Legendario disidente soviético: Tenemos que llevar a juicio al comunismo

Por Celia Farber
11 de Julio de 2019 Actualizado: 11 de Julio de 2019

En marzo, La Gran Época entrevistó a Vladimir Bukovsky, el autor de “Juicio en Moscú: Crímenes soviéticos y complicidad occidental”, sobre su vida y obra.

La Gran Época: ¿Qué piensa del “Rusiagate”, la investigación sobre si nuestro Presidente conspiró con Rusia, con Putin, para ganar las elecciones?

Vladimir Bukovsky: Mi primera reacción fue reírme porque probablemente la mayoría de sus compatriotas no se dan cuenta, pero la Unión Soviética siempre estuvo involucrada en las elecciones y manipulaciones incluso antes de que se inventaran las computadoras. Así que no hay nada nuevo aquí. Por supuesto, siempre han querido influir en las elecciones estadounidenses, pero por lo general era muy marginal y ridículo. El resultado más notable fue cuando Ronald Reagan fue elegido y Carter fue derrotado: los soviéticos manipularon a los iraníes para que no liberaran a esos rehenes hasta las elecciones. Y ahora tenían a Ronald Reagan. Eso demuestra lo limitado que fue su juicio con esas disputas.

Siempre fueron buenos en las intrigas, pero su conocimiento de las realidades estadounidenses siempre fue muy pobre. No tenían idea de cómo vive Estados Unidos, cómo es gobernado, qué va a prevalecer, cuál va a ser el resultado de tal o cual acción. Debido al marxismo, siempre vieron el concepto de la política estadounidense como una gran conspiración, grandes negocios teniendo a todo el mundo en el bolsillo y cosas así. Ese era un concepto operativo. Estaba tan lejos de la realidad que todo lo que lograron en un sentido táctico los derrotó estratégicamente.

La Gran Época: La izquierda americana de hoy, porque es punto de ataque contra Trump, es salvajemente anti-Rusia, rusofóbica. Ahora. De repente.

Sr. Bukovsky: Sí. El hecho de que Rusia sea hoy mucho más débil que lo que era la Unión Soviética, y por lo tanto menos peligrosa, no influye en la opinión estadounidense. Ahora perciben el peligro muy seriamente. Y por primera vez en la historia realmente aplicaron sanciones y cosas así, que esperábamos que se les hubieran aplicado justo después de la Segunda Guerra Mundial, pero nunca se habían aplicado. Y ahora están aplicando todas estas sanciones cuando la influencia de Rusia es considerablemente menor.

La Gran Época: Gran parte del trabajo de su vida consistió en tratar de despertar a Occidente de que el comunismo era una abominación. Dicen que el 55 por ciento de los millennials en Estados Unidos están orgullosos de llamarse socialistas. ¿Qué esperanza hay?

Sr. Bukovsky: Muy poca esperanza. No se olvide que el comunismo sigue siendo muy poderoso en lugares como China, Vietnam, países como esos, y cuando se habla de estos países, rara vez se oye hablar del comunismo. Como si China no fuera el mayor país comunista del mundo. Recientemente tuvieron el Congreso del Partido Comunista en China y anunciaron las cifras: 84 millones de chinos son miembros del Partido Comunista. 84 millones. Es simplemente ridículo. Así que el comunismo está creciendo y creciendo. Todavía lo controlan todo. La amenaza como tal no pasó. Cambios en la geografía, pero no desapareció.

La Gran Época: ¿El Reino Unido, donde usted vive, se siente como un país socialista?

Sr. Bukovsky: Observe la composición política. El partido número dos, con la expectativa de ganar las próximas elecciones, está dirigido por un marxista. En nuestros días, ¿un marxista liderará Gran Bretaña? Eso es ridículo. Pero todas las estructuras siguen siendo las mismas. El socialismo que alcanzaron en los años de la posguerra sigue aquí.

La Gran Época: Cuando se refiere a la UE como un monstruo, ¿qué es lo peor de ello? ¿Qué es lo que hace que la Unión Europea le parezca un monstruo?

Sr. Bukovsky: Bueno, hice esta comparación hace 15 años cuando hablé en el Parlamento británico, y sigue apareciendo en YouTube.

Todavía no corregiría ni una sola letra. Todo lo que dije era correcto y lo sigue siendo. Predije que si alguna vez se daba a Gran Bretaña la oportunidad de celebrar un referéndum, votarían a favor de abandonar la Unión Europea. Eso fue hace 15 años, y se volvió aún peor. El control desde Bruselas, los procedimientos burocráticos que hacen la vida muy difícil, todavía se están reforzando. Se vuelve más y más difícil.

La Gran Época: ¿Cree que Brexit se completará alguna vez?

Sr. Bukovsky: No, creo que no. Creo que va a ser algún tipo de sabotaje. Fingirán que están implementando Brexit, pero no harán nada. Pero mientras tanto, otros países podrían seguir el ejemplo de Gran Bretaña. Tenemos a Italia, que ahora está considerando la opción de abandonar la Unión Europea. Y eso va a ser un gran golpe, sobre todo porque Italia está en la eurozona. Va a continuar. El proceso de resistencia a la Unión Europea en Europa irá en aumento.

La Gran Época: Parece que los nuevos elementos –mutaciones del socialismo y el comunismo– se están difundiendo a través de los medios de comunicación, las nuevas tecnologías y las Big Tech.

Sr. Bukovsky: Sí. Tampoco hay que olvidar que las generaciones más jóvenes son mucho más pasivas políticamente. Parecen estar completamente desinteresadas.

La Gran Época: Sí. Y hay una completa obsesión respecto a los nazis, sobre el miedo a ser llamados nazis. No hay miedo de ser llamado comunista o socialista. El siguiente paso será que se considerará un elogio.

Sr. Bukovsky: Eso es correcto.

La Gran Época: Alexandria Ocasio-Cortez se postuló como socialista. Tenemos a Bernie Sanders postulándose para Presidente, quien fue de luna de miel a la Unión Soviética…

Sr. Bukovksy: Sí.

La Gran Época: ¿Cómo se siente que “Juicio en Moscú” se publique en inglés? ¿Cómo fue la respuesta?

Sr. Bukovsky: Es un poco tarde. Fue escrito hace 25 años. Políticamente es un poco tarde.

La Gran Época: No estoy de acuerdo, creo que será una bomba. Es perfectamente oportuno, dado lo que está saliendo a la luz en todo el mundo. Entiendo que ya está recibiendo una gran respuesta.

Sr. Bukovsky: Es una buena respuesta. Pero sospecho que solo entre especialistas será muy serio. Porque el libro es muy especial, muy técnico, contiene muchos documentos, no es fácil de leer. Va a afectar sobre todo a los especialistas.

La Gran Época: ¿Es un libro peligroso para publicar en el mundo de hoy?

Sr. Bukovsky: Siendo un editor pequeño, no le temen a eso. Después de todo, aún tienen la Primera Enmienda y cosas así. No le temen a la oposición.

La Gran Época: ¿Qué cree que es lo más controvertido en su libro que causó que fuera reprimido o frustrado hace 25 años?

Sr. Bukovsky: La reacción aquí fue más fuerte en relación con ciertos individuos, no con los documentos. Eso no tiene nada que ver conmigo, son documentos del Politburó, yo no los inventé. Pero que ciertos nombres se asociaran con campañas y actividades prosoviéticas, esto se convirtió en una conmoción para mucha gente.

La Gran Época: ¿Nombres como Francis Ford Coppola?

Sr. Bukovsky: Por ejemplo. Algunos en la industria, o en la política, y de repente, esto les abre los ojos y les muestra el otro lado, el lado sórdido de la política. Mucha gente se impresionó mucho con esto.

La Gran Época: La historia de cómo Epstein trató el manuscrito, tratando de censurarlo, parece bastante escandalosa. ¿Por qué lo pusieron a usted en esta situación?

Sr. Bukovsky: Los editores franceses trataron con ellos [cuando se publicó originalmente], yo no los contacté. Mis editores franceses se lo ofrecieron a Random House. No estaban preparados para este tipo de oposición. Yo ya estaba preparado. Antes tuve alguna experiencia con Random House, así que sabía que no iban a ser comprensivos, pero mi editor francés no tenía ni idea de qué esperar. Es muy típico de las editoriales en Estados Unidos. Tratan a los libros solo como alguien que se dedica a la propaganda: “Este es un libro útil”. “Este no es un libro útil”.

La Gran Época: Apelando a la parte de la mente humana que ya sabe lo que piensa, apuntando a eso, a adormecer, y sin sorpresas.

Sr. Bukovsky: Sí.

La Gran Época: Las cosas que suceden ahora, bramando por todas partes en nombre de lo políticamente correcto, la censura, la expulsión de plataformas y la eliminación de usuarios, ¿son estas nuevas formas de la misma vieja bestia?

Sr. Bukovsky: La pregunta es: ¿qué tan nuevas? Si miramos hacia atrás a los años 30, “Brave New World (Un mundo feliz)”, presenta más o menos esa imagen. Estas cosas ya estaban listas. Pero no se convirtió en conocimiento universal. La gente no esperaba que sucediera.

La Gran Época: Aquí la izquierda toma como un cuestión de fe que Putin controla a Donald Trump y que hackeó los correos electrónicos del DNC y así sucesivamente, ¿qué le diría a una persona que cree en esto?

Sr. Bukovsky: Que no tiene ningún sentido en absoluto. (Risas) La gente no se da cuenta de que su Presidente tiene un poder muy limitado. Los Padres Fundadores hablan de esto. El Presidente está limitado por la legislación, por el Congreso, por lo que sea. No está en su poder cambiar el curso del país tanto como sugieren. El Presidente es solo un funcionario ejecutivo y eso es todo. La idea de que al principio estaba confabulado con Moscú es ridícula. Quiero decir, está haciendo lo suyo, con algunas limitaciones en su comprensión de Rusia. Pero llamarlo agente de Moscú es ridículo. Podrá gustarte o disgustarte. Tiene un carácter fuerte, no es muy crítico consigo mismo, etc., pero sugerir que es un agente de Moscú es absolutamente ridículo.

La Gran Época: Usted ha triunfado sobre sus enemigos de una manera extraordinaria. ¿Cómo lo hizo? ¿Cómo sobrevivió, psicológicamente?

Sr. Bukovsky: Creo que todo depende de la fuerza del carácter de uno. Si es lo suficientemente fuerte, se hará más fuerte. Si es débil, podría quebrarse. Así que no soy el único que se benefició, por así decirlo, de esta experiencia. Conocí a un buen número de otras personas que se hicieron más fuertes.

La Gran Época: ¿Puede mirar hacia atrás y sacar fuerzas e incluso alegrarse por lo que vivió y por lo que pudo dar testimonio?

Sr. Bukovsky: Oh, sí. Sí, por supuesto.

La Gran Época: Bien.

Sr. Bukovsky: (Risas.)

La Gran Época: ¿Qué quieren decir cuando dicen “globalismo” y qué significa la palabra “globalismo” para usted?

Sr. Bukovsky: Por lo general, se refiere a los gobiernos globales. Una única estructura de gobierno en todo el mundo.

La Gran Época: ¿Por qué quieren esto? ¿Por qué quieren un gobierno y por qué odian a las naciones?

Sr. Bukovsky: Las naciones –si se mira la historia del izquierdismo– siempre fueron percibidas como el enemigo porque hacen que las personas sean desiguales. La idea básica de la izquierda desde hace mucho tiempo es la igualdad de las personas. Todo lo que hace a la gente diferente es malo. Así que, por ejemplo, la propiedad privada, los ingresos, las habilidades, todo es malo. Se supone que las personas son iguales, lo que significa que son lo mismo. Por lo tanto, las naciones siempre son malas. Las naciones tienen diferentes historias, diferentes privilegios, diferentes tradiciones. No puede hacerlas iguales, así que la izquierda ha estado siempre contra las naciones.

La Gran Época: ¿Por qué les gusta la inmigración masiva en Europa y en Estados Unidos? Fronteras abiertas…

Sr. Bukovsky: Precisamente por la misma razón, porque eso los ayuda a eliminar las tradiciones, las costumbres adquiridas por las naciones. Y las hace cada vez más similares.

La Gran Época: ¿Y cuál es la relación entre la islamización y el comunismo? El comunismo sigue transformándose,  muchas cabezas. El Partido Demócrata aquí ahora es abiertamente socialista radical. Pero cuando se los presiona sobre lo que representan, dicen, ya sabes, Dinamarca.

Sr. Bukovsky: Sí.

La Gran Época: ¿George Soros es comunista?

Sr. Bukovsky: No, George Soros no es comunista, pero está muy cerca del socialismo. En general, está realmente a favor de las teorías de izquierda. Su comprensión del mundo es más primitiva: una sociedad abierta y cosas por el estilo, pero en realidad son todos de inclinación izquierdista. Antes Soros no era tan izquierdista. Se volvió así más tarde. Lo conocí en los ochenta. Nos veíamos a menudo. Estaba cambiando. Se dirigía hacia la izquierda muy rápidamente.

La Gran Época: ¿Por qué?

Sr. Bukovsky: Creo que es lógico.

La Gran Época: ¿Hacia allí iba la élite mundial?

Sr. Bukovsky: Sí.

La Gran Época: En este país, los socialistas no están interesados en el trabajador. Se trata de lo políticamente correcto, y la sexualidad, la identidad de género. Por ejemplo, es muy diferente del “socialismo” en el que me crié en Suecia a finales de los setenta. No se habla más del proletariado. ¿Qué tiene que ver la sexualidad con el marxismo?

Sr. Bukovsky: En la historia soviética hubo un período temprano a principios de los años veinte, después de la revolución, cuando experimentaron con estas ideas de sexo libre y así sucesivamente. Había una señora llamada [Alexandra] Kollontai que propagaba la idea del amor libre. Ella era muy influyente. Al principio fue embajadora en Suecia, siendo Suecia uno de los pocos países que reconocía a la Unión Soviética.

La Gran Época: ¿Cree usted que la Unión Soviética plantó semillas en este país para lo que estamos viendo hoy, para que el comunismo finalmente crezca aquí?

Sr. Bukovsky: Creo que las semillas existían mucho antes de la Unión Soviética. El movimiento de izquierda en el mundo es más antiguo que la Unión Soviética. Lo encontrará prosperando en el siglo XIX. El gran empuje para ello ocurrió durante la Revolución Francesa.

La Gran Época: ¿Crees que Brexit tendrá éxito, que Gran Bretaña saldrá de la Unión Europea?

Sr. Bukovsky: Creo que abandonará la Unión Europea durante los próximos 100 años.

La Gran Época: ¿Tan malo es? ¿Ya lo sabía usted mientras se celebraba el referéndum?

Sr. Bukovsky: Sí. Lo predije 15 años antes de que ocurriera. Pero la Unión Europea va a sufrir un colapso doloroso, y lo será para muchos países, será doloroso para muchos, de todos modos aún ocurrirá.

La Gran Época: ¿Por qué?

Sr. Bukovsky: Porque está condenada. Nació muerta, toda la idea.

La Gran Época: ¿Es la corrección política, como le decimos, el mismo pensamiento colectivo que usted vivió, pero en versión occidental?

Sr. Bukovsky: Sí, pero la definición de la izquierda cambió, se movió a todas estas relaciones privadas, incluso íntimas. Antes todo se trataba de relaciones de clase. Ahora es mucho más personal e incluso íntimo. Esa no era la definición de la izquierda antes. Todavía no estaba clara. Sobre la igualdad de sexos, la familia, etc. La disputa no había terminado en los años 20. Estaba como congelada. Y luego, se renovó otra vez. Se renovó en los años 60, se renueva ahora. Se renueva cada tanto, la izquierda dominante entra en crisis o en problemas, y regresa a sus raíces y estos problemas resucitan.

La Gran Época: ¿Es el comunismo un parásito sin cuerpo que nunca muere?

Sr. Bukovsky: La idea básica probablemente nunca moriría. El comunismo era un programa mucho más detallado. Como tal, ya está medio muerto. El propio programa asimilado por Marx y otros, está en bancarrota. Por lo tanto, los teóricos de la izquierda de hoy no quieren recordar las posiciones básicas de la izquierda de esa época. Con las relaciones industriales, las relaciones de clase, ahora no quieren pensar en ello, ni siquiera quieren discutirlo. Pero pasaron a un campo más general, el de la igualdad en general, y formularon sus políticas desde ese punto de vista. Por lo tanto, lo políticamente correcto hoy en día se involucra más y más en los asuntos personales, los asuntos privados de la gente, lo cual no sucedía antes.

La Gran Época: ¿Alguna vez soñó que Estados Unidos se convertiría en una sociedad de vigilancia como la de hoy?

Sr. Bukovsky: Algunas personas lo predijeron en los años treinta, si recuerdas “Un mundo feliz”, el modelo del futuro incluía el control total, la vigilancia total, etcétera. Lo mismo si lees a Orwell. Este elemento se percibía como inevitable en el modelo futuro y se convirtió en realidad ahora, mucho más rápido de lo que yo esperaba debido al desarrollo de la tecnología.

Por supuesto, no esperaba que estuviera todo grabado y guardado para el futuro, ese tipo de detalles. Vigilancia. Pensábamos en ello en términos más generales. Ahora es realmente muy personal y muy preciso, pero por lo demás, como concepto, siempre formó parte de las ideologías de izquierdas.

La Gran Época: En las protestas de los chalecos amarillos en Francia, el levantamiento contra Macron y las élites de la UE, vemos sin embargo pancartas del Che Guevara entre ellos.

Sr. Bukovsky: Sí. El Che Guevara parece quedarse atascado en los carteles para siempre. No mucha gente sabe en realidad en lo que estuvo involucrado, qué estuvo haciendo en realidad. Pero la imagen era muy romántica. Era un asesino en masa. Pero eso ya nadie lo recuerda ahora.

La Gran Época: ¿Creían realmente los arquitectos del comunismo en el comunismo?

Sr. Bukovsky: Depende mucho. Lenin fue el primero en darse cuenta de que había calculado mal. Para 1921 vio que la revolución mundial no ocurría, y como que contaba con ello. Fue su idea principal que un golpe socialista en Rusia precipitaría la revolución socialista mundial. Para 1921, era obvio que la revolución socialista mundial no ocurría. Y tuvo que admitirlo. Puedes encontrar esto en sus escritos. Fue muy franco al respecto. Estaba desilusionado. Fue “pospuesto”, dijo. Y por lo tanto, cambió sus políticas por la Nueva Política Económica. Dejar que el país respire un poco. Pero también dijo que era temporal, que no era por mucho tiempo. Fue el primero en entender que se trataba de un error de cálculo básico.

Stalin se dio cuenta de lo mismo cuando los alemanes lo atacaron en 1941 y la Unión Soviética comenzó a colapsar, dividiéndose en diferentes partes. De repente se dio cuenta de que todo es un gran error de cálculo. La nueva entidad, como la llamaban, el pueblo soviético, no había nacido. Y en el Ejército Rojo corrían como locos. No querían pelear. Así que ese fue el colapso de sus ideas, incluyendo la colectivización y cosas por el estilo.

Kruschev se dio cuenta de eso solo después de jubilarse, estaba sentado en la dacha pensando en ello una y otra vez. En sus memorias habló un poco de ello, pero no mucho. Pero se podía ver que tenía muchas dudas sobre los conceptos principales. En cuanto a la gente después de Kruschev, dudo que creyeran en algo alguna vez. Creían en el poder, en su derecho a distribuir la riqueza y a ser una especie de elite permanente. La mayoría de ellos percibía a la ideología como algo que en realidad obstaculizaba el avance de su movimiento. Lo hacía más difícil. Y se deshicieron de la ideología. Pero sigue siendo una mentalidad comunista. En la época de Brezhnev no creo que creyeran en nada, excepto en su derecho a ser la nomenklatura [miembros de la élite de la burocracia soviética].

La Gran Época: ¿Puede abordar el elemento de asesinato en masa en el comunismo, por el que tantos occidentales tienen un punto ciego?

Sr. Bukovsky: Ese fue el resultado de la introducción de su ideología, que deliberadamente sustituyó los valores humanos por valores de clase y por lo tanto los “liberó” de la responsabilidad. Eso fue lo que ellos llamaron “inevitabilidad histórica” y por lo tanto nadie era culpable. Se suponía que las clases viejas iban a morir de todos modos y, por lo tanto, asesinarlas no era un crimen, y así fue. Hasta que ya no era percibido como asesinato. Se percibía como un aspecto de la lucha de clases. Por supuesto, la pregunta es: ¿qué tan fácil es deshumanizar a los seres humanos? Aparentemente es muy fácil.

La Gran Época: ¿Cuál es la diferencia en última instancia entre el nazismo y el comunismo?

Sr. Bukovsky: Bueno, el nazismo es esencialmente un concepto más estrecho de que una nación está por encima de las demás, representando a los amos, y otras siendo subyugadas. En la versión soviética estamos hablando de clases: una clase es el amo, ninguna nación es el amo, como en la versión nazi. Pero esa es la única diferencia; por lo demás, ambos eran socialistas. No olvidemos que el partido nazi se llamaba Partido Nacional Socialista de los Trabajadores, por lo que estaban en la misma línea de crear un paraíso, solo para su propia nación a expensas de las demás. Esa es la única diferencia.

La Gran Época: El occidental promedio dice constantemente que los nazis eran de extrema derecha, mientras que los comunistas eran de izquierda. Por eso a la gente le gustan los comunistas.

Sr. Bukovsky: (Risas.) Eso es muy ingenuo. Los nazis nunca fueron de derecha, siempre fueron de izquierda. Eran socialistas. Es una versión del socialismo.

La Gran Época: ¿Definido cómo?

Sr. Bukovsky: Todo, incluidas las políticas sociales. Si observamos la legislación laboral bajo Hitler, descubriremos que introdujeron una enorme y masiva legislación laboral a favor de las clases trabajadoras. Restricciones a los derechos de los llamados capitalistas. La diferencia entre nuestra versión del socialismo y el llamado socialismo del norte que los alemanes implementaron es que no nacionalizaban las empresas. Recortaban las ganancias con impuestos enormes, las reducían hasta el hueso, esa es la diferencia en términos técnicos.

La Gran Época: Mi experiencia de crecer en la Suecia socialista radical a finales de los años 70 era que la idea central era construir una nueva persona, el nuevo sueco, que solo tendría impulsos desinteresados y colectivistas, y que todos los errores humanos se desvanecerían. Un ser humano altamente funcional que podría predecirse como un robot, podría decirse. Hábleme de la versión soviética de esto.

Sr. Bukovsky: Lo mismo que nosotros. También nos dijeron que estaban creando una nueva entidad histórica llamada “Pueblo Soviético”. El Hombre Nuevo tiene todas estas cualidades que usted mencionó: colectivista, etc., y no tiene nacionalidad ni pertenencia étnica.

La Gran Época: ¿Qué pasó con el nacionalismo ruso?

Sr. Bukovsky: Hubo un período muy breve en los últimos años de Stalin cuando de repente tuvimos este nacionalismo. El nacionalismo ruso de repente toma el control. Fue muy inusual por toda la historia de la Unión Soviética. Si nos fijamos en los años veinte y treinta y así sucesivamente, no había nacionalismo. El nacionalismo siempre era percibido como un enemigo. De repente, los últimos años de Stalin estuvieron marcados por un claro nacionalismo ruso iniciado desde arriba, no desde abajo.

Se inició en el Kremlin –la campaña contra el llamado cosmopolitismo y los conspiradores judíos, médicos y cosas así. Pero ese fue un período muy breve. Tan pronto como Stalin murió, eso murió también. Y no continuó.

Más tarde, el lado antisemita fue como resucitado bajo el pretexto de luchar contra el sionismo. El sionismo era una palabra en código –usted sabe que no dirían “judíos”, dirían “Sionistas”– y la campaña fue contra el sionismo, aunque la implicación es muy clara. Pero no condujo al nacionalismo ruso como tal. Generó una cierta racha de antisemitismo, pero no condujo al nacionalismo ruso como lo hizo bajo Stalin. Lo resucitaron de nuevo después del colapso de la Unión Soviética.

Y si se mira la política actual, la política interna, la propaganda, es claramente nacionalista rusa con una fuerte influencia de la Iglesia Ortodoxa, lo cual es muy inusual para la historia rusa. La Iglesia Ortodoxa nunca desempeñó un papel importante en la formulación de las políticas rusas y ahora lo hace. Es una especie de sustituto de la ideología comunista. Así que eso es lo que tenemos ahora mismo.

La Gran Época: ¿Conocen los jóvenes rusos la historia del comunismo soviético?

Sr. Bukovsky: No. Es como en todas partes. Desafortunadamente solo las generaciones más viejas se acuerdan. Las generaciones más jóvenes no saben nada y no quieren saber. No se los puede educar porque se resisten a cualquier educación. No leen libros. Miran televisión, y cualquier cosa que puedan averiguar en las computadoras, y eso es todo. El conocimiento de la historia de Rusia hoy en día en la generación de los menores de 40 años es desastroso. Ni siquiera recuerdan siempre quién fue Lenin.

La Gran Época: ¿Cuál de los déspotas comunistas rusos fue el peor?

Sr. Bukovsky: La historia tiene su propia lógica, no se debió a los seres humanos y sus cualidades. Más bien, las diferentes etapas de desarrollo requerían personas diferentes. El culto a la personalidad de Stalin sobrevivió a todos ellos, y eso es realmente sorprendente. Es una especie de esquizofrenia porque casi no hay una familia en Rusia que no sufriera la represión de Stalin y, sin embargo, sigue siendo un símbolo de la nación. Todavía hay leyendas que dicen que con él había orden en el país, lo cual no tiene sentido. Recuerdo la época de Stalin, aunque yo era solo un niño, no había más orden que en cualquier otra época. Totalmente absurdo. Pero sin embargo, el fenómeno destacable es que el culto a la personalidad de Stalin sobrevivió a todos los cambios en la sociedad rusa.

La Gran Época: ¿Qué fue lo que le dio fuerza a usted como hombre joven para volverse en contra?

Sr. Bukovsky: El punto de inflexión para mí fue precisamente la muerte de Stalin. Yo tenía 10 años cuando murió y de repente me di cuenta de que no era un dios. Crecimos con la noción de que él era un dios, y de repente dios estaba muerto. Ese fue el tipo de conmoción que te obliga a pensar. De repente me di cuenta de que el país seguía viviendo sin Stalin, lo que era impensable. Nada podía existir o funcionar sin Stalin y sin embargo murió, pero la vida continuó.  Mucha gente habla del cambio en sus perspectivas tras la muerte de Stalin.

La Gran Época: ¿Cuál fue la actitud de sus padres?

Sr. Bukovsky: Mis padres estaban en silencio. No dijeron ni una palabra. En general, la generación mayor guardó silencio. No confiaban en nadie y sabían que todo podía cambiar mañana, y si mañana mostrabas emociones o preferencias, lo recordarían. Así que siguieron completamente en silencio. No dijeron ni una palabra.

La Gran Época: ¿Por qué era tan importante atrapar a la gente para que no pudiera salir del país?

Sr. Bukovsky: Siempre nos dijeron que con el capitalismo todas las naciones se morían de hambre y que nosotros éramos los afortunados, porque no nos moríamos de hambre. Pero el Ejército Rojo –después de visitar Europa al final de la guerra– descubrió que otras naciones estaban prosperando a pesar de la guerra. Esa fue la mayor revelación y, por supuesto, Stalin aumentó las represiones, incluso contra aquellos que estaban en el extranjero con el ejército porque eran una fuente de conocimiento, lo cual no era deseable para la maquinaria. Los que estaban en territorios ocupados y los que estaban en el extranjero, eran portadores de algún tipo de bacteria en la época de Stalin.

La Gran Época: Usted dice que Occidente no ganó la Guerra Fría. ¿Podría explicarlo?

Sr. Bukovsky: Percibo la Guerra Fría como una guerra ideológica. Democracia liberal vs. totalitarismo comunista. En ese sentido no ganamos. En cambio, la democracia liberal se infectó con muchos elementos de la ideología soviética y la ideología soviética no desapareció. Se transformó, así que no hubo una gran victoria. Normalmente dicen que Occidente ganó la Guerra Fría, en referencia a la confrontación militar entre el Pacto de Varsovia y la OTAN. La OTAN permanece y el Pacto de Varsovia desapareció, por lo que se percibió como una victoria.

Pero siempre percibí esta guerra como algo mucho más profundo, como un choque de ideologías, y en este choque no ganamos. El comunismo nunca fue condenado internacionalmente como un crimen. No fueron juzgados. No se les obligó a responder por sus crímenes. La pertenencia a organizaciones comunistas nunca fue percibida como un delito. Como no tuvimos una especie de juicio de Nuremberg en Moscú, la guerra no terminó.

La Gran Época: ¿Es categóricamente demasiado tarde para que suceda ahora?

Sr. Bukovsky: No olvide que transcurrieron 25 años desde el colapso del régimen soviético. En estos 25 años se cometieron nuevos crímenes. La increíble corrupción, la malversación masiva y cosas por el estilo, incluyendo asesinatos políticos. Así que es difícil para la gente estar concentrada en los primeros eventos cuando pueden ver los nuevos eventos que están ocurriendo. Hacer que la gente esté lo suficientemente interesada en una historia más profunda se está volviendo difícil.

La Gran Época: Putin. Aquí en Estados Unidos, si sabemos algo, es que era un hombre de la KGB. ¿Qué tan malo es? ¿De qué era parte?

Sr. Bukovsky: No estaba muy arriba. En realidad era uno entre miles. No fue prominente en absoluto, no logró nada. Su posición, su puesto, no era importante en absoluto. Estaba en la RDA, en Alemania del Este, a cargo de algún tipo de sociedad de amistad o lo que sea. No tuvo éxito como agente de la KGB, no logró nada. Fue un comandante la mayor parte de su carrera. Se le entregó el teniente coronel solo cuando renunció a la KGB, como es habitual. No era significativo en absoluto en lo que respecta a la KGB, pero la mentalidad que adquirió es la de la KGB y la mantiene. Eso es importante, el resto no lo es. No logró nada.

La Gran Época: ¿Cómo se explica entonces su ascenso?

Sr. Bukovsky: Solo resultó estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Yeltsin buscaba un sucesor, preferiblemente de la KGB. Quería una garantía contra el enjuiciamiento. Una vez que renunciara, su familia quedaría expuesta. Y necesitaba una garantía de que no iba a ser procesado.

Putin es de muy poca monta. Es un oficial de la KGB y detrás de él está toda la organización, que es bastante poderosa, pero el propio Putin es diminuto, no muy inteligente, siempre dependiendo de la extorsión. Él es un síntoma y no una causa. La gente debería entender el síntoma en Rusia a medida que evoluciona a través del comunismo. Hay una especie de legado de casi 100 años de propaganda.

La Gran Época: ¿Qué candidato cree usted que Putin hubiera deseado que ganara en 2016, Clinton o Trump?

Sr. Bukovsky: Es muy difícil de decir. No sabían nada de Trump. Y predecir lo que Trump sería como Presidente fue muy difícil. Con Clinton sabían con seguridad que iba a ser del aparato del Partido Demócrata, con el que ya tuvieron que lidiar con Clinton y Obama. Tenían sus propias deficiencias con ello, no estaban muy contentos con parte de ello. Así que aparentemente creían que habría un cambio. No lo sé, es difícil de decir. A veces entender su mente es casi imposible.

La Gran Época: ¿Se identifica usted como escritor? ¿Disidente? ¿Ícono de los derechos humanos? ¿Cuán importante es el “escritor”?

Sr. Bukovsky: Me convertí en escritor por casualidad. En realidad soy un científico. Simplemente porque tenía un contrato para escribir un libro cuando fui liberado, acepté intentar escribirlo. Nunca antes había escrito un libro. Era una ocupación completamente nueva para mí. Nunca me consideré un escritor. Pero tienes que probar muchas cosas en la vida.

La Gran Época: [Bukovsky fue intercambiado por un comunista chileno en Zurich en 1976] ¿Se acuerda cuando llegó a Occidente en los años 70? ¿Se sintió libre? ¿Se sintió como el Occidente que usted había imaginado?

Sr. Bukovsky: Bueno, quiero decir, hay un sentimiento de libertad, por supuesto. Una vez que cruzas la frontera, todo cambia, todo es tu elección. Recuerdo que agonizaba con un menú en un restaurante. ¿Cuál de los 16 tipos de helado debería pedir? Era una especie de pago por la libertad. Estábamos acostumbrados a una vida muy sencilla. El helado era helado. Con H mayúscula. Y eso era todo. Dieciséis gustos. ¡Dieciséis!

La Gran Época: La libertad también puede ser tiránica.

Sr. Bukovsky: Sí. Bueno, ciertamente una carga.

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS