Las raíces rojas del “Nuevo Acuerdo Verde”

Por Trevor Loudon - La Gran Época
14 de Febrero de 2019 Actualizado: 14 de Febrero de 2019

Los llamados a un “Nuevo Acuerdo Verde” están creciendo rápidamente en la izquierda estadounidense. Promovido por la congresista abiertamente socialista Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata de Nueva York), la propuesta aboga por una redistribución masiva de la riqueza, un programa federal de empleo, atención de la salud socializada, ingresos mínimos garantizados y la eliminación de todos los combustibles fósiles de la economía de Estados Unidos para el año 2030, todo ello con el pretexto de la lucha contra el “cambio climático”.

En realidad, el Nuevo Acuerdo Verde es un plan profundamente socialista formulado y promovido por auténticos grupos comunistas.

El Nuevo Acuerdo Verde, que hace tan solo unos años habría sido calificado de utópico y descabellado, se anuncia en la izquierda como un programa serio para abordar las cuestiones ambientales y las desigualdades sociales.

Hasta ahora, más de 45 demócratas de izquierda en el Congreso han apoyado el proyecto, incluyendo a los probables candidatos presidenciales de 2020, Cory Booker (D-N.J.) y Bernie Sanders (I-Vt.) y los declarados candidatos presidenciales Kamala Harris (D.-Calif.), Kirsten Gillibrand (D-N.Y.) y Elizabeth Warren (D-Mass.). El ex candidato presidencial Al Gore ha llamado al Nuevo Acuerdo Verde “parte de la respuesta a la desigualdad global”.

Hasta ahora, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se ha opuesto al llamado de Ocasio-Cortez para que se cree una Comisión Especial del Congreso sobre el Nuevo Acuerdo Verde, pero la idea todavía tiene impulso.

Christy Goldfuss, que fue directora ejecutiva del Consejo de Calidad Ambiental del presidente Barack Obama y ahora dirige el equipo de energía y medio ambiente del Centro para el Progreso Estadounidense del Partido Demócrata, dijo al New Yorker que se había percatado de la influencia del Nuevo Acuerdo Verde sobre los demócratas de más alto rango.

“La gente se pregunta cómo vamos a abordar el cambio climático a escala, no cuál es nuestro enfoque de desarrollo”, dijo Goldfuss. “Para mí, ese es un cambio enorme, enorme, y no habría sucedido si el Nuevo Acuerdo Verde no hubiera llegado.”

El Nuevo Acuerdo Verde, que “llegó a definir la causa progresista en Washington”, según el New Yorker, ha existido en varias formas durante años. La propuesta se hace eco de un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) de octubre de 2008, cuando el Director Ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, dio a conocer la iniciativa del Nuevo Acuerdo Verde Mundial, que tenía por objeto transformar la economía mundial y combatir el cambio climático mediante la creación de puestos de trabajo en las industrias “verdes”. El Partido Verde de EE.UU. también promovió un Nuevo Acuerdo Verde, que incluye recortes masivos en el sector de la defensa, durante varios años.

La Fundación Rosa Luxemburgo (RLS), con sede en Manhattan, discutió significativamente sobre el concepto desde al menos 2013.

“Un Nuevo Acuerdo Verde se refiere a una transición justa hacia una economía más sostenible, a la mejora de la prestación de servicios públicos y a la estricta regulación de los contaminadores y especuladores financieros. Aunque este enfoque es muy prometedor, contiene contradicciones sin resolver y ha sido bloqueado por fuerzas hostiles. Además, no está claro si esta agenda es adecuada para el desafío planteado por el cambio climático”, afirmó la introducción de un informe de RLS.

“Construir un socialismo verde puede ser la única manera de salir de esta época de crisis con una sociedad que camine suavemente sobre la tierra al mismo tiempo que permita el florecimiento de una amplia gama de seres humanos”.

La RLS es la filial estadounidense de la Fundación Rosa Luxemburg, con sede en Berlín, una filial del partido político alemán Die Linke (La Izquierda), descendiente directo del antiguo Partido Comunista estalinista de Alemania Oriental. La RLS trabaja estrechamente con la organización marxista más grande de Estados Unidos, los Socialistas Democráticos de América (SDA), y la Organización Socialista pro-China Freedom Road (FRSO), así como con el Partido Comunista de Estados Unidos (CPUSA), todos los cuales están totalmente detrás del Nuevo Acuerdo Verde.

¿Quién está detrás del Nuevo Acuerdo Verde?

El actual Nuevo Acuerdo Verde existe en su “forma más autoritaria” como un Google Doc de 11 páginas, según el New Yorker: “El documento fue escrito en un solo fin de semana de diciembre de 2018 por el personal de la congresista de primer año Alexandria Ocasio-Cortez y tres grupos progresistas de ideas afines: el Movimiento Sunrise, una organización de base de lucha contra el cambio climático; los Demócratas de Justicia, que reclutan y apoyan a candidatos progresistas; y una incipiente entidad política llamada el Nuevo Consenso”.

Estos tres grupos son surgidos de una organización revolucionaria de entrenamiento con sede en Nueva York llamada “Momentum“.

Según el sitio web de Momentum: “Vemos dos tradiciones dominantes de organización en Estados Unidos: la organización basada en la estructura y la basada en la protesta masiva. En la tradición basada en la estructura, desarrollada por Saul Alinsky y otros, los organizadores comienzan con relaciones individuales para desarrollar el liderazgo y construir una base que pueda abogar por las necesidades de grupos particulares. Las organizaciones basadas en estructuras, como las organizaciones comunitarias y los sindicatos, hacen demandas instrumentales, utilizando la influencia de la base sobre los responsables de la formulación de políticas para lograr reformas concretas para sus miembros. Por el contrario, en la tradición de las protestas de masas, los grupos autónomos de individuos crean momentos polarizantes que inspiran a miles de personas no afiliadas a salir a las calles en torno a temas sociales simbólicos y populares.

“El modelo Momentum fusiona las fortalezas de la organización basada en la estructura y la protesta masiva para sembrar una nueva tradición de organización en Estados Unidos. Momentum sintetiza las lecciones de varios movimientos del siglo XX, incluyendo las Revoluciones de Colores de Europa del Este y la Primavera Árabe en el Norte de África”.

Momentum se jacta de entrenar a activistas de grupos que están “haciendo algunos de los más importantes movimientos de construcción” en Estados Unidos, incluyendo “Black Lives Matter, Dream Defenders, BYP100, United We Dream, Showing Up For Racial Justice, 350.org, National People’s Action, PICO, y más”. Todos estos son grupos de vanguardia o afiliados cercanos de la Organización Socialista pro-China Freedom Road (FRSO, por sus siglas en inglés).

El Movimiento Sunrise, con grupos establecidos en varias ciudades importantes, es el principal animador del Nuevo Acuerdo Verde. Sunrise ha reclutado activistas de los grupos afiliados a Socialistas Democráticos de América (SDA) y a la FRSO, como la Red de Energía Estudiantil de Pennsylvania.

Por ejemplo, Stephen O’Hanlon es un antiguo miembro de la Red de Energía Estudiantil de Pennsylvania y fundador y director nacional de campo del Movimiento Sunrise.

El Movimiento Sunrise está abiertamente respaldado por la SDA y varios grupos afiliados a la FRSO, entre ellos Green For All, con sede en el área de la bahía, que fue fundado por el antiguo maoísta y ex zar de los empleos verdes de la administración de Obama, Van Jones.

Los Demócratas de Justicia, entonces co-dirigidos por Ocasio-Cortez (antes de que ella decidiera postularse para el Congreso y unirse a SDA) apoyaron a docenas de Demócratas de extrema izquierda en el último ciclo electoral, eligiendo a siete de ellos. Más del 40 por ciento de sus 78 candidatos aprobados eran miembros de SDA o avalados. Varios más eran de las órbitas de la FRSO o CPUSA.

Los Demócratas de Justicia también se asociaron estrechamente con Brand New Congress, que está gobernado en gran medida por los miembros de la SDA.

El Nuevo Consenso proporciona la columna vertebral teórica para el Nuevo Acuerdo Verde.

Según E&E News: “Se está formando un grupo político para apoyar un movimiento progresista enérgico que ha tomado el Capitolio por asalto bajo el liderazgo de la representante electa Alexandria Ocasio-Cortez (D-N.Y.)”.

“Se llama el Nuevo Consenso.

“La organización sin fines de lucro 501c(3) está en proceso de formación para proporcionar una plataforma política que sustentará el ambicioso y cada vez más popular Nuevo Acuerdo Verde, cuyo objetivo es retirar a Estados Unidos de los combustibles fósiles, impulsar las energías renovables y los empleos en energías limpias, y construir una red eléctrica ‘inteligente’.

“El frente y el centro será Rhiana Gunn-Wright, una graduada de Yale de 29 años de edad y erudita de Rhodes que servirá como directora de políticas del grupo trabajando para desarrollar los detalles del plan.”

Gunn-Wright fue pasante del equipo de políticas de la ex primera dama Michelle Obama. En 2018, se desempeñó como directora de políticas para el izquierdista Abdul El-Sayed en su infructuosa candidatura a la gobernación en Michigan. Gunn-Wright elaboró un “conjunto de propuestas de políticas excepcionalmente exhaustivas, incluyendo el compromiso de establecer un salario mínimo de 15 dólares; una universidad gratuita para los habitantes de Michigan con ingresos familiares inferiores a 150.000 dólares; una agresiva reforma de la justicia penal; y el plan de atención de la salud de un solo pagador más detallado a nivel estatal de todos los tiempos”, de acuerdo con The Intercept.

La Subgerente de Campaña de El-Sayed, Claire Sandberg, viajó a Alemania en septiembre de 2018 con el miembro de la SDA y miembro del personal de RLS Winnie Wong. La pareja se reunió en el Bundestag alemán con miembros de la organización criptocomunista Die Linke.

Sandberg también fue uno de los fundadores de otra escisión de corta duración de Momentum, “We Will Replace You” (Te reemplazaremos), que pretendía apuntar a los demócratas “centristas” que no estaban a bordo de la agenda de la extrema izquierda. Uno de sus compañeros cofundadores, Waleed Shahid, fue líder de Momentum, portavoz de los Demócratas de Justicia y se desempeñó como director de políticas en la campaña de Cynthia Nixon respaldada por la SDA para gobernador de Nueva York.

El Secretario General de la FRSO, Sendolo Diaminah, actuó como “asesor” oficial de We Will Replace You.

El Nuevo Acuerdo Verde es un programa totalmente socialista concebido y promovido por comunistas.

La SDA, FRSO y CPUSA están todos detrás del Nuevo Acuerdo Verde. Incluso la Liga Estalinista de Revolucionarios por una Nueva América, que apoya a Corea del Norte, Irán y la anexión rusa de parte de Ucrania, ha apoyado el plan.

No es sorprendente que los comunistas estén detrás del Nuevo Acuerdo Verde. Lo que es chocante es cuántos demócratas están dispuestos a seguir adelante con esto. Algunos incluso afirman que lo incluirán en gran medida en su campaña 2020.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y orador de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años ha investigado los movimientos de izquierda radical, marxista y terrorista y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS