Las restricciones a la inversión y la tecnología son más perjudiciales que los aranceles, dicen los expertos

Por Emel Akan - La Gran Época
31 de Mayo de 2019 Actualizado: 31 de Mayo de 2019

WASHINGTON – La disputa comercial entre Estados Unidos y China se intensificó recientemente y ambas partes se aplicaron nuevos aranceles entre sí. Si bien los aranceles tienen un efecto significativo en las dos economías más grandes del mundo, las restricciones a la inversión y al flujo de tecnología serán mucho más perjudiciales, afirman los expertos.

Muchas empresas chinas y los líderes del régimen entienden que esto no es solo una guerra arancelaria, según Adam Posen, presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional (PIIE según las siglas en inglés), un centro de estudios con sede en Washington.

“Los aranceles son aranceles, pero las barreras a la inversión y el flujo de propiedad intelectual son en realidad mucho más importantes”, dijo a los periodistas tras las recientes reuniones de economistas del PIIE con funcionarios chinos en Beijing.

La actual disputa entre Beijing y Washington se convirtió en una “guerra tecnológica”, dijo.

La administración Trump recientemente prohibió a Huawei importar tecnología estadounidense, lo que se consideró una escalada importante en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. La decisión obligó a varias empresas estadounidenses, entre ellas Google, Microsoft, Qualcomm e Intel, a suspender sus operaciones con la empresa china. Sin embargo, el gobierno de EE.UU. más tarde suavizó la prohibición al emitir una licencia temporal de 90 días.

“Las amenazas arancelarias, que podrían afectar a una cantidad mucho mayor del comercio, no cambiaron mucho el mensaje para Beijing”, dijo Martin Chorzempa, investigador del PIIE.

“Pero una vez que se anunció este caso [de Huawei], pasamos de hablar de fricciones comerciales a hablar de una guerra comercial. Y ahora tenemos estas películas altamente nacionalistas sobre la lucha de Estados Unidos en la Guerra de Corea en los medios de comunicación estatales [chinos]”, explicó.

Según Chorzempa, este tema es “la cosa número uno” en China y está siendo utilizado por el régimen chino para impulsar el sentimiento antiestadounidense y ganar más poder político.

La creciente represión de la administración Trump contra la inversión china en Estados Unidos también amplifica el efecto de la guerra comercial, según la PIIE. La nueva legislación de Estados Unidos, que se convirtió en ley en 2018, otorgó más poder a los reguladores para monitorear las inversiones chinas en Estados Unidos.

Reguladores como el Comité de Inversión Extranjera de Estados Unidos y la Comisión Federal de Comunicaciones han bloqueado cada vez más acuerdos por razones de seguridad nacional. Como resultado, la inversión extranjera directa de China en Estados Unidos cayó un 84 por ciento en 2018 en comparación con el año anterior.

“Tener actualmente un entorno de aranceles y la incertidumbre y, más aún, la hostilidad asociada y las preocupaciones sobre los flujos tecnológicos transfronterizos es algo que disminuye la inversión útil, disminuye el crecimiento de la productividad de manera significativa”, argumentó Posen.

Agregó que los efectos directos de los aranceles eran significativos pero no enormes. Sin embargo, los efectos a mediano plazo de la guerra comercial sobre la inversión y, por lo tanto, sobre la productividad, son sustanciales para ambos países.

“Claramente, estamos mucho más lejos de un acuerdo de lo que estábamos a finales de abril y eso en parte se debe al aumento de la fricción en el frente de la inversión y en el frente de la alta tecnología”, dijo Jeffrey Schott, un miembro senior del PIIE, que se especializa en la política de comercio internacional y las sanciones económicas.

“Y eso puede hacer más difícil cerrar un trato, pero no creo que la puerta esté cerrada”, agregó.

Según Schott, los chinos se están preparando para una larga guerra comercial y no están listos para un acuerdo en junio. Y las recientes represalias de China fueron estratégicas, ya que evitaron aumentar los aranceles sobre los productos estadounidenses que son importantes para los consumidores y las empresas chinas, señaló.

China anunció el 13 de mayo que aumentaría los gravámenes del 5 al 25 por ciento sobre 5140 productos estadounidenses, por un valor aproximado de 60.000 millones de dólares. Estos nuevos aranceles, sin embargo, no incluyen productos esenciales para las empresas chinas, así como alimentos que muy consumidos en China, como carne de cerdo, soja, trigo y sorgo.

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS