Las tácticas comunistas para forzar la autocensura arrasan en Estados Unidos

Por Petr Svab
09 de Marzo de 2021
Actualizado: 09 de Marzo de 2021

Análisis de noticias

Si bien muchos estadounidenses se preocupan por la creciente censura, los responsables de la misma han conseguido amplificar su efecto creando un clima de autocensura.

Debido a los mecanismos psicológicos de la autocensura, una sola cuenta bloqueada, un solo video eliminado o un libro prohibido pueden dar lugar a un amplio enfriamiento de la expresión. Los debates políticos importantes no se producen, no se proponen ideas para las noticias a los editores y no se aceptan libros para su publicación, o ni siquiera se escriben.

En algunos casos, parece que los censores emplean los trucos psicológicos a propósito, logrando la máxima supresión con la mínima responsabilidad. Estos métodos no son nuevos; de hecho, hace tiempo que los emplean los regímenes totalitarios.

El principio de la autocensura consiste en que la gente, para estar segura, se abstiene de decir incluso cosas que no están directamente prohibidas por algunas normas aplicables.

Un ejemplo es el efecto de la Enmienda Johnson, una ley que prohíbe a las organizaciones sin ánimo de lucro exentas de impuestos, incluidas las religiosas, respaldar u oponerse a candidatos políticos. Aunque la ley no prohíbe la discusión de temas políticos y prácticamente no se aplica, los opositores han argumentado durante mucho tiempo que los pastores han evitado los temas políticos en sus sermones solo para estar seguros de que no pueden ser acusados de infringir la ley.

He aquí una serie de métodos utilizados para potenciar la autocensura.

Reglas vagas

El Partido Comunista Chino (PCCh), el más notorio censor de la libertad de expresión del mundo, ha utilizado durante décadas el método de hacer que sus políticas sean intencionadamente vagas. Durante sus pasadas campañas políticas, por ejemplo, la dirección central emitía un decreto por el que se castigaba a los “derechistas” y a los “contrarrevolucionarios”. Al siguiente escalón inferior de funcionarios del partido no se le diría qué es exactamente lo que hace que uno sea “derechista” o “contrarrevolucionario”, y quizás ni siquiera cuál debe ser el castigo. Ningún funcionario, sin embargo, querría ser visto como demasiado indulgente, ya que eso conllevaría el riesgo de que uno mismo fuera etiquetado. Por ello, cada nivel sucesivo de la burocracia intensificaría su interpretación de la política, llevando a resultados cada vez más extremos. En algunos periodos, la histeria fue mucho más allá de la autocensura, ya que ni siquiera abstenerse de hablar de política era suficiente.

“Durante la Revolución Cultural (…) la gente no podía comprar comida en las cantinas si no recitaba una cita o hacía un saludo a Mao [Zedong]. Cuando se hacía la compra, se viajaba en autobús o incluso se hacía una llamada telefónica, había que recitar una de las citas de Mao, aunque fuera totalmente irrelevante. En estos rituales de adoración, la gente era fanática o cínica”, se lee en los “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista”.

En la China contemporánea, los disidentes suelen ser objeto de ataques por “subvertir el Estado” o “difundir rumores”. El régimen ha demostrado que prácticamente cualquier declaración política puede englobarse en uno de estos cargos.

El método parece estar ahora en juego en la América contemporánea.

Amazon ha actualizado recientemente sus políticas para prohibir los libros que contengan “discursos de odio” sin explicar lo que considera como tal. Dado que Amazon controla más del 80 por ciento del mercado de venta de libros, los editores se ven obligados a adivinar si un libro puede recibir la etiqueta de “discurso de odio” y, por tanto, ser mucho menos rentable de publicar.

Roger Kimball, editor de Encounter Books y colaborador de Epoch Times, dijo que hasta ahora no ha considerado evitar los títulos que puedan ser blanco de Amazon, pero lo calificó como “un presagio muy preocupante”.

“Es posible que otras editoriales lo hagan”, dijo a The Epoch Times en una llamada telefónica. “Ciertamente, creo que el ambiente de opinión es mucho más estrecho ahora que en el pasado”.

Puso el ejemplo de Simon & Schuster, una potente editorial que recientemente canceló la publicación del libro del senador Josh Hawley (R-Mo.) debido a que Hawley cuestionó la integridad de las elecciones presidenciales de 2020.

Si las editoriales se doblegan ante Amazon, los autores podrían ir aún más lejos, evitando por completo los temas que puedan asustar a las editoriales.

Otras plataformas tecnológicas como Facebook, YouTube y Twitter suelen ofrecer alguna definición de la incitación al odio y otras normas de contenido, pero han reconocido que mantienen intencionadamente en secreto al menos parte de sus políticas para evitar que la gente las eluda. El efecto es que los usuarios tratan de adivinar por sí mismos los límites de la censura.

Aquellos que invirtieron grandes esfuerzos para construir sus seguidores en internet son propensos a adoptar una autocensura especialmente estricta, ya que son los que más tienen que perder. YouTube, por ejemplo, prohíbe cualquier contenido que diga que el resultado de las elecciones de 2020 se vio afectado por el fraude. La política parece relativamente clara, pero parece haber empujado a las personalidades de YouTube a evitar por completo el tema de la integridad electoral, solo para estar seguros.

Percepción de un objetivo aleatorio

Otro método para inducir la autocensura es la aplicación selectiva. Durante las pasadas campañas políticas del PCCh, éste elegía objetivos para la persecución aparentemente al azar. Incluso los objetivos no sabrían necesariamente qué es exactamente lo que ha provocado la ira del partido sobre ellos. En respuesta, la gente se apresuraría a dar sentido a la situación, trazando líneas rojas de autocensura basadas en conjeturas.

Elementos de este método pueden verse en varios escenarios en Occidente.

Cuando Amazon prohibió recientemente un libro que critica la ideología transgénero publicado por Encounter Books en 2018, no explicó el motivo de dicha medida. En su lugar, Amazon actualizó discretamente sus políticas de libros sobre la incitación al odio. Luego dejó que el público conectara los puntos y etiquetara el libro como discurso de odio por sí mismo.

Del mismo modo, otras plataformas tecnológicas suelen negarse a comentar casos específicos de censura o incluso a decir a los acusados qué es exactamente lo que hicieron mal.

Este método también puede funcionar mediante cambios y excepciones a las normas. El PCCh ha sido notorio por cambiar constantemente sus políticas. Los aliados de la revolución de ayer se encontraban hoy como enemigos del partido, pero podían esperar ser llamados a cooperar con el partido mañana. De ahí surgió el dicho: “La política del partido es como la luna, cambia cada 15 días”. La gente se ha visto en la tesitura de intentar constantemente alinearse con lo que el partido dice actualmente e incluso anticiparse a lo que el partido podría decir a continuación y evitar preventivamente decir algo que pueda considerarse problemático en el futuro.

Las plataformas tecnológicas de hoy en día reconocen abiertamente que sus políticas de contenido son un trabajo en curso. A lo largo de los años se han añadido repetidamente nuevas normas y suelen aplicarse de forma retrospectiva. Así, un contenido que era aceptable ayer puede ser prohibido y eliminado hoy. Mañana pueden esperarse más restricciones, o las empresas pueden dar marcha atrás en algunas cuestiones.

Las normas también se pueden torcer por conveniencia política. Facebook, por ejemplo, considera que los ataques verbales a personas por su raza, sexo o inclinaciones sexuales son expresiones de odio. Pero sus moderadores contratados fueron informados en 2018 de que, durante un periodo de tiempo, los ataques a los hombres blancos heterosexuales estarían exentos siempre que tuvieran “la intención de concienciar sobre el Orgullo/LGBTQ”, según un memorando interno.

La culpa por la negación

Otro método es utilizar la negación o la resistencia como prueba de culpabilidad.

En las ideologías progresistas actuales, negar que uno es racista o que tiene “privilegio blanco” cuenta como una confirmación de los cargos. De hecho, cualquier resistencia a la ideología y a sus etiquetas suele etiquetarse como “fragilidad blanca” u “opresión interiorizada” y, por tanto, ilegítima. Al no dejar espacio para la crítica legítima, la ideología desalienta el debate. En lugar de enfrentarse a la pena de ser etiquetados peyorativamente, muchos se guardan sus objeciones.

Jodi Shaw, antigua coordinadora de apoyo a los estudiantes del Smith College, una universidad femenina de élite, dejó recientemente su trabajo por lo que describió como un entorno “deshumanizado”.

En 2018, la institución de artes liberales puso en marcha una serie de iniciativas para luchar contra el “racismo sistémico” en la escuela. Sin embargo, los planes no le sentaron bien, dijo Shaw a The Epoch Times en una llamada telefónica.

Se le instruyó para que tratara a las personas de forma diferente en función de su raza y sexo, lo que en la práctica significaba proyectar sobre la gente los propios estereotipos, dijo.

Dijo que se sentía falsa.

“Hay un guión para la gente blanca y un guión para la gente que no es blanca. Y se sentía como si tuvieras que seguir el guión”, dijo.

Sin embargo, para ella estaba claro que no había lugar para el desacuerdo o incluso para la duda.

“Simplemente no puedes hablar de ello en voz alta”, dijo. “No puedes expresar tus dudas en voz alta”.

Siendo una liberal acérrima, intentó llevarse bien con el programa, diciéndose a sí misma que solo se hacía “para ayudar”.

Cuando las dudas persistieron, incluso se cuestionó su propia moralidad.

“¿Significa eso que soy racista?”, se preguntó.

“Creo que mucha gente de la izquierda tiene este problema de sentirse un poco confundida. Sienten que algo no está bien, pero se supone que no debo pensar que algo no está bien”, dijo.

Los empleados de su departamento eran “verdaderos creyentes”, dijo, pero habló con siete u ocho personas de otros departamentos que compartían en privado sus preocupaciones.

“En susurros, ya sabes, en los pasillos y demás, a solas, decían: ‘Sí, esto es como, algo está realmente mal en esto'”, dijo.

En última instancia, llegó a la conclusión de que no era un “racista interior” el que hablaba, sino su conciencia, y que la ideología simplemente se estaba metiendo con su psique.

“Así es como funciona esta ideología. Se te mete en la cabeza, y creo que es perjudicial”, dijo.

Culpa por asociación

Otra forma de imponer la autocensura es extender la culpa más allá del objetivo a cualquiera que esté incluso tenuemente asociado con él.

Los regímenes totalitarios han utilizado durante mucho tiempo esta táctica, castigando a familiares, amigos, colegas, supervisores y otros asociados de los disidentes.

Los ejemplos de culpabilidad por asociación son comunes hoy en día. Los medios de comunicación, las universidades y otras instituciones dispuestas a acoger a oradores de otro bando político son criticados por “dar una plataforma” al “odio” o algún otro peyorativo. Cualquiera que pronuncie una palabra de apoyo a una de las figuras censuradas puede esperar ser el siguiente objetivo.

Cuando Shaw empezó a hablar de sus preocupaciones públicamente, se encontró con que los empleados de Smith que en privado estaban de acuerdo con ella se volvieron repentinamente inaccesibles.

“El miedo a la culpabilidad por asociación es tan aterrador que la gente ni siquiera me envía mensajes de texto”, dijo.

Eso no solo induce a la autocensura en el propio círculo, sino que aísla aún más al objetivo.

“Uno se aísla y no es capaz de hablarlo con otra persona y determinar que, efectivamente, hay algo que va mal”, dijo Shaw.

Kari Lake, antigua presentadora de noticias en la cadena Fox 10 de Arizona, se enfrentó a las críticas por el mero hecho de crear una cuenta en las redes sociales alternativas Parler y Gab. Los críticos argumentaron que era culpable por asociación, ya que Parler y Gab habían sido etiquetados como una de las plataformas favoritas de los “nazis”.

Aunque los ataques nunca hicieron que Lake cuestionara sus creencias, sí la impulsaron a autocensurarse, dijo a The Epoch Times en una llamada telefónica.

“De hecho, me encuentro con que no publico historias que son solo hechos porque pienso: ‘Oh, publicar eso, aunque sea cierto, podría enfadar a algunas personas. Podría enfadar a la izquierda y no quiero, ya sabes, patear el avispero'”, dijo.

Para Lake ha sido especialmente descorazonador ver que la censura es respaldada por muchos compañeros periodistas.

“Les parece bien y me entristece”, dijo.

Le gustaría ver más diversidad de puntos de vista entre los periodistas, ya que estima que la mayoría de la profesión se inclina hacia la izquierda. Incluso los pocos conservadores que conoce son “muy, muy cerrados al respecto”, dijo.

“La gente que conozco puede incluso actuar o presentar historias que podrían parecer de izquierdas para mostrar a la gente, ‘mira, no soy conservador'”, dijo.

Hace unas semanas, Lake dejó su trabajo.

“Me di cuenta de que, bueno, soy parte de eso. Soy parte de este sistema. Soy parte de los medios de comunicación y si no me gusta y no puedo hacer nada para cambiarlo, entonces tengo que salir”, dijo.

Solución

La censura en Estados Unidos es peculiar en su forma, ya que en gran medida no es obra del gobierno. Ni siquiera es necesariamente el resultado de la presión del gobierno, aunque eso ahora parece estar en marcha también. Más bien, se basa en actores tanto dentro como fuera del gobierno en toda la sociedad estadounidense, que se alinean con una ideología que es totalitaria en su raíz.

Es poco probable que los estadounidenses puedan confiar en que alguien empuje contra la ideología desde arriba. De hecho, la ideología parece estar ahora respaldada por la mayoría del gobierno.

Sin embargo, es posible que las medidas del gobierno no ofrezcan una solución mientras una parte importante de la población siga suscribiendo la ideología o esté dispuesta a seguirla.

Como dijo el juez Learned Hand en su discurso de 1944 “El espíritu de la libertad“:

“La libertad reside en el corazón de los hombres y las mujeres; cuando muere allí, ninguna constitución, ninguna ley, ningún tribunal puede hacer mucho para ayudarla”.

Parece que la postura de los estadounidenses es la de reavivar esa chispa de libertad en los corazones de sus semejantes.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS