Leer para descansar de un mundo caótico

Por Annie Holmquist
20 de Octubre de 2020
Actualizado: 20 de Octubre de 2020

“Annie, sabes más sobre literatura infantil que nadie que yo haya conocido”, me comentó un amigo hace un tiempo.

Poniendo los ojos en blanco, entre risas negué esta afirmación. “¡Disparates!” Le respondí: “¡Conozco a alguien que tiene más conocimientos sobre literatura infantil que yo!”

Estaba hablando de una mujer a la que llamaré la “Reina de la literatura infantil antigua”. Hojear sus estantes despierta los deliciosos recuerdos sobre libros que leí de niña y que casi había olvidado. Me entregué a esta actividad el otro día, escogiendo varios títulos de la pequeña librería que tiene en su casa.

Mientras charlaba con la Reina del Libro, entablamos una breve discusión sobre por qué estos libros antiguos estaban muy por encima de lo que tenemos hoy. En mi opinión, la nostalgia que despiertan estas historias de 50 a 100 años no es lo que las hace geniales, aunque sin duda es un beneficio divertido. El nivel de escritura y vocabulario en estos libros también es una ventaja, pero esa tampoco es la razón principal. Tampoco son los giros inesperados de la trama, que tanto sorprenden a nuestra sensibilidad posmoderna, entorpecidas tal como se encuentran por tramas de películas recicladas que solo son posibles de rescatar a través de una abundancia de efectos especiales.

El corazón y el alma de estos libros es el honor y el carácter sin esfuerzo que imparten e implantan en la mente de uno.

Tome un libro que descubrí recientemente sobre el Proyecto Gutenberg por la autora de principios del siglo XX Grace S. Richmond. He leído varias historias de Richmond antes, pero nunca había explorado “The Second Violin“, un libro que escribió en 1906.

La trama de Richmond involucra a una familia de cinco hijos, tres de los cuales están entre la adolescencia y los 20 años. Estos jóvenes quedan a cargo de los asuntos familiares cuando su madre se enferma y su padre debe viajar con ella a otro estado para ayudarla a recuperarse. Solo llevo unos pocos capítulos, pero ya descubrí varias lecciones en esta historia.

Sacrificio

Cuando se enfrentaron a la noticia de problemas económicos y enfermedades familiares, los tres hijos mayores dejaron sus deseos en suspenso. En lugar de quejarse por sus derechos a la educación superior, como muchos lo harían hoy, o incluso hacer lo admirable de continuar sus estudios universitarios pero trabajar para pagar sus propios medios, sacrifican y aceptan las responsabilidades de la edad adulta por el bien de sus padres y hermanos.

Ética de trabajo

Los sacrificios de estos jóvenes adultos no tendrían sentido si no fuera por la fuerte ética de trabajo que les permite llevar a cabo sus propósitos. El mayor busca un trabajo para mantener a la familia y lo busca no en los despachos de abogados u otros campos intelectuales en los que se sentiría más cómodo, sino en talleres mecánicos para adquirir experiencia en trabajos manuales. La hija menor, un miserable fracaso como cocinera, se ve obligada a asumir el papel y se niega a rendirse a pesar de muchos contratiempos y luchas.

Caridad

La sociedad moderna a menudo se acerca a las dificultades de la vida con una actitud de “no es mi problema”. Esperamos que el gobierno se haga cargo de aquellos que se encuentran en una situación desesperada y, a menudo, preferimos mantenernos solos en lugar de pasar tiempo con los demás. Ese no es el caso en la historia de Richmond. Sus personajes se toman el tiempo para cuidar a los menos afortunados, asumiendo responsabilidades adicionales sobre ellos mismos al hacerlo.

Honestidad

Cuando el miembro más joven de la familia no cumple con una tarea causa un accidente severo, él da un paso al frente y confiesa su responsabilidad, valientemente recibe críticas por algo que podría haber encubierto y resuelve hacer las cosas bien.

Familia

Finalmente, el amor familiar que se muestra en la historia de Richmond es raro de ver. Ciertamente no son perfectos, se pelean por nimiedades o se enojan mutuamente por los defectos del otro, pero se mantienen unidos, honrando a sus padres y buscando causarles la menor preocupación posible.

Quizás sea este énfasis en la familia lo que realmente hace que estas historias sean grandiosas. Como señala Bill Lind en su libro “Retroculture: Taking America Back“:

“También podemos aprender mucho sobre cómo las familias se mantuvieron fuertes en épocas anteriores gracias a los libros. Gran parte de la literatura de la historia de nuestra nación gira en torno a la vida familiar, porque era tan fundamental; era mucho más importante que lo que hacían los gobiernos, las escuelas o incluso las iglesias”.

En un mundo que está cada vez más fuera de control, encuentro una cierta sensación de descanso al desenterrar estas viejas historias y disfrutar de ellas. Pero si bien puedo estar complaciéndome, también tengo el desafío de esforzarme por lograr un nivel de vida más virtuoso.

Seré la primera en admitir que las cualidades enumeradas anteriormente no son fáciles de conseguir. Es difícil asumir la responsabilidad, pensar en uno mismo menos y mostrar amor por los demás.

Sin embargo, estas cualidades son las que alguna vez hicieron grande a nuestro país y a su gente. Si queremos volver a esa grandeza, entonces tal vez sería prudente darnos una idea más clara de lo que nos falta, con la esperanza de inspirarnos a vivir las mismas cualidades.

¿Busca un sitio fácil para comenzar? Recomiendo la serie de tres volúmenes “Great Stories Remembered”.

Annie Holmquist es la editora de Intellectual Takeout. Cuando no escribe ni edita, le gusta leer, trabajar en el jardín y pasar tiempo con familiares y amigos. Este artículo se publicó originalmente en Intellectual Takeout.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

De corazón a corazón: personas de todo el mundo se reúnen para concientizar sobre la persecución a la disciplina espiritual Falun Dafa

TE RECOMENDAMOS