Las víctimas confrontaron a Maxwell previo a la sentencia de 20 años de prisión dictada por la jueza

"Para mí, y para tantos otros, usted abrió la puerta al infierno"
Por Dave Paone
28 de Junio de 2022 8:14 PM Actualizado: 28 de Junio de 2022 8:14 PM

NUEVA YORK— Ghislaine Maxwell, quien fue una vez miembro de la alta sociedad internacional y ahora es una traficante sexual convicta, se sentó por última vez en una corte federal en el Bajo Manhattan y fue confrontada por cuatro de sus víctimas antes de ser sentenciada a 20 años de prisión.

En virtud de la Ley de Derechos de las Víctimas del Crimen, las víctimas pueden hacer “declaraciones de impacto de la víctima” el día de la sentencia.

Annie Farmer, quien testificó en el juicio que duró un mes en diciembre, fue la primera en hablar.

Comenzó diciendo: “Durante mucho tiempo, quise borrar de mi mente los crímenes que Ghislaine Maxwell y Jeffrey Epstein cometieron contra mí y fingir que no habían ocurrido”.

Momentos después, dijo: “Me culpé por creer que estos depredadores realmente querían ayudarme.

“Sentí una tremenda culpa como sobreviviente y cuando escuché lo que otras niñas y mujeres jóvenes habían experimentado a manos de Maxwell y Epstein, vi cómo la preocupación de mi hermana por mí pesaba sobre ella y también me sentí culpable por eso”.

Farmer dijo que Maxwell “tuvo muchas oportunidades para sincerarse, pero en cambio continuó tomando decisiones que causaron más daño” y la forma en que Farmer “temía estar en el radar de Epstein y Maxwell debido a sus mentiras y amenazas anteriores”.

Terminó con una súplica a la jueza Alison Nathan.

“Le pido que tengan en cuenta cómo la falta de voluntad de Maxwell para reconocer sus crímenes, su falta de remordimiento y sus reiteradas mentiras sobre sus víctimas crearon la necesidad de que muchos de nosotros nos involucremos en una larga lucha por la justicia que se ha sentido como un agujero negro que absorbe nuestro precioso tiempo, energía y bienestar durante demasiado tiempo. Estas cosas no pueden ser reemplazadas”.

Maxwell no miró a Farmer y permaneció inmóvil en la mesa de la defensa.

Una testigo, que era conocida en la corte solo como “Kate” para proteger su anonimato, habló de la “falta de remordimiento” de Maxwell y de cómo “cada niño debería tener su inocencia protegida”.

Una vez más, Maxwell no miró a su víctima.

La declaración de Virginia Giuffre fue leída por su abogada Sigrid McCawley.

Comenzó diciendo: “Ghislaine, hace 22 años, en el verano de 2000, me viste en el Hotel Mar-a-Lago de Florida y tomaste una decisión. Elegiste seguirme y captarme para Jeffrey Epstein”.

“Apenas unas horas después, usted y él abusaron de mí juntos por primera vez. Juntos, me dañaron física, mental, sexual y emocionalmente. Juntos hicieron cosas impensables que todavía tienen un impacto corrosivo en mí hasta el día de hoy”.

“Quiero dejar clara una cosa: sin duda, Jeffrey Epstein era un pedófilo terrible. Pero nunca habría conocido a Jeffrey Epstein si no fuera por usted”.

“Para mí, y para tantos otros, usted abrió la puerta al infierno. Y luego, Ghislaine, al igual que un lobo con piel de cordero, usó su feminidad para traicionarnos, y nos guiaste a través de todo eso”.

Unos minutos más tarde, terminó diciendo: “Nunca me rendiré. Nunca me iré. Si alguna vez sale de la cárcel, estaré aquí, vigilándole, asegurándome de que no vuelva a hacerle daño a nadie”.

Maxwell no hizo contacto visual con McCawley.

Sarah Ransome pronunció palabras crueles y dolorosas.

“Me convertí, en contra de mi voluntad, en nada más que un juguete sexual con un latido y un alma para el entretenimiento de Epstein, Maxwell y otros”.

“Fui sometida a depredación sexual múltiples veces al día, tanto en su mansión de Nueva York como en su isla privada en las Islas Vírgenes de Estados Unidos”.

“En una visita a la isla, las exigencias sexuales, la degradación y la humillación llegaron a ser tan horribles que traté de escapar intentando saltar desde un acantilado a aguas infestadas de tiburones”.

Más tarde dijo: “Poco después de adormecernos a mí y a otros con una falsa sensación de seguridad y comodidad, se abalanzaron y nos atraparon en su mundo invertido y retorcido de violación, violación y violación”.

Mientras Ransome empezaba a llorar, Maxwell escribía notas.

Ransome habló de sus dos intentos de suicidio.

Miró directamente a Maxwell y dijo: “A Ghislaine le digo que me rompió de maneras insondables. Pero no rompió mi espíritu, ni apagó mi llama interna que ahora arde más que nunca”.

Elizabeth Stein no declaró en el juicio, pero se trasladaba a este desde su casa en Filadelfia casi todos los días.

Su declaración fue la más emotiva de las cuatro. Recapituló su tiempo con Maxwell y Epstein, dando una línea de tiempo y detalles, haciendo que su declaración se asemejara a un testimonio.

Ella habló de sus problemas de salud mental tras los abusos.

Stein terminó diciendo: “[Maxwell] necesita estar en prisión para que todas sus víctimas finalmente puedan encontrar la paz”.

La jueza Alison Nathan le dio a Maxwell la oportunidad de hablar. Aparte de una frase durante el juicio, esta es la primera vez que habla en la corte.

Maxwell estaba de pie con dos Marshals de EE. UU. detrás de ella.

Hablando sobre sus víctimas, dijo: “Quiero reconocer su sufrimiento” y “empatizo profundamente con todas las víctimas de este caso”.

A continuación, culpó a Epstein de todo.

“Es el mayor arrepentimiento de mi vida haber conocido a Jeffrey Epstein”, dijo, y lo calificó como “un hombre manipulador y controlador”.

Maxwell se dirigió hacia sus víctimas y dijo: “Que este día les ayude a atravesar la oscuridad hacia la luz”.

La semana pasada, el equipo de defensa de Maxwell presentó dos memorandos ante la corte pidiendo que Nathan fuera menos severa con su sentencia, citando en una de ellas las pautas de 2003 que usaron las cortes antes de que fueran modificadas en 2004.

La parte acusadora respondió con las razones por las cuales se deberían utilizar las directrices más estrictas de 2004.

Hubo un gran debate entre ambas partes antes de las declaraciones de impacto de las víctimas y, finalmente, Nathan optó por utilizar las pautas de 2003, pero con tres mejoras incluidas.

Sin embargo, señaló que Maxwell no asumía ninguna responsabilidad por sus crímenes y lo incluyó en su decisión.

La sentencia final fue la más alta del rango, junto con una multa de USD 750,000.

Nathan informó a Maxwell de 60 años sobre su derecho a apelar la condena y la sentencia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.