Las ventajas de ser modesto

02 de Diciembre de 2015 Actualizado: 29 de Abril de 2017

Pasaron solo tres años de la gran victoria de la Dinastía Zhou (1050 – 256 a. C) sobre la Dinastía Shang (1600 – 1046 a. C), cuando ya en su lecho de muerte, el Rey Wu de Zhou – quien liderara valientemente los enfrentamientos – legó la tarea de consolidar el poder de la Dinastía Zhou a su hermano, el Duque de Zhou.

El Duque de Zhou ayudó al Rey Wu y al Rey Cheng (el hijo del Rey Wu) a dirigir la Dinastía Zhou con gran virtud. Durante su misión estableció un código de conducta adaptado para la vida cotidiana, de hecho, Confucio lo consideraba un santo.

Una vez, el Rey Cheng de Zhou le propuso al Duque entregarle el estado de Lu, pero el Duque rechazó el regalo. Entonces el Rey Cheng decidió otorgarle el estado de Lu a Bo Qin, tercer hijo de Duque de Zhou. Cuando Bo Qin estaba a punto de viajar al estado de Lu, el Duque de Zhou le dio un solemne consejo que perduró en la memoria de la historia.

¡Debes guardar mis palabras en tu corazón!

“Jamás debes sentirte orgulloso u obstinado y jamás debes ceder a tus deseos. Debes ser modesto en cada momento, porque es el único medio para dirigir bien un Estado y ser virtuoso.

Ve y no actúes soberbiamente porque se te ha concedido el estado de Lu para dirigir, y no descuides tus maneras cuando estés en presencia de los sabios. Soy hijo del Rey Wen, hermano del Rey Wu y tío del Rey Cheng, pero tengo que asumir con responsabilidad mis acciones para ayudar al Rey Cheng a dirigir el país. Estoy en una posición muy elevada pero sigo siendo interrumpido por las visitas cuando me lavo los cabellos o mientras estoy cenando, a menudo debo levantarme de la mesa tres veces. Sin embargo, continúo temiendo no estar a tono frente a los sabios.

Sé que un hombre altamente virtuoso alcanzará la gloria y el honor si es modesto. Si un hombre que posee varios Estados y tiene las tierras más fructíferas, calma sus deseos y lleva una vida humilde, alcanzará una posición elevada sólo si actúa modestamente. Sé que un general de un gran ejército triunfará si conoce el miedo, que un hombre maligno e inteligente actuará como si no supiera nada y que un hombre instruido y con una gran memoria aumentará su conocimiento sólo si es modesto. Tales son las virtudes de la modestia.

Un dirigente rico que posee los Cuatro Mares corre peligro de perderlo todo, incluida su vida, si no es modesto. El Rey Zhou de la Dinastía Shang y Jie de la Dinastía Xia murieron a causa de su arrogancia; ¿cómo no ser discreto y modesto?

Los Cielos y la Tierra prefieren a los hombres modestos y desprecian a los arrogantes. ¡Debes guardar mis palabras en tu corazón! ¡Y jamás debes descuidar tus maneras con los sabios porque se te legó el estado de Lu!”

El Duque de Zhou solía decirle a sus hijos: “Un hombre virtuoso puede ser tan fuerte como un toro, pero jamás tratará de combatir para probarlo. Un hombre virtuoso puede ser tan rápido como un caballo, pero jamás lo desafiará en una carrera para probarlo. Un hombre virtuoso puede ser tan sabio como un hombre altamente instruido, pero jamás rivalizará con él para probarlo”.

El Duque de Zhou fue conocido como el dirigente más virtuoso de la historia de China. Combatió contra los dirigentes de los Estados del este que se habían unido a las tropas de Shang, y en cinco años logró conquistar el territorio. Según cuentan las leyendas chinas, escribió 64 hexagramas y completó el I Ching clásico, estableció los ritos de Zhou y creó el Yayue de la música clásica china.

En el año 2004, arqueólogos chinos descubrieron su tumba en el condado de Qishan, provincia de Shaanxi.

Hay numerosas ventajas que nos trae ser modestos. Un hombre que trata otros con modestia ganará más respeto. Un hombre que frena sus intereses materiales y lleva una vida sencilla gozará de una paz duradera. Un hombre modesto que no se jacta de sí mismo será un modelo. Un hombre modesto llegará a las posiciones más altas y será más susceptible de triunfar, porque un hombre modesto no teme perder, tiene un corazón puro y su horizonte será siempre amplio y brillante.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

TE RECOMENDAMOS