Las tres razones por las que Bernie Sanders puede derrotar al resto de sus oponentes

Por Thomas Del Beccaro
14 de Febrero de 2020 11:07 AM Actualizado: 14 de Febrero de 2020 11:07 AM

Comentario

Las primarias presidenciales demócratas del 2020 están tomando forma después de casi un año de campaña. Aunque algunos se sorprenderán de que el senador Bernie Sanders esté a la cabeza y Joe Biden está desapareciendo de nuestra vista, las señales apuntaban a eso desde hacía mucho tiempo. La única pregunta ahora es si los demócratas que no se llaman Bernie Sanders pueden detener a Bernie Sanders.

Hay tres razones por las que no van a poder.

3. El Partido Demócrata se ha movido a la izquierda

El partido demócrata está profundamente dividido. Si bien es cierto que el partido se ha movido más hacia la izquierda durante décadas, en la presidencia de Trump, ese movimiento a la izquierda se ha acelerado considerablemente.

Tal vez el mayor impulsor de esa reciente aceleración han sido los aspirantes a la presidencia de 2020. Con tantos participantes en el campo, hecho posible por los medios modernos e Internet, era previsible que habría una competencia entre los candidatos demócratas para proponer enormes políticas de impuestos y gastos, solo para hacerse notar entre la multitud. De hecho, predije esa competencia en enero de 2019.

No solo los candidatos se han movido a la izquierda, los votantes de las primarias demócratas también lo han hecho. Entre Sanders y la senadora Elizabeth Warren, ellos dos obtienen entre el 30 y el 44 por ciento del voto en las primarias. El hecho de que un porcentaje tan alto de votantes demócratas sean de extrema izquierda le da a Sanders una enorme base potencial de apoyo y será clave para que gane California, con su gran cantidad de delegados.

Por cierto, hay quienes dicen que Sanders recibió un mayor cantidad y porcentaje de votos en 2016. Tenga en cuenta, sin embargo, que fue una carrera de dos personas, y gran parte del voto de Sanders fue un voto de protesta contra Clinton y por la manera en que la carrera de 2016 fue dirigida por el establishment demócrata.

2. Hay demasiados llamados moderados

En general, Sanders está en óptimas condiciones. Está consolidando el ala izquierda de su partido mientras Warren, su único rival para ese voto, continúa en un pozo. A medida que Warren comienza a desvanecerse y su apoyo se traslada hacia Sanders, eso lo coloca en posición de obtener constantemente entre el 25 y el 35 por ciento de votos en cualquier estado (y tal vez más), suponiendo que no todo el apoyo de Warren vaya a parar a Sanders.

Como resultado, a diferencia de los costos de los programas propuestos, las matemáticas para que Sanders gane o quede en segundo lugar en cada competencia son simples. Mientras que él obtiene entre el 25 y el 35 por ciento de los votos en cada primaria, el otro 65 a 75 por ciento se reparte entre Pete Buttigieg, la senadora Amy Klobuchar, Michael Bloomberg, Tom Steyer y Joe Biden. Cinco contendientes por el voto restante significa que será muy difícil para cualquiera de ellos vencer a Sanders en cualquier contienda, y mucho menos de manera consistente.

1. Sanders es el único candidato que se ha presentado antes

También era predecible que Sanders tendría una ventaja sobre su competencia en el concurrido campo que era y sigue siendo la primaria demócrata. No es un beneficio pequeño ser el único candidato que se ha presentado a nivel nacional en una contienda presidencial. Al principio de la carrera del 2020, Sanders tenía una infraestructura de campaña que ningún otro demócrata tenía, incluyendo listas de correo electrónico a nivel nacional, listas de recaudación de fondos y listas de voluntarios. Sanders tenía esa infraestructura en cada estado. De hecho, ha tenido presencia en algunos estados durante los últimos cuatro años.

Contrasta eso con Buttigieg y Klobuchar. Después de terminar en tercer lugar en New Hampshire, Klobuchar anunció que estaba “expandiendo” su campaña en otros estados.

Lo que eso significaba era que comenzaba su campaña en otros estados contratando personal y recolectando voluntarios. No podía permitirse hacer eso antes. Tenía que usar prácticamente todo su dinero en Iowa y New Hampshire o intentaba recaudar fondos con números cada vez más altos o se arriesgaba a tener que abandonar la carrera (véase Joe Biden). Buttigieg estaba y está en el mismo barco.

De hecho, es muy posible que los contendientes de Sanders tengan que renunciar a competir en algunos estados porque no tienen recursos para competir en todas partes. Recuerden que John McCain ganó la nominación en 2008 mientras se saltaba varios concursos, incluyendo Wyoming, las segundas primarias de ese año. Mike Huckabee terminó en segundo lugar cuatro años más tarde saltándose ciertas competencias también.

Mientras esos candidatos y otros están reuniendo a su personal, los voluntarios de Sanders se han concentrado en contactar con los votantes para llevarlos a las urnas. Esa diferencia podría marcar la diferencia entre ganar o quedar en segundo o tercer lugar.

En resumen, Sanders tiene tres ventajas importantes que sus rivales no tienen: 1) Tiene control sobre una determinada cantidad significativa del partido, mientras que 2) demasiados rivales dividen el resto del partido, y 3) tiene una infraestructura de campaña que está comprobada y es verdadera. Por eso Sanders tendrá la mayor cantidad de delegados en la carrera demócrata después del Súper Martes y más allá.

Thomas Del Beccaro es un aclamado autor, conferencista, escritor de opinión de Fox News, Fox Business y Epoch Times, y ex presidente del Partido Republicano de California. Es el autor de las perspectivas históricas “La era dividida” y “El nuevo paradigma conservador”.

¿Sabía?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.