Masacre de Las Vegas: habría un segundo atacante, afirman investigadores

30 de Octubre de 2017 Actualizado: 30 de Octubre de 2017

La periodista independiente Laura Loomer, que estuvo sin parar desenterrando información sobre el tiroteo en Las Vegas, encontró una pista que no encaja con el relato oficial de la masacre.

Examinó una marca en el suelo en un estacionamiento cerca de Haven Street, donde murió una de las víctimas del tiroteo del 1 de octubre. La marca aparenta ser como la dejada por una bala que rebotó en el suelo. Loomer examinó otro rastro en una puerta de un garaje cercano donde el proyectil, o un fragmento, posiblemente impactó después.

Cuando el colega de Loomer alineó el puntero láser con la marca que fue dejada en el suelo para determinar de qué dirección venía el disparo coincidió con la dirección del hotel Mandalay Bay, donde la policía encontró al atacante, Stephen Paddock.

Pero no apuntaba hacia el borde occidental del hotel Mandalay Bay, donde Paddock alquiló una habitación en el piso 32, sino notablemente más al este en la dirección opuesta.

La teoría del segundo atacante

Poco después del ataque que dejó 58 muertos y cientos de heridos, se especuló que Paddock no fuera el único que disparó. En las grabaciones policiales aparecen agentes informando francotiradores en múltiples lugares. Múltiples testigos y sobrevivientes expresaron que escucharon los disparos provenientes desde más de un lugar. Algunos testigos se mostraron firmes en que había más de un atacante.

Y había otros indicios. Mike Adams, el fundador de Natural News, miró los videos de la escena y comprobó los sonidos de los disparos para determinar cuán lejos estaba el tirador del objetivo.

Debido a que las balas viajan más rápido que el sonido, el ruido de los proyectiles que golpean el pavimento se escuchan con antelación en las grabaciones, antes de que lleguen los sonidos de los disparos. Al medir la demora entre los dos sonidos, uno puede determinar la distancia a la que se encontraba el francotirador.

Basado en la munición 223 Remington que supuestamente utilizó Paddock, Adams calculó que el atacante debía estar entre 380 y 430 metros del lugar, que es aproximadamente la distancia entre la habitación del hotel de Paddock y el concierto al aire libre, que era el objetivo.

Sin embargo, algunos de los disparos llegaron a la zona del concierto desde una distancia de entre 220 y 250 metros, descubrió Adams.

Las autoridades indicaron que también se encontraron municiones de calibre 308 en la habitación del hotel de Paddock. La munición más pesada podría haberse incorporado en los cálculos de Adams como procedente de una distancia más corta. Pero él declaró que encontró los disparos de la distancia más corta mezclados con los disparos de la distancia más larga. Eso sugeriría que Paddock, de 64 años, estaba disparando dos rifles al mismo tiempo, o no era el único que disparaba.

Si la conclusión de Adams fuera correcta, encastraría con el hallazgo de Loomer y con otras teorías difundidas online.

La teoría de la segunda torre

También Loomer investigó hacia donde apuntaba la trayectoria del proyectil, un lugar que se encuentra a unos 250 metros del área del concierto, es la columna de soporte oriental de la Super Rueda Skyvue Las Vegas. La rueda gigante de la fortuna nunca se terminó y sus dos columnas de soporte, de unos 75 metros de altura, se levantan detrás y al otro lado de la calle donde estaba el escenario del concierto, proporcionando un punto de vista adecuado para un potencial atacante.

En un video publicado en Periscopio, Loomer y el otro investigador muestran lo que ellos creen son las marcas de bala y explican su razonamiento. “No te estoy diciendo que esto sea un hecho. No estoy diciendo que había un segundo tirador”, remarcó. “Estoy diciendo que hay un rebote – marca de rebote muy clara – y si usas tecnología láser para ver la trayectoria se alinea con la torre donde algunas personas señalaron que creen que estaba disparando otro francotirador”.

TE RECOMENDAMOS