Las vacunas contra la gripe dan una defensa “moderada” ante la infección con COVID-19, según un estudio

Los investigadores también descubrieron que la eficacia de la vacuna contra el COVID-19 disminuía con el tiempo

Por Naveen Athrappully
03 de Noviembre de 2023 7:31 PM Actualizado: 03 de Noviembre de 2023 7:31 PM

La vacuna antigripal proporciona una defensa moderada contra la infección por COVID-19 y podría reducir el riesgo de hospitalización y mortalidad por esta enfermedad, según un estudio reciente.

El estudio preimpreso del 31 de octubre, publicado en MedRxiv, analizó los datos de 210,136 individuos para estimar la eficacia de la vacuna contra la gripe (vacuna antigripal) frente a la infección por COVID-19 durante las oleadas Delta y Omicron. El estudio concluyó que vacunarse contra la gripe proporcionaba una “protección moderada” contra la infección por COVID-19.

Los investigadores afirmaron que estudios anteriores sugerían un “alto grado de protección” frente a COVID-19 mediante la vacuna antigripal. Sin embargo, “nuestro estudio se llevó a cabo en una población de pacientes más numerosa y pudimos controlar un conjunto más amplio de factores de confusión, incluida la comorbilidad”, afirmaron.

Otros estudios han demostrado que la protección de la vacuna contra la infección por COVID-19 disminuía con el tiempo, una pauta “confirmada por nuestros resultados”, afirmaba el estudio.

Los investigadores señalaron que la vacuna antigripal tenía una “estimación de eficacia mucho menor” que la vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, “vacunarse contra la gripe sigue siendo aconsejable debido a cierta protección adicional y al riesgo de coinfección por gripe y SARS-CoV-2”.

En el estudio solo se incluyó a personas que habían recibido vacunas contra el COVID-19 fabricadas por Pfizer o Moderna.

“Algunos estudios han descubierto que los individuos que tienen COVID-19 y gripe al mismo tiempo tienen un riesgo mucho mayor de enfermedad hospitalizada y muerte en comparación con los pacientes que tienen COVID-19 solo o con otros virus”, afirmaba el estudio.

“Dado el mayor riesgo de enfermedad hospitalizada causada por la coinfección, debería fomentarse la vacunación antigripal para reducir el riesgo de resultados hospitalarios y mortalidad relacionados con COVID”.

Entre los 210,136 participantes en el estudio, el 31.9 por ciento estaba vacunado contra la gripe antes de la prueba PCR de COVID-19, de los cuales el 14.2 por ciento no había recibido la vacuna contra esta enfermedad. Del 68.1 por ciento de individuos que no estaban vacunados contra la gripe, el 46.9 por ciento no había recibido la vacuna contra el COVID-19.

Los investigadores recopilaron datos de pacientes de tres fuentes: Corewell Health East, Corewell Health West y el sistema sanitario Michigan Medicine.

Había 18,468 (26.2 por ciento) sujetos vacunados contra la gripe de Corewell Health East, 23,306 (22.7 por ciento) de Corewell Health West y 25,272 (67.9 por ciento) de Michigan Medicine.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Institutos Nacionales de Salud. Los autores declararon que no tenían intereses en conflicto mientras preparaban el estudio.

“Los financiadores no tuvieron ningún papel en el diseño del estudio, la recopilación y el análisis de los datos, la decisión de publicarlo o la preparación del manuscrito”, aclara el estudio.

Los resultados de este estudio contradicen los de un estudio publicado en agosto de 2022 en la revista Nature, en el que no se halló ningún efecto positivo significativo de las vacunas antigripales en el COVID-19.

El estudio de agosto analizó a 191,496 pacientes con COVID-19. Un análisis de los datos sanitarios “no indicó diferencias estadísticamente significativas entre los grupos vacunados y no vacunados en cuanto a tasa de mortalidad, ingresos hospitalarios, ingresos en cuidados intensivos.”

“No hubo diferencias significativas entre los que habían recibido la vacuna antigripal y los que no en los resultados clínicos del COVID-19, excepto en la ventilación mecánica, que mostró un riesgo significativamente menor en el grupo vacunado contra la gripe en comparación con el no vacunado”.

Vacuna contra la gripe y vacunas COVID-19

El estudio de MedRxiv del 31 de octubre se produce en un momento en el que los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recomiendan a los estadounidenses que se vacunen contra la gripe, el VRS y la COVID-19 como parte del plan de inmunización para el otoño y el invierno 2023-2024.

“La inmunización contra estos virus sigue siendo la mejor protección para reducir el riesgo de enfermedades graves, hospitalizaciones, impactos en la salud a largo plazo y muerte”, dijo la agencia.

Mientras tanto, varios estudios demuestran que podría haber efectos secundarios por vacunarse contra la gripe y el COVID-19.

La sede de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta. el 23 de abril de 2020. (Tami Chappell/AFP vía Getty Images)

Un estudio de los CDC de julio del año pasado descubrió que de las 61,390 personas que recibieron una vacuna contra el COVID-19 de Pfizer junto con la vacuna contra la gripe estacional, el 58.9 por ciento informó haber experimentado “reacciones sistémicas” en la semana siguiente a la vacunación.

Entre los que recibieron una vacuna Moderna contra el COVID-19 junto con una vacuna contra la gripe, el 68.6 por ciento experimentaron “reacciones sistémicas”.

Estos receptores de la vacuna doble también fueron “ligeramente más propensos a notificar cualquier reacción sistémica” en comparación con las personas que solo recibieron una inyección contra el COVID-19.

“Las reacciones sistémicas notificadas con más frecuencia tras la administración simultánea fueron fatiga, dolor de cabeza y mialgia (dolor muscular)”.

“La incapacidad para realizar las actividades cotidianas normales en la semana siguiente a la vacunación fue notificada por 9519 encuestados (15.5 por ciento) que recibieron simultáneamente las vacunas de refuerzo COVID-19 y contra la gripe de Pfizer-BioNTech, y 6811 encuestados (22.,2 por ciento) que recibieron simultáneamente las vacunas de refuerzo COVID-19 y contra la gripe de Moderna”.

Entre los participantes en el estudio, menos del 1 por ciento requirió atención médica. Veintidós individuos recibieron atención en un hospital.

Las personas hospitalizadas enumeraron los siguientes motivos de ingreso: vómitos excesivos, taquicardia supraventricular, arritmia cardiaca, molestias torácicas, brote de enfermedad autoinflamatoria, infección renal, hipoxia e ictus.

En un artículo de preimpresión publicado el 15 de octubre en MedRxiv, investigadores de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) señalaron que las personas mayores de 65 años que recibieron la vacuna COVID-19 junto con la vacuna antigripal presentaban “un mayor riesgo” de sufrir un ictus no hemorrágico.

Otro estudio realizado el 15 de octubre por investigadores de Kaiser Permanente halló un “riesgo elevado” entre las personas mayores de 65 años que recibieron la vacuna de Pfizer y la de la gripe el mismo día.

Mientras tanto, el cardiólogo Dr. Peter A. McCullough desaconsejó seguir las recomendaciones de vacunación de los CDC para la temporada de otoño.

En un post publicado en Substack el 20 de octubre, el Dr. McCullough dijo que “no recomienda las vacunas de refuerzo contra la COVID-19 XBB.1.5, la gripe o el virus respiratorio sincitial para adultos o niños sanos. Ninguna de estas vacunas es convincente, y las afecciones son fácilmente tratables.”


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.