Le roban carro a vendedor de helados de Long Beach y vecinos recaudan USD 11,000 para reemplazarlo

Por Louise Bevan
20 de Octubre de 2020
Actualizado: 20 de Octubre de 2020

Después de que a un vendedor de helados de Long Beach le robaran su carrito en julio, cientos de donantes compasivos intervinieron para ayudarlo.

Crearon un fondo y consiguieron recaudar 11,000 dólares en solo dos días, lo cual les permitió regalarle al vendedor de 65 años un nuevo carrito, así como algo de dinero extra para su jubilación.

El 12 de julio, el paletero Bernardo Núñez había estacionado su carrito de bicicleta frente a una tienda de descuentos en Long Beach Boulevard mientras compraba servilletas y refrescos. Después de su compra, Núñez salió para descubrir que su carrito había desaparecido.

Le dijo al Long Beach Post, que el momento fue “horrible”.

El vendedor de helados Bernardo Nuñez (Cortesía de Local Hearts Foundation)

La noticia de la cruel acción pronto llegó a los cofundadores de la fundación Local Hearts de Long Beach, Tito “The Hood Santa” Rodríguez y HJ Chong. Con ganas de ayudar, la pareja buscó a Núñez.

“Cuando lo conocí, me destrozó un poco”, explicó Rodríguez, quien inició una página de GoFundMe para recaudar dinero para el paletero en apuros. Y la comunidad en internet respondió con donaciones que superaron el objetivo de 10,000 dólares en tan solo 48 horas.

“No tiene familia, está solo”, escribió Rodríguez en la página de crowdfunding. “Vamos a cuidarlo como si fuera nuestra familia”.

Local Hearts ha estado operando por 10 años. Con las donaciones, Rodríguez y Chong compraron un nuevo carrito de bicicleta para Nuñez.

(Cortesía de Local Hearts Foundation)

El 20 de julio, una multitud solidaria se reunió para entregarle el carro y un cheque. Las fotos muestran a Núñez, emocionado y feliz, dando una vuelta con sus ruedas nuevas por la calle, en la puerta de su casa en North Long Beach.

La experiencia del vendedor del 12 de julio no fue la primera vez en la que él y su sustento se vieron amenazados, según informó el Long Beach Post. En enero de 2019, Núñez fue atropellado por un coche mientras trabajaba, lo que le costó dos dientes y le obligó a recibir puntos de sutura, aunque no presentó cargos.

Ese mismo año, Núñez fue amenazado a punta de cuchillo y cuatro años antes había perdido 150 dólares cuando un ladrón lo abordó y se puso violento. En esa ocasión, la policía rastreó al sospechoso y le devolvió el dinero.

(Cortesía de Local Hearts Foundation)

Núñez sigue siendo estoico a pesar de sus dificultades, afirmando que lo único que hará diferente en el futuro es “volver [a su carrito] antes”.

El mensaje de Chong a Nuñez es uno para todos los vendedores de Long Beach. “Le hicimos saber, ‘Escucha, estos no somos nosotros. Esta es la comunidad; más de 300 personas que se comprometieron a ayudarte'”, le dijo a ABC 7. “Entiende que tu contribución al trabajar duro no pasa desapercibida”.

Rodríguez y Chong también han estado ayudando a otros vendedores en el área del Gran Los Ángeles durante los últimos meses de agitación e inestabilidad.

“Han sido atacados por todos lados”, dijo Rodríguez. “Dijimos: ‘Eso no está bien. Tenemos que encontrar alguna manera de ayudarlos'”.

(Izq-Der) Rodríguez, Núñez y Chong (Cortesía de Local Hearts Foundation)

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS