Legado maldito: Las tristes vidas de los hijos de Stalin

12 de Marzo de 2017 Actualizado: 22 de Marzo de 2019

Hace cincuenta años, el 6 de marzo se marcó un repudio importante contra la Unión Soviética y su ex líder, Joseph Stalin.

La hija de Stalin, Svetlana Alliluyeva, desertó a Estados Unidos desde el estado comunista el 6 de marzo de 1967. A pesar de ser la hija de un autócrata con un poder casi ilimitado, la vida familiar de Svetlana fue arruinada por la tragedia, a menudo causada por su padre.

Su madre había muerto cuando tenía 6 años. Los funcionarios le dijeron que fue causada por una apendicitis, pero más tarde se reveló que se había suicidado. “Ella se fue como un enemigo”, Svetlana más tarde recordó a su padre diciéndoselo. Durante el Terror Rojo de los años treinta, Stalin no perdonó a su familia. La tía y el tío de Svetlana fueron arrestados por Stalin por ser “enemigos del pueblo” y posteriormente fueron ejecutados.

-No puedes arrepentirte de tu destino -dijo una vez, aunque lamento que mi madre no se hubiera casado con un carpintero.

A sus hermanos no les fue mucho mejor. El hijo despreciado, Yakov Dzhugashvili, trató de suicidarse después de que se sintiera molesto por un fracasado romance. Stalin sólo respondió: “Ni siquiera puede disparar directamente”.

En 1941, se unió al Ejército Rojo y sirvió como teniente. En el primer día de la guerra, Stalin, quien los historiadores creen mató a 20 millones, le dijo: “Ve y pelea”. Pero cuando fue capturado por los nazis en julio, Stalin lo ignoró, ya que creía que los prisioneros eran traidores a la Unión Soviética. “No hay prisioneros de guerra”, dijo una vez, “sólo traidores a su patria”.

Los nazis utilizaron la captura de Yakov en sus hojas de propaganda. Dos años más tarde, tras la captura de un general alemán, Friedrich Paulus, los nazis pidieron un intercambio de prisioneros. Stalin respondió con la declaración ahora infame: “No voy a intercambiar a un mariscal por un teniente”, enfatizando la naturaleza despiadada de su reinado.

Durante años, los propagandistas alemanes engañaron a los historiadores diciendo que Yakov fue asesinado mientras intentaba escapar de un campo de prisioneros de guerra. Más tarde, se reveló que se arrojó a la cerca eléctrica del campamento en un acto de suicidio. Al parecer, estaba agobiado por la masacre de Stalin de unos 15.000 polacos en Katyn.

Descrito como un niño consentido, Vasily Dzhugashvili, el otro hijo de Stalin, usó el nombre de su padre para asegurar rápidas promociones militares y oficiales.

Su alcoholismo y su temperamento lo hicieron impopular entre los altos mandos de la Unión Soviética, y temía que si su padre muriera, el sucesor de Stalin lo “destrozaría”. Tenía razón.

El Ministerio de Defensa, bajo la dirección de Nikita Khrushchev, le ordenó ocupar un puesto cerca de Moscú, cosa que rechazó. Pasó el resto de sus años entrando y saliendo de la cárcel como un borracho, muriendo en marzo de 1962 a la edad de 40 años después de años de estar inmerso en la bebida.

“Su vida fue trágica en cierto modo”, escribió Svetlana.

Antes de su muerte, Stalin controló de manera excesiva los asuntos de Svetlana. Le prohibió estudiar literatura en la Universidad Estatal de Moscú y le prohibió casarse con su novio judío, a quien envió a un gulag en Siberia. Cuando más tarde se casó con otro judío, Stalin, que estaba cada vez más sospechoso de los judíos, se negó a reunirse con él.

Después en 1967, Svetlana se enamoró de un comunista indio que fue a Moscú para recibir tratamiento médico. Murió en Moscú, y las autoridades soviéticas le permitieron ir a la India a esparcir sus cenizas en el río Ganges. En su lugar, aprovechó la oportunidad para desertar a EE.UU.

“Bueno, probablemente no lo creas”, dijo a un diplomático estadounidense, “pero yo soy la hija de Stalin”, según el libro “La hija de Stalin” de la biógrafa Rosemary Sullivan.

Después de vivir por un corto período de tiempo en Ginebra, Suiza, finalmente llegó a Estados Unidos. En una conferencia de prensa, criticó a su padre como un “monstruo moral y espiritual” antes de quemar su pasaporte soviético.

Pero recordó que después de la muerte de su padre, la sombra de Stalin la siguió.

“Dondequiera que vaya, ya sea a Australia o a alguna isla, siempre seré la prisionera política del nombre de mi padre”, dijo.

Nacida en 1926 en la ex URSS, murió en una residencia de ancianos en Wisconsin en 2011 a la edad de 85 años.

Se estima que el comunismo ha matado al menos 100 millones de personas, no obstante sus crímenes no han sido recopilados y su ideología aún persiste. La Gran Época busca exponer la historia y creencias de este movimiento, que ha sido una fuente de tiranía y destrucción desde su surgimiento.

Lea toda la serie de artículos aquí

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS