo, la vivienda asequible y el fin de la asistencia social de la época de la pandemia—todo menos la política de fronteras abiertas de la administración Biden.

A principios de año nuevo, Fox News informó que un concejal de la ciudad del próspero suburbio de Naperville, Illinois, estaba proponiendo que los residentes liberales se inscribieran para acoger inmigrantes en sus hogares. CNN también recordó a los ciudadanos que la Casa Blanca estaba buscando espacios urbanos para el número sin precedentes de “solicitantes de asilo” que llegaban a Estados Unidos.

Después de que cerraran una escuela secundaria de Nueva York para dar cabida a inmigrantes ilegales, el empresario multimillonario y defensor de la libertad de expresión Elon Musk predijo en X, antes Twitter: “vendrán por nuestros hogares”.

La tiranía de las leyes de acuartelamiento

Esta no es la primera vez que las autoridades gubernamentales piden a los ciudadanos estadounidenses que acojan a ciudadanos extranjeros.

En la década de 1760, el Parlamento inglés aprobó una serie de leyes de acuartelamiento que exigían que los gobiernos coloniales proporcionaran alimentos, bebidas, alojamiento, combustible y transporte a las tropas británicas que ocupaban ciudades y pueblos estadounidenses. Estos actos se convirtieron en una importante fuente de tensión entre los colonos estadounidenses y el gobierno británico.

En 1765, la Ley Stamp impuso nuevos impuestos a los estadounidenses, y la presencia de tropas británicas tenía como objetivo asustarlos y obligarlos a someterse. En 1770, se permitió que expiraran las Leyes de Alojamiento, pero se reintrodujeron junto con las Leyes Intolerables de 1774.

Las políticas de mano dura adoptadas por el Imperio Británico se atribuyeron a la influencia equivocada de Jorge III. El historiador británico Paul Johnson describió al Rey como un “hombre seguro de sí mismo, ignorante, obstinado, inflexible y pertinaz” cuyas órdenes eran ejecutadas por “criaturas de segunda categoría y de su propia creación”. Johnson afirmó que el único valor de los favoritos de la corte del Rey era su “capacidad para gestionar una Cámara corrupta”.

A lo largo de su gobierno, Jorge III y las arrogantes elites británicas que lo apoyaban desecharon todas las virtudes sensatas que habían hecho de Gran Bretaña una gran nación.

En 1775, el creciente resentimiento en las colonias llevó a la organización de milicias conocidas como “Los Hijos e Hijas de la Libertad”. El 19 de abril, un comandante británico envió tropas para apoderarse de un arsenal de armas en Concord, Massachusetts.

Cuando los británicos marcharon hacia Concord, fueron interceptados por una milicia en Lexington. El famoso “disparo que se escuchó en todo el mundo” provocó un encuentro militar que se cobró la vida de unos 270 soldados británicos y 100 colonos. En junio, se libró la batalla de Bunker Hill en las afueras de Boston y en 1776 las 13 colonias declararon su independencia.

Desde el invierno de 1776 hasta el otoño de 1781, los estadounidenses libraron una larga y costosa guerra por su libertad. Después de la derrota final de los británicos en la batalla de Yorktown, firmaron el Tratado de París y los líderes coloniales fundaron una república que permaneció libre y próspera durante más de 200 años.

La historia no debe ser ignorada

Los educadores progresistas del siglo XXI tienden a ignorar o distorsionar la historia estadounidense. Las escuelas ahora enseñan a los estudiantes que el destino de su nación está definido por el pecado de la esclavitud, más que por la virtud de la libertad.

Los eruditos clásicos dicen que estudiar el pasado nos ayuda a comprender los acontecimientos contemporáneos y a emitir juicios informados. El filósofo latinoamericano George Santayana dijo una vez: “Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”. Muchos estadounidenses están de acuerdo son esto.

Con respecto a la invitación abierta del presidente Joe Biden a los migrantes y las propuestas para acogerlos en hogares estadounidenses, vale la pena señalar que la Tercera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos sigue siendo un recordatorio histórico de que “Ningún Soldado podrá, en tiempos de paz, ser acuartelado en casa alguna, sin el consentimiento del Propietario, ni en tiempo de guerra, sino en la forma que prescriba la ley”.

La semana pasada quedó en evidencia la locura migratoria, cuando inmigrantes que habían sido arrestados por presuntamente atacar a agentes de la policía de Nueva York fueron liberados sin derecho a fianza, e inmediatamente hicieron gestos obscenos con las manos hacia la gente de Nueva York mientras algunos supuestamente se dirigían a California.

Aún no está claro si los gobiernos estatales y locales intentarán obligar a las familias a alojar a los inmigrantes. Sin embargo, los políticos radicales seguirán insistiendo en que los estadounidenses tienen la obligación moral de proporcionar comida y refugio a las legiones migratorias.

No se debe ignorar la historia. Ya es hora de una nueva Revolución Estadounidense en las urnas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.